Un nuevo pedido de informes por “los muebles del pecado”

Compartir:

Gran repercusión por el caso que desnuda una supuesta malversación de fondos públicos con una importante funcionaria que habría adquirido bienes para destinarlos a su propia vivienda

Es un asunto que pone nervioso a más de uno en la secretaria general de la gobernación. Varios han sido los que han expresado su preocupación sobre la supuesta irregularidad que involucra a una importante funcionaria de la repartición que conduce Edgardo Kueider.

En la misma mesa de entradas fueron varios los comentarios y las repercusiones que provocó el primer pedido de informes, comentándose fuertemente que nadie quiere quedar pegado con lo que pudo haber hecho aquella funcionaria, dando a entender de que no era anormales procederes con cierto margen de irregularidades o al menos actividades raras en su entorno.

El caso de esta funcionaria y los muebles del pecado surgieron a través de una grave denuncia realizada en un medio concordiense y que este Portal se hizo eco, la cual desnudaba una supuesta malversación de fondos públicos, destinando fondos públicos para su uso personal.

Puntualmente la publicación sostenía que la funcionaria “habría arreglado su departamento personal con carísimos muebles de refinada confección”, utilizando no fondos personales sino que el dinero “habría salido de las arcas del Estado”.

En el trascendido se hace hincapié que la decoración del lujoso departamento tendría como objetivo “acoger en sus mullidos sillones a otro funcionario”, quien es definido por el medio como “amante de la comida Árabe, que en Concordia dormía con los colchones tirados en el piso de una húmeda casa cercana al centro de la capital Peronista”.

Asimismo, la publicación que se viralizó, y dando más características de este funcionario que también sería el beneficiario de los costosísimos muebles adquiridos con dinero público, indica que “hoy goza de las mieles efímeras del poder, sería quién teje desde la comodidad oscura de la impunidad operaciones que rozarían lo marginal en desmedro de lo que el creería son sus adversarios. Destruye todo lo que a su paso encuentra, elefante en un bazar que llena su vacío con amores ajenos de utilería”

Una grave denuncia, sin dudas, que habla a las claras de una supuesta comisión delictiva, y que, por dichos motivos, promovió un pedido de informes para intentar esclarecer que es lo que había pasado en la repartición que conduce Kueider.

El pedido de acceso a la información pública fue dirigido al director general del servicio contable dependiente de la secretaría, Cr. Gustavo Tortul.

En la nota formal puntualmente se solicitaba que el contable del organismo del cual depende la funcionaria sospechada, se expida sobre varios de los puntos referidos en la publicación de este Portal: Facturas a nombre de la firma comercial, detalle de las mismas, montos, fechas, son algunos de los puntos que se solicita informar; el destino de los muebles o elementos adquiridos, como también se detalle el nombre de la persona comisionada para la compra.

La respuesta llego por parte del Cr. Tortul, el cual sostuvo que luego de haber “procedido a indagar tanto el Sistema de Administración Financiera (SIAF) como el sistema general de expediente”, no localizo actuación alguna con los datos mencionados en el escrito pidiendo informes.

Respuesta que no colmo las expectativas de la presentante, solicitando el pasado lunes, un pedido ampliatorio de informes, ya haciendo hincapié en actos habituales o posiblemente habituales que ocurren en la administración pública.

Es conocido tanto por los propios como por algunos extraños, aunque desconocido por la ciudadanía, que, al contrario de lo que le ocurre a la generalidad de los vecinos, en la Administración suele primero adquirirse el bien, material, elemento o servicio, muchas veces por la premura en la necesidad de acceder a ese bien, material, elemento o servicio, y luego se genera el expediente para su pago.

Dicho con otras palabras, primero se obtiene el bien o servicio, y luego, con el tiempo, se generan las actuaciones para que, en otro lapso de tiempo se lo pague.

Este nuevo pedido de información pública, justamente, tiene que ver con esta práctica normal para la Administración, haciéndose hincapié ahora en este procedimiento.

Puntualmente se indaga sobre si la firma comercial “Nizza muebles” de Paraná es o ha sido proveedora del Estado Provincial y, en caso afirmativo, cuáles han sido las áreas y/o reparticiones que han adquirido los bienes que la misma comercializa, detallando cuales se han comprado

Compartir:

1 comentario

Una importante funcionaria se hizo una lujosa oficina en Casa de Gobierno - El Portal Ricardo David 13 mayo, 2019 at 10:58 am

[…] La situación se da, salvando las distancias, luego de que saliera a la luz el escandaloso caso de una funcionaria de Concordia que “habría arreglado su departamento personal con carísimos muebles de refinada confección”, con dinero que “habría salido de las arcas del Estado”, por lo que hubo un pedido de informes. […]

Responder

Dejar Comentario