Preocupación en la dirigencia del PJ de Paraná Campaña ante el avance político de Romero en el departamento

Compartir:

La estrategia de expansión de la ministra, traspasando los límites de la capital, provoca reacciones negativas en el peronismo, consideran que los cuestionamientos internos y externos que viene recibiendo la cartera en materia de inseguridad y con el festival de designaciones, hará imposible revertir el resultado del 2019 para el 2021.

A menos de dos meses de su ratificación por parte del gobernador en el ministerio de gobierno, justicia y seguridad, la dirigencia justicialista de Paraná Campaña ya no oculta su gran malestar y preocupación ante la embestida de Rosario Romero por el manejo de las localidades del departamento.

En paralelo a la expansión institucional que logró en su cartera, la cual, luego de un comienzo con un perfil medianamente bajo para el cargo, fue creciendo exponencialmente, para al término y en este segundo mandato, quedarse con el manejo exclusivo y discrecional de toda la mega estructura del ministerio, Romero logró avanzar también políticamente.

El ejemplo de su progreso institucional se suscitó con los cargos, en principio, a pesar de que su pretensión era otra, Romero se mesuró en las designaciones.

Avanzó en cuanto pudo, y en donde no mantuvo a los funcionarios pertenecientes a otros sectores políticos, en cuanto pudo avanzó,

Al finalizar el 2019, todo cambio, Romero, logró hacerse de todo el poder, embistiendo también contra aquellos sectores, quedándose con el manejo exclusivo del ministerio.

Hoy, salvo dos o tres ejemplos contados, todos los funcionarios y funcionarias le reportan a la ministra, pertenecen a su sector.

Concomitantemente también fue manifestó su avance político, el 2019 nuevamente es el paradigma,   su armado no solo se limitó a la capital entrerriana, quedándose el sector con varios cargos electivos en el Municipio, como también con varios puestos políticos importantes, sino que asimismo impulsó y bendijo candidatos y candidatas en localidades pertenecientes a Paraná Campaña.

Su  acometida fue el primer disparador del malestar y preocupación en la dirigencia peronista del departamento que hoy es más que manifiesto.

Los dirigentes, sin vacilar, sostienen que será imposible recuperar aquellas localidades donde el PJ sufrió reveces electorales si la ministra no se abstiene su injerencia.

Dos son los argumentos de los dirigentes y militantes para semejante sentencia, uno institucional, el otro político.

Aluden que en cada oportunidad que tiene de charlar con los vecinos, estos los hacen responsables de los problemas de inseguridad que la ministra, a pesar de los reclamos, no ha podido resolver, sumado al inconveniente que padecen con las gestiones que realizan las intendencias y juntas de gobierno ante el ministerio, las cuales, indican muy molestas, son deben necesariamente pasar y posar en fotografías para conseguir algún recurso, caso contrario no los obtienen.

Asimismo le atribuyen a la ministra el malestar generalizado en sus localidades respecto a las graves causas de corrupción, que muchas veces no prosperan, entienden, por su injerencia.

Otra crítica reciente es el festival de designaciones, sin dudas lo más notorio del avance de la abogada, y la creación de cargos que la ciudadanía entienden -por el momento económico del país y puntualmente por el de la provincia, con un déficit multimillonario ya imposible de esconder- innecesario, impertinente, inútil y desproporcionado.

Un peronismo que hoy, muestra fue los comicios del 2019, en Paraná Campaña es sumamente cuestionado, adicionándosele el reciente impuestazo inmobiliario que sufren los vecinos con boletas impagables, el cual también aqueja a la zona rural, fuerte en el departamento- con las descomunales subas del inmobiliario rural.

El accionar institucional de la ministra, sostienen, acrecienta aún más la imposibilidad de revertir los resultados electorales no solo para los próximos comicios legislativos del 2021, sino que también para el 2023, donde el PJ de Paraná Campaña necesita recuperar bastiones.

El otra argumento, el político, tiene que ver con las curtes reacciones y rechazos que la ministra cosecha puertas adentro del peronismo local, en Paraná ciudad y en la periferia.

Desde su desembarco en el PJ, logrando importantes cargos electivos a pesar de no estar afiliada y su posterior afiliación en el 2007, siempre la dirigencia y la militancia le adjudicaron su precandidatura de vicegobernadora de quien supo ser el histórico archirrival o archienemigo político del peronismo, Sergio Montiel.

Romero, en sus años en la actividad política, nunca se pudo sacar su mote de “montielista”, no porque no haya hecho el esfuerzo, sino porque es una circunstancia que en el colectivo justicialista parece ser difícil de olvidar.

Su mala imagen institucional con duros cuestionamientos, el ejemplo más reciente y fuerte es el del juez Guillermo Bonabotta, sumada al rechazo político, interpretan, se les transfiere a los dirigentes de Paraná Campaña siéndoles imposible convencer –de las ventajas de votar al PJ- no solo al vecino, sino también de movilizar y militar.

Circunstancias que genera mucha preocupación en las localidades donde buscan recuperar o mantener ciudades comunas para el PJ, agigantándose las chances de volver a ver la derrota en los comicios del 2021 y más aún en el 2023.

La consecuencia viene siendo el malestar con Romero, entendiendo la dirigencia que, por el impagable costo político, debería abstenerse de seguir incursionando y avanzando sobre sus localidades.

Sostienen que el riesgo es tal que incluso dirigentes con una muy buena imagen a menra personal, corren el peligro de ser arrastrados por la ministra, el ejemplo que dan es el del intendente Adán Bahl.

La cuestión no es menor para el peronismo entrerriano, Paraná Campaña y Paraná ciudad, constituyen el primer distrito electoral de la Provincia, y, nuevamente remitiéndonos al paradigma de los comicios nacionales del 2019, hoy con Concordia no basta para quedarse con la victoria.

Los hechos se agravan si se consideran quienes suenan como candidatos de la oposición, resonando el nombre del ministro Rogelio Frigerio como protagonista en la Provincia.

Un peronismo que ya la tiene muy difícil –para los más optimistas- para el 2021, y que parece seguir sumando complicaciones con la ministra que avanza sin medir los costos políticos.

Compartir:

1 comentario

PANTALLA 9 febrero, 2020 at 11:09 am

LA VICE DE MONTIEL..!!!!!

Responder

Dejar Comentario