Alarma en los vecinos de Oro Verde por el glifosato

Una investigación en conjunto entre el INTA y la UBA reveló un dato que alarma a los vecinos, que sostienen que las avionetas fumigan por la noche a escondidas, mientras el municipio hace silencio absoluto.

Un informe de la revista de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (Fauba), reveló que investigadoras de esa casa de estudios y del INTA habían detectado la presencia de glifosato en las partículas que desde la atmósfera se depositan en el suelo del municipio entrerriano de Oro Verde, lindero a la ciudad de Paraná.

El estudio confirma la inquietante presencia del agroquímico en varios momentos del año, tanto en el área rural como en el ejido urbano, sin por ello afirmar que sea peligroso para la salud.

Según comentan los vecinos de la localidad, las avionetas realizan las fumigaciones por la noche para no ser detectadas.

Además, señalan que, mientras el municipio no se expresa al respecto, los vecinos concurren a centros de salud y hospitales a hacerse análisis porque temen las consecuencias de este químico en su salud.

Mariela Seehaus es una de las autoras de esta investigación. “Desde que ingresé al INTA con una beca de formación en 2015, seguí la línea de trabajo de monitoreo de agroquímicos y de prácticas agropecuarias, y creo que hay que analizar la problemática que se da en Oro Verde, donde hay una tensión entre los usos del suelo agrícola y residencial”, sostuvo la investigadora.

Seehaus comentó que el estudio de Oro Verde “es un estudio de caso, pero al mismo tiempo es una representación de lo que sucede en áreas pampeanas y extra pampeanas. Por eso analizamos la problemática, teniendo en cuenta que lo que hicimos no fue sólo una cuantificación de lo que es la depositación atmosférica del glifosato y su metabolito que es el AMPA, sino que también era necesario ponerlo en diálogo con lo que percibe la población, porque consideramos que las problemáticas complejas se resuelven teniendo información desde ambos lados”.

La investigadora del INTA y la FAUBA recordó que “como en 2012 se dio un conflicto muy grande por aplicaciones cercanas a viviendas, surgió una ordenanza que comenzó a regular la aplicación de agroquímicos en el municipio, y se comenzó a indagar a las personas acerca de cómo percibían la problemática. A su vez, se empezó a hacer la medición de la depositación atmosférica de este plaguicida y su metabolito en 15 puntos de la localidad y en diferentes momentos del año”.

Seehaus contó que para la investigación “se colocaron unos colectores con un diámetro determinado, para relevar por 15 días a la intemperie, la depositación que puede darse a través del arrastre de la lluvia, de partículas que se encuentran en la atmósfera, o a través de la depositación seca, es decir, las partículas que caen por gravedad o por su propio peso. Con esto logramos hacer un monitoreo de partículas que se encuentran en la atmósfera. En este caso analizamos glifosato y AMPA, pero del mismo modo podríamos analizar cualquier otra sustancia”.

Al respecto del hallazgo y sobre si hay un probable riesgo, Seehaus aclaró que “sería irresponsable de mi parte hablar de riesgo o afirmar que eso es lo que se respira en Oro Verde, porque la metodología empleada no permite hacer eso, sino que realiza una caracterización. Creo que esto se debe poner a disposición del municipio, que es el que debe manejar esa información”.

La investigadora informó que “ya tuvimos una reunión con funcionarios del municipio, y la idea es tener una charla con la población para acercar los resultados, para levantar las demandas y evaluar cómo se sigue. Para ponerlo en contexto, en otros países estas mediciones se realizan de modo regular. La población de Oro Verde identifica un problema en su comunidad y está preocupada, por eso creo que hay que trabajar escuchando a todos”.

3 comentarios

Francisco 26 agosto, 2019 at 12:12 pm

Buen articulo Ricardo
Espero que repercuta en el Municipio

Responder
Graciela 26 agosto, 2019 at 12:38 pm

Esto es realmente grave y nadie hace nada, eso es lo peor, la pacividad de todos nuestros gobernantes

Responder
Edgardo 27 agosto, 2019 at 8:39 am

EN PLENO SIGLO XXI ESTO NO PUEDE PASAR!!

Responder

Dejar Comentario