Insólito: Con pedido de agradecimiento por algo que no hizo incluido, Romero les hizo firmar a todos la renuncia

Compartir:

La medida alcanzó a todos, menos a los que conforman su espacio, al resto, los convocó juntos para que suscriban la misiva formal con cláusulas predispuestas confeccionadas por el propio ministerio dirigida a Bordet, una nueva orgánica y sus  reemplazos se llenan con su sector.

Es sin lugar a dudas uno de los ministerios más cuestionados de la gestión de Gustavo Bordet, en las tres materias que lo comprenden, gobierno, seguridad y justicia, hizo agua.

La figura de la ministra Rosario Romero, desde que asumió, ha cosechado críticas, fuertes, tanto del peronismo como los externos.

En el peronismo, desde que desembarcó luego del PI, históricamente le adjudicaron no dolo pertenecer a las filas del partido fundado por Juan Domingo Perón sino que su nombre estuvo ligado estrechamente al histórico rival en la provincia, Sergio Montiel.

Con el correr de los años, las críticas en el PJ no mermaron, se incrementaron,  más en este último tiempo en el cual le adjudican hasta “la persecución de compañeros” con operaciones y maniobras.

Puertas afuera  la cosa no mejora para Romero, la más dura y reciente reprobación provino de la Justicia, puntualmente del presidente del Superior Tribunal de Justicia de la Provincia, Emilio Castrillón, mensaje del magistrado que se recordara por un extenso periodo de tiempo.

No fue el único, los jueces hablan pos sus sentencias, el Dra. Daniel Carubia, también del STJ, fue lapidario con la reforma a la ley de procedimientos constitucionales de autoría de Romero.

Y que decir en materia de seguridad, la gente de toda la provincia está cansada de las estafas, los arrebatos, los robos violentos, etc., etc., está cansada de que la provincia sea tierra de nadie a la hora del delito.

La prevención de la inseguridad, es su tiempo como ministra, fue el más rotundo fracaso.

Sin embargo, y a pesar de todas estas decepciones, Bordet la ratificó en su cargo para los próximos años.

El motivo principal del gobernador: la ministra supo, fue hábil, en reconocer cual es el miedo de Bordet, en consonancia con ese temor, actúa y lo hace actuar.

Más allá de esto, la continuidad en su ministerio no significó en nada la continuidad de sus funcionarios, a todos le requirió la renuncia, la cual se ejecutara a partir del 10 de diciembre.

A todos, no, en verdad, a todos aquellos que no confirman su espacio político, al resto está afuera, y lo hizo de una manera insólita, algunos aseguran que vil y cruel,  algo que ya está dando de qué hablar y no bien.

Según supo este Portal, el pedido de dimisión se realizó esta semana, y fue colectivo.

Fue el propio secretario de justicia, Pablo Biaggini, el cual sigue en su cargo porque pertenece a su espacio, salvo que Romero le consiga uno mejor, quien se encargó de convocar a todos los dimitentes.

Los juntó a todos en su despacho, 11 funcionarios fueron los requeridos, entre ellos directores, subdirectores, coordinadores, y les anunció que la ministra necesitaba que firmen sus renuncias.

Sorpresa fue la de los convocados cuando Biaggini extrajo de entre sus documentos, hojas A4 con un escrito ya redactado que constaba de tres párrafos, con fecha, aunque sin día, y listas para la firma dirigidas al Gobernador.

El pedido de renuncia venía con una nota formal con cláusulas predispuestas, generando el comentario generalizado de los presentes, esta nueva manera en que se manejaba el ministerio para pedir las dimisiones como también el contenido del escrito.

Todas las voces se alzaron cuando leyeron el párrafo segundo que le agradecían a Rosario Romero por la confianza en ellos depositada y un sinfín de elogios que hacían a su gestión en la cartera.

En palabras más simples, el propio ministerio ponía en palabras de los renunciantes que Romero era la más linda, la más responsable, la más comprometida, la mejor funcionaria de la historia de la provincia de Entre Ríos.

La primera aclaración en tono de crítica de los convocados dirigido a Biaggini fue que Romero no los designó, “¿cómo le vamos a firma esto si ella no nos convocó?, a nosotros nos nombre el ministro anterior, Mauro Urribarri”, fue la manifestación de los renunciantes ante el funcionario que hizo el mandado notándoselo contento de hacerlo.

Sin embargos, ante un nuevo requerimiento, ya resignados por que el trabajo lo perdían,  firmaron igual la misiva.

Una nota predispuesta que manifiesta las intenciones de la ministra – algunos dicen viles de sacar rédito político de una situación penosa para cualquier trabajador, sea funcionario o empleado, encima, varios de los dimitentes son conocidos militantes.

Rédito político de despidos para poner su propia gente, al menos es lo que suena fuerte  en la cartera, una nueva orgánica y sus  reemplazos se llenan con su sector.

Compartir:

2 comentarios

Popotitos 6 diciembre, 2019 at 2:37 pm

Me quedó la intriga por saber cual es el miedo de Bordet. Si alguien sabe, se agradece.

Responder
El despertador 8 diciembre, 2019 at 8:33 am

El miedo de Bordet es que algún día lo obliguen a despertarse antes de las 8:00.

Responder

Dejar Comentario