Lo que dejó el acto del PJ en Paraná

Unas 2.500 personas presentes que se iban retirando durante los discursos de los candidatos y para cuando habló Bordet quedaban unos pocos; fuertes críticas de los dirigentes y referentes paranaenses.

El Partido Justicialista entrerriano cerró en Paraná la campaña para las elecciones nacionales de este domingo.

Aunque el acto se realizó en la capital provincial a días de los comicios y contó con la presencia de todos los candidatos, del gobernador, el vice y la vice electa, la convocatoria fue mucho menor de lo esperado.

Según fuentes policiales, alrededor de 2.500 personas se acercaron hasta el predio del ferrocarril en la capital provincial.

El número es significativamente bajo, teniendo en cuenta que seccionales como la 13ª, la 5ª, la 1ª, la 15ª, la 8ª, entre otras, para el cierre de campaña en las elecciones provinciales juntaron igual número de gente o más, contando solo con la presencia del candidato a intendente Adán Bahl.

La poca afluencia de militantes y los faltazos de varios presidentes de básicas, hablan a las claras de las disputas internas que vive el justicialismo provincial.

Es más, durante los discursos de los candidatos a senador, Edgardo Kueider, y a diputado, Marcelo Casaretto, algunos de los presentes comenzaron a retirarse, al punto tal que para cuando habló Bordet, el orador final, apenas quedaba un 40% de la gente que estaba al principio del acto.

El comentario entre los militantes y los dirigentes de básicas es el malestar que sienten con el presidente del partido y los altos funcionarios justicialistas.

Es más, en las redes sociales y en los grupos de Whatsapp circularon mensajes de audio con duras críticas y reproches a la dirigencia.

Varios reclamaban que “ahora nos invitan para figurar, pero cuando hay que pagar el 10% para el partido o poner para movilizar no aparecen, siguen figurando a costilla nuestra”.

Otros pedían la desafiliación “de los candidatos que suman a los traidores”. “Parece que no hay peronistas para sumar, nos defraudaron, nos abandonaron”, clamaban.

Otro de los audios virales hacía referencia a la escasa movilización que mostró el partido en esta campaña, al igual que para las PASO y se puede escuchar “No tenemos autos, no tenemos nada, el partido nos está cagando”.

La bronca viene desde las primarias, cuando los presidentes de básicas y los militantes se mostraban preocupados por la falta de movilización, ya que afirmaban que no hubo nafta para los autos particulares, ni plata para los remises, ni siquiera comida para los fiscales.

El partido que encabeza Gustavo Bordet se caracterizó por una fría campaña, con un partido cerrado, poca cartelería y en la que ni siquiera se repartieron las boletas.

Al igual que para las PASO, en esta oportunidad las balotas aparecieron apenas días antes de los comicios para repartir por los barrios, cuando Cambiemos y los demás partidos ya las sabían sacado a la calle una semana antes.

La falta de movilización y de las tradiciones justicialistas como las recorridas por los barrios y casa por casa hicieron que el conductor del PJ fuera cuestionado incluso por los propios militantes y dirigentes.

Las hipótesis que manejan desde las básicas por la poca movilización y la nula campaña es que la dirigencia está confiada en el arrastre de la fórmula de Alberto y Cristina Fernández.

Otros afirman que las boletas no se reparten para evitar el corte, que fue masivo en las PASO aunque se usó la misma estrategia que en esta oportunidad, porque está comprobado que la posibilidad de corte se reduce de cinco a uno si el elector se encuentra con las papeletas recién en el cuarto oscuro.

Algunos sostienen que la estrategia combina ambas hipótesis: por un lado reducir la poda a la que están expuestos los candidatos a legisladores, y por el otro apelar al arrastre de los Fernández, lo que hace a los candidatos locales unos arrastrados.

Es por eso que la militancia y los dirigentes de básicas hicieron saber todo su descontento, yéndose antes del final del acto, pegando el faltazo, o haciendo circular durísimos audios.

Apenas días antes de los comicios en los que, además del presidente, los entrerrianos elegirán a sus representantes en las Cámaras de Senadores y de Diputados de la Nación, la militancia le dio la espalda a la dirigencia del partido.

La frialdad de la campaña, la falta de apoyo a las básicas, y las “traiciones”, hicieron que las bases le quitaran el acompañamiento al gobernador y a los candidatos locales, lo que se vio en un acto de cierre con una convocatoria muy escasa.

5 comentarios

Juancho 23 octubre, 2019 at 10:55 am

Hace mucho que el partido está privatizado, con los mismos nombres de beneficiarios de las arcas del estado de hace años, repartiéndose los puestos (a veces, el mismo, o sus familiares directos cobran en varias ventanillas), dibujando viáticos, haciendo contratos truchos, cobrando cometas, etc. Y como tienen la billetera, con eso eliminan cualquier intento de desplazamiento de la dirección del partido. Y como no hay nadie que les haga una disputa interna seria, ya sea por falta de plata o de motivación, le mandan para adelante, y siguen facturando.
Y mucha gente resignada va a meter la boleta completa, pero otros compañeros van a llevar la tijera, porque los que quieren ir al congreso para salvarse, siempre cuando levantan la mano, piensan en su bolsillo, y no en la gente que los votó. No se´a cuánto estará ahora, pero en la época de Menem, una levantada de mano en alguna ley espinosa, estaba a 100 lucas verdes.

Responder
Pancho 24 octubre, 2019 at 12:13 am

Ningun militante se siente representado con los legisladores en la lista porque los conocen y saben que se van a cagar en la gente y entran por minoria

Responder
teresa 24 octubre, 2019 at 4:27 pm

Los compañeros actuales funcionarios, andan por los opasillos limosneando un puestito…

Responder
Yoyo 25 octubre, 2019 at 1:30 am

Se creen los dueños del partido y gobiernan para sus amigos le deben las elecciones a macri

Responder
Sergio 25 octubre, 2019 at 7:47 am

Cuando los militantes, trabajemos todos juntos sin egoísmo, sin esperar una dadiva (por que eso te dan, además que no lo paguen ellos sino el pueblo), recién ahí vamos a estar bien con un partido democrático, donde tengamos elecciones libres y no puesto a dedo.

Responder

Dejar Comentario