Fuerte temor en la dirigencia por la traición con el corte y la poda.

Compartir:

Inquietud en el oficialismo con una posible formula Bertoli-Osuna

Paraná, Concordia y Gualeguaychú, localidades definitorias de los comicios, constituyen los ejemplos más notables de este serio problema que sobrevuela en los principales candidatos del Justicialismo, Cambiemos y Unidad Ciudadana.

A poco más de 30 días de la finalización del plazo para presentar la lista con los precandidatos para las elecciones de este año, un problema provoca un fuerte temor en los dirigentes que buscan competir en los comicios: el corte de boleta.

La cuestión preocupa a los principales candidatos y no es exclusiva de ningún partido sino que se extiende a los sellos partidarios con chances, como el Justicialismo, Cambiemos y Unidad Ciudadana, y a todas las localidades, aunque resulta manifiesto en las que son definitorias como Paraná, Concordia y Gualeguaychú, que serán protagonistas de los comicios entrerrianos.

Según trascendió en los mentideros de su propio sector, Adán Bahl es uno de los principales candidatos con este serio temor por la poda de su boleta para la intendencia de Paraná.

Si bien el vicegobernador es el candidato bendecido por el oficialismo que encabeza el gobernador Gustavo Bordet, en su sector, según comentaron, es fuerte el miedo que se siente ante la posibilidad de que se lo traicione y que se milite el corte de boleta en su contra.

Esta posibilidad se da principalmente ante el candidato o candidata que tendrá Unidad Ciudadana o incluso ante la candidatura por la reelección de Sergio Varisco.

Por el lado de Unidad Ciudadana, con Julio Solanas encabezando la lista como candidato a gobernador, postulación que se oficializará el próximo 19 de enero con un acto en la Escuela Hogar de la capital entrerriana, se comenzaron a barajar ciertos nombres como posibles candidatos en Paraná.

La ex intendenta Blanca Osuna y el actual concejal y arquero de Patronato, Sebastián Bértoli, son los que suenan más fuerte para encabezar en Paraná como candidatos a intendente: una u otro, o una fórmula con ambos son las opciones que más se manejan.

Ambos estuvieron presentes en el acto que el ex gobernador y actual presidente de la cámara de diputados de la provincia, Sergio Urribarri, encabezó junto a Solanas en Villaguay el pasado 15 de diciembre.

Bértoli es fuerte en el centro y en los barrios y tiene una gran llegada a la gente por el deporte, siendo reconocido por todos en Paraná, en donde la mala imagen ni lo roza, y, en consecuencia, no necesita ser instalado en el electorado.

Las posibilidades también se extienden con respecto a Cambiemos con el actual intendente Sergio Varisco encabezando en Paraná.

Más allá de la mala imagen que opacó al jefe de gobierno municipal por las críticas a su gestión y, fundamentalmente, por las causas penales, hay que ver qué efecto tiene en la sociedad paranaense el complejo problema de salud que lo aqueja, si lo victimiza o no, ya que es un dato no menor que hoy ya nadie habla de los procesos en la Justicia.

Varisco corre con la ventaja de conocer como nadie los barrios e internas del peronismo. Además, antes de ser elegido y durante su gestión, ha sumado dirigentes y militantes peronistas y sus cercanos aseguran con optimismo que lo seguirá haciendo.

Es innegable el compromiso del radical con los barrios, que le han permitido obtener el sillón municipal en tres oportunidades, en la última, en 2015, ganando en los principales bastiones peronistas.

El intendente retornaría a la ciudad, según dicen sus allegados, la próxima semana y tomaría las riendas de la gestión y de la campaña electoral inmediatamente, con el foco puesto en los barrios.

En el Palacio Municipal se comenta irónicamente que ya ha contratado a todas las ambulancias de la clínica de la Fundación Favaloro para recorrer barrios y juntar los heridos que está dejando esta fuerte pelea interna del PJ.

Varisco, que siendo radical sabe, y muy bien, caminar los barrios más humildes es otro de los grandes problemas que amenaza al peronismo y a los candidatos Bahl, Bértoli u Osuna.

El intendente también conoce la debilidad de Cambiemos a nivel nacional y el malestar que existe con el sello en la gente.

Ante este panorama, no debería sorprenderle a nadie ver al sector del intendente repartir la boleta de Varisco con un gobernador peronista sea Bordet o Solanas.

Tampoco la alternativa contraria, es decir, ver al sector de algunos de los candidatos a gobernador por el peronismo repartir la boleta del radical, posibilidad que por estos tiempos le genera desasosiego a varios de los dirigentes.

Si bien, Bahl es uno de los más preocupados, ese malestar no es exclusivo del vicegobernador, ya que existe la posibilidad, que tampoco asombraría, de que en la capital entrerriana se milite la boleta de Solanas pegada con la del vicegobernador o incluso la de Varisco con Solanas.

En todos los casos, haciendo una lectura rápida, el más beneficiado sería el actual intendente que por ahora va solo a la interna, aunque resta saber qué harán la actual viceintendenta Josefina Etienot, que tiene ganas de encabezar, y el concejal Emanuel Gainza que ha manifestado la misma aspiración.

Este temor, como se dijo, no es exclusivo de la dirigencia de Paraná, y se extiende también a Concordia, otro de los principales escenarios electorales que será protagonista de los comicios.

El gobernador Bordet mira con recelo y de reojo esta localidad, en donde se buscará evitar que los votos del intendente Enrique Cresto, fuerte en los barrios, no vayan a otro candidato a gobernador, como Solanas, o al de Cambiemos.

Lo mismo ocurre en el sector de Cresto, donde existe cierta desconfianza de que el bordetismo vuelque sus votos en favor del senador Ángel Giano, algún otro peronista que pueda lanzarse, o incluso a Roberto Niez, de Cambiemos, con el fin de terminar con el crestismo.

La alternativa del corte Bordet-Niez podría darse en los lugares de la ciudad donde el goebrnador y el titular de la CTM son fuertes, como el centro.

En el caso del corte Solanas-Cresto, no hay que olvidarse de la buena relación que ha creado y mantiene con el sector de Unidad Ciudadana el actual intendente, que ya fue compañero de fórmula del diputado nacional en 2003 con la lista 100.

A este panorama en Concordia hay que sumarle la figura de Marcelo Cresto, sector que, asegura, busca la senaduría provincial por el departamento.

El funcionario municipal y primo del jefe de gobierno concordiense es kirchnerista y mantiene un lazo muy fuerte con sector del diputado nacional: abrió una promotora de la ex presidenta Cristina Kirchner en Concordia en el peor momento del kirchnerismo, ni bien asumió Macri. A su vez, hasta no hace poco no había reunión en Santa Evita, local emblemático del solanismo en Paraná, a la que no asistiera.

Pero si Paraná y Concordia no escapan a este conflicto que provoca pavor en la dirigencia, sin dudas el ejemplo más paradigmático o más manifiesto se produce en la ciudad de Gualeguaychú, con el intendente Martin Piaggio.

El presidente municipal de la ciudad del carnaval es confeso cristinita ortodoxo pero ya anunció, en una entrevista con este Portal, que juega a muerte con la reelección de Bordet y a su vez aseguró a este medio que si Solanas finalmente es candidato, él pegará con tanto con la lista de Bordet como con la de Solanas.

La ciudad de Gualeguaychú es netamente kirchnerista, algo que nadie discute, como tampoco que Piaggio seguramente obtenga la reelección, y que será otro de los escenarios protagonistas de los comicios 2019. Es decir que sus votos, junto a los de Paraná y Concordia, determinarán quién será el próximo gobernador de la provincia.

El miedo cruzado al corte y la poda de boleta sobrevuela en los principales candidatos y, si bien es manifiesto en las tres localidades que serán definitorias de los desdoblados comicios entrerrianos, también se siente en el resto de las ciudades de la provincia.

Compartir:

Dejar Comentario