Rosario Romero ahora le pidió la renuncia a Fernando Quinodóz

Compartir:

Tras el pedido de dimisión a Balla y el impulso dado al abogado en la secretaria de trabajo, ahora la ministra lo quiere afuera del segundo mandato de Bordet.

La ministra de gobierno, justicia y seguridad, Rosario margarita Romero, por estos días se encuentra realizando una limpieza exhaustiva de su cartera, según trascendió, no quiere a nadie que no sea de su propio sector.

En la mañana de este viernes este Portal publicaba un insólito hecho en el ministerio respecto del pedido de dimisiones a 11 funcionarios del mismo.

La propia ministra, a través del secretario de justicia, Pablo Biaggini, les hacía firmar el escrito de renuncia por ellos confeccionados y que contenía un inesperado agradecimiento a Romero por sus designaciones.

En todos los casos, los renunciantes alzaban la voz, ya que  no había sido Romero quien los había nombrado, sino que los 11 provenían del ministro anterior, Mauro Urribarri.

El espíritu del escrito con cláusulas predispuestas redactadas por el ministerio era manifiesto: se intentaba extraer rédito político ante el destinatario sobre su gestión ministerial, el gobernador.

Por la tarde trascendió de otro pedido de renuncia realizado por Romero a otro funcionario, el cual no estuvo comprendido entre aquellos 11.

La modalidad fue muy perecida, Romero le pidió a uno de sus funcionarios de su sector que haga el mandado, en esta oportunidad a Guillermo Maximino Ledesma, subsecretario legal y de gestión administrativa.

El destinatario del pedido de dimisión fue Fernando Quinodòz, secretario de trabajo y seguridad, que depende, protocolarmente, de la cartera de Romero.

La solicitud llamó la atención puertas adentro del ministerio. Quinodóz fue designado por la ministra luego de haberle pedido la renuncia a Oscar Balla.

Balla no se fue en buenos términos con Romero,  el funcionario había protagonizado un escándalo con la utilización con fines personales de un vehículo oficial que tuvo un accidente en Mendoza, el cual le valió incluso de una denuncia penal, que luego llamativamente se archivó.

Lo curioso del archivo fue el motivo, la denuncia prosperó con la descripción de los hechos iniciales, continúo sus cauces normales, se llevó hasta la última instancia y en la etapa previa a su elevación a juicio, desde fiscalía determinaron que el peculado de uso no existía como delito.

Si desde un primer momento se le imputo peculado de uso, no se entendió bien como, en la previa del procesamiento, en fiscalía nos e dieron cuenta que lo atribuido no constituía delito, algo que se analiza en la primera oportunidad.

Más allá de esto, la inicial medida de Romero fue el pedido de renuncia, impulsando el sector a Quinodóz como reemplazante.

Ahora la ministra no lo quiere más al frente de la importante área y, a través de Ledesma le mando a un empleado de su oficina para que suscriba la dimisión con cláusulas predispuestas.

Sobre el reemplazante de Quinodóz no trascendió aun su nombre, pero se cree que vendrá del sector que lidera la ministra junto con su esposo, el ex intendente José Carlos Halle.

Compartir:

3 comentarios

Carrito 7 diciembre, 2019 at 11:35 am

VOLVERA OSCAR BALLA?

Responder
Jose 7 diciembre, 2019 at 12:15 pm

Al final los halles Romeros gobiernan la provincia y la municipalidad.

Responder
juan bettendorf 11 diciembre, 2019 at 11:44 am

Espero que el que asuma respete las decisiones del Movimiento Obrero de la Provincia a traves de sus Regionales

Responder

Dejar Comentario