Autoridades del IAPV hicieron trasladar al auditor porque se negó a firmar documentos irregulares.

Compartir:

Sin control, teléfono para los fiscales

Sigue el escándalo de las viviendas de la Mutual Modelo y en este caso se cobró el puesto de trabajo de un joven que se negó a ser parte de la corrupción estructural que perjudica enormemente a los ciudadanos.

En los pasillos del Instituto Autárquico de la Vivienda de Entre Ríos circula un solo comentario. Tiene que ver con un joven contador que, de un día para el otro, no concurrió más a la oficina en la que trabajaba como auditor.

Según comentaron los mentideros más antiguos del organismo, el joven fue trasladado porque se habría negado a firmar documentación con serias irregularidades correspondiente al plan 800 viviendas Mutual Modelo.

El contador habría sido fuertemente presionado por las autoridades, y principalmente por el titular Marcelo Casaretto, para que con su firma avalara el final de obra de una polémica urbanización.

Sin embargo, más allá de las presiones, el joven se negó rotundamente a poner su rúbrica, motivando su desplazado de su cargo, por lo que dejó de concurrir a la oficina, y fue trasladado a otro puesto.

Según comentaron a este Portal desde el entorno del damnificado, el auditor se negó a incluir su firma en el final de obra de las viviendas que se construyen a través de un convenio entre la Mutual Modelo, el IAPV y empresas constructoras y por la fuerte presión que recibió sufrió una fuerte crisis nerviosa.

Los documentos, que tendrían que ver con el “plan 800 Viviendas- Mutual Modelo”, habrían presentado serias irregularidades a lo largo de todo el proceso de venta de los terrenos, construcción de los inmuebles, control de calidad, y escrituración, informaron los mentideros.

Tanto es así que los beneficiarios del plan enviaron la semana pasada una lapidaria carta abierta dirigida al gobernador Gustavo Bordet en la que le piden que investigue e intervenga en el asunto.

La misiva apunta directamente contra el titular del IAPV, el contador Marcelo Casaretto, y el gobernador Bordet, y habla de un negociado millonario y una “vil estafa”.

Además, denuncian que las unidades fueron entregadas en “paupérrimas” condiciones, “con terrenos inundables, paredes que se agrietan, techos que se llueven”, entre otras irregularidades.

Es más, en aquella oportunidad, los vecinos adjuntaron fotos de los inmuebles que, apenas meses después de haber sido entregados, presentan un evidente e irreversible deterioro.

Pero las irregularidades en lo referente a este programa de viviendas no serían solamente las que notaron y denunciaron los vecinos, sino que también habría inconsistencias en lo administrativo y en los controles de la obra.

Es justamente por esas graves anomalías que el auditor del IAPV se negó a firmar los documentos necesarios para aprobar el final de obra y fue removido de su cargo y trasladado a otro.

Mientras tanto, los vecinos que denuncian que se ven damnificados por el plan de 800 viviendas de la Mutual Modelo siguen pidiendo respuestas al gobernador Bordet y al titular del IAPV, Marcelo Casaretto.

Compartir:

Dejar Comentario