La fake news oficial

Compartir:

El CIPPEC desmiente a Bordet y a su campaña publicitaria con la transparencia

“Fake news” o en castellano noticia falsa consiste en un contenido seudoperiodístico difundido a través de portales de noticias, prensa escrita, radio, televisión y redes sociales y cuyo objetivo es la desinformación.

Las noticias falsas se emiten con la intención deliberada de engañar, inducir a error, manipular decisiones personales, desprestigiar o enaltecer a una institución, entidad o persona u obtener ganancias económicas o rédito político.

Claire Wardle, especialista en Comunicación y Periodismo, define a la desinformación es la “creación y difusión deliberada de información que se sabe es falsa”, estableciendo siete categorías según el grado de intención del engaño:

  1. Sátira o parodia: El objetivo no es el engaño, sino la sátira, pero la información tiene el potencial de inducir al error, dado que su formato es similar al de las noticias auténticas.
  2. Conexión falsa: Los titulares no resumen con exactitud el contenido de la nota periodística.
  3. Contenido engañoso: Uso engañoso de información para enmarcar un tema o una persona.
  4. Contexto falso: El contenido genuino se enmarca en un contexto falso.
  5. Contenido impostor: Las fuentes genuinas son suplantadas.
  6. Contenido manipulado: La información o imágenes genuinas son manipuladas.
  7. Contenido inventado: Contenido totalmente falso, creado con el objetivo de dañar o engañar.

De modo que las Fake News, por su impacto y su alcance, resultan ser provechosas para aquellos que quieren manipular la opinión sobre un determinado tema, algo así como crear ‘una única versión’; y por consiguiente, su finalidad resultaría ser desinformar y generar conversaciones en donde la noticia tome relevancia, trascienda en muchas partes y sea lo suficientemente creíble para lograr los intereses que desea comunicar quien elabora la noticia falsa.

Con varios de estos subtipos desdibujados, pudiéndose por momento subsumirse manipulación, invento, falsedad o engaño, apareció en estos días una “fake news” del oficialismo provincial.

Bajo el título “Entre Ríos obtuvo la máxima calificación en transparencia sobre el uso de fondos públicos” o “Entre Ríos se sacó un 10 en transparencia”, este lunes la generalidad de los medios de prensa como también las redes sociales de sectores bordetistas difundían el comunicado enviado por Gobierno entrerriano dando cuenta sobre un reconocimiento que obtuvo la provincia del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec) por su “transparencia presupuestaria”.

“Administrar en forma responsable los recursos y hacerlo con transparencia es un camino por el que vamos seguir transitando sin atajos”, dijo el gobernador Bordet, tras conocer los datos proporcionados por el organismo.

Asimismo puso de relieve la labor realizada por su equipo económico del gobierno y agregó: “Rendir cuenta de cada acto de gobierno es una de nuestras principales premisas”.

Sin embargo, el gobernador omitió, como suele hacerlo, o mejor, equivocó su concepción sobre lo que realmente mide el CIPPEC.

Según su página web oficial, el Cippec se autodefine como “una organización esta independiente que produce conocimiento, analiza y ofrece recomendaciones con el fin de promover mejores políticas y prácticas en el sector estatal”.

Su objetivo planteado es “Promovemos políticas para lograr una Argentina desarrollada, más equitativa, con igualdad de oportunidades e instituciones públicas sólidas y eficaces. Queremos una sociedad justa, democrática e inclusiva, en la que todas las personas puedan desarrollarse en libertad”.

Respecto del “galardón” obtenido por la gestión de Bordet, el CIPPEC, es claro, desmintiendo las apreciaciones que tuvo el propio gobernador sobre el mismo.

Ni el premio fue a la transparencia de su gobierno, ni tampoco lo fue por su manera de administrar la provincia, ni midieron su responsabilidad en el manejo de recursos, y mucho menos su cualidad para rendir cuentas, lejos, muy lejos, de todo esto.

Sobre el índice medido por la organización, la información veraz también está contenida en su página web.

Dice la misma “El Índice de Transparencia Presupuestaria Provincial (ITPP) se elabora anualmente desde 2013 con el propósito de medir la cantidad y calidad de la información relacionada con el presupuesto y la política fiscal en general publicada por las 24 provincias de Argentina. El ITPP mide en una escala de puntajes del 0 al 10 la transparencia presupuestaria en base a dos grandes criterios: la disponibilidad y desagregación de información fiscal publicada en internet y el nivel de rezago (demora) con que se la pública.

En otras palabras: el CIPPEC midió, la manera en que los ciudadanos pudieron acceder a la información pública sobre el presupuesto y el tiempo que se demoró el gobierno en publicarla en su sitio web desde su promulgación.

La legislatura sancionó el presupuesto, Bordet lo promulgó y al poco tiempo, la ciudadanía podía verlo en la página oficial, por eso, y simplemente por eso, la gestión del mandatario se sacó un 10.

Ni más ni menos, lo que debía hacer.

Si bien en materia de transparencia en los actos de gobierno del gobernador y sus funcionarios la gestión Bordet no ha sido medida, la realidad diaria y desde su inicio de la gestión viene siendo el secretismo, el ocultismo, el silencio y la negación.

Ejemplos sobran, los juicios de amparos para acceder a información pública que no se quiere dar a conocer fueron una constante durante el 2019.

Asimismo, graves hechos de corrupción, algunos de los cuales que han sido tomados por fiscales responsables para su investigación, han empañado la gestión de Gustavo Bordet.

Otras causas, graves también por presuntos ilícitos contra la administración pública, duermen o ni siquiera han sido iniciadas en virtud de las conocidas y públicamente denunciadas presiones y operaciones políticas que ejecuta un sector del oficialismo hacia la Justicia.

Y qué decir del despilfarro periódico de tanto el mandatario como sus funcionarios, con exorbitantes e inútiles, sin ningún propósito para los entrerrianos de los fondos públicos, como asimismo los grandes negociados que se vienen produciendo desde diciembre del 2015.

Lamentablemente, estos datos no son medidos por el CIPPEC.

Compartir:

3 comentarios

Mariela 28 enero, 2020 at 7:20 pm

JAJA ES UN CHISTE ESTO, ES LA PROVINCIA CON MAYOR CORRUPCION EN LA HISTORIA.

Responder
Cecilia 29 enero, 2020 at 10:22 am

Era una broma. Quién podía creer eso.

Responder
Más grave aún: El engañoso cronograma de sueldos de Bordet terminará recién el 17 de febrero - El Portal Ricardo David 31 enero, 2020 at 12:57 pm

[…] Una vez más, el negacionismo del gobernador se hace presente, mientras la situación económica y financiera provincial se complica cada vez más y se siguen publicando fake news oficiales. […]

Responder

Dejar Comentario