La enésima reparación de los mástiles de la vergüenza

Compartir:

Los paranaenses ya perdieron la cuenta de la cantidad de veces que se rompieron los famosos mástiles de Plaza Mansilla, que le costaron a la provincia más de 3 millones de pesos.

Hace menos de tres meses que se inauguraron los mástiles ubicados en Plaza Mansilla de la capital provincial, a metros de Casa de Gobierno y son contadas las veces que el pabellón nacional y el provincial flamearon en lo alto.

De lo que ya perdieron la cuenta los paranaenses es de la cantidad de veces que los postes de 30 metros de alto, que costaron más de tres millones de pesos, debieron ser reparados por diferentes desperfectos.

Primero, a pocos días de aquel 13 de marzo en que fueron izadas por primera vez, las banderas se enganchaban con un pararrayos emplazado en la cima, que fue removido luego de que el emblema entrerriano quedara literalmente hecho hilacha.

Luego de ese episodio, durante varios días los monumentales postes lucieron vacíos, ya que tardaron unos días en volver a izar los estandartes.

Los paranaenses pensaron que los pabellones se lucirían a diario cuando finalmente volvieron a aparecer, pero lo que ocurrió fue todo lo contrario.

Podría decirse que, en los tres meses que llevan los millonarios mástiles, fueron más los días en los que no se izaron las banderas que los que efectivamente flamearon a lo alto.

La semana pasada, una vez más, no hubo pabellones en los mástiles y este lunes se pudo ver a una camioneta de Enersa haciendo reparaciones.

Según comentaron quienes pasaban por calle Córdoba de la capital provincial y las aledañas, el vehículo estuvo largo rato en el lugar, empleando personal, tiempo y recursos de la empresa de energía provincial para arreglar los desperfectos.

Es que las estructuras metálicas fueron una multimillonaria inversión de Enersa en conjunto con el ministerio de Planeamiento que conduce Luis Benedetto.

Sin embargo, además de la descomunal suma de dinero que se derrochó en los postes, la provincia, a través de Enersa, desembolsa unos cuantos miles de pesos cada vez que algo en ellos falla.

El bochorno de los mástiles y sus numerosas fallas son el motivo de comentario de quienes transitan por allí a diario y de quienes trabajan en Casa de Gobierno, Tribunales y en el edificio del Consejo General de Educación, que son espectadores privilegiados de las roturas y reparaciones.

Los mástiles le costaron a la provincia, a través de Enersa, más de tres millones de pesos, cada reparación sale varios miles, y, por si fuera poco, los paranaenses saben que también en esta oportunidad, el arreglo no durará mucho.

Compartir:

3 comentarios

Mario 3 junio, 2019 at 12:42 pm

Trabajo en el consejo y veo todos los dias a los mástiles vacios, me gustaría saber si la empresa q los hizo ya cobro por el trabajo?? xq es fácil asi, hago cualquier cosa, cobro, y despues que se arreglen, todo es una joda este gobrieno

Responder
Koko 3 junio, 2019 at 6:53 pm

Ricardo ,queremos leer los nombres de todos los funcionarios del ejecutivo provincial,una lista por favor,por que solo se escracha x moda a los municipales de pARANÀ.-

Responder
La negri 4 junio, 2019 at 11:26 am

Salen caro los caprichos de la primer dama. Gustavito, q macana te mandaste, para pagar tan alto costo???

Responder

Dejar Comentario