Tras la publicación de este Portal, pedido de informes a Grané por los millones en boletas que no se repartieron

Compartir:

El gasto descomunal en la impresión del documento destinado a los contribuyentes que ahora deben descargarlo en sus hogares generaron fuertes sospechas de negociados, en la página web están publicadas las licitaciones pero existe un llamativo ocultismo respecto de los montos y los privados contratados.

El pasado 12 de mayo, este Portal se hacía eco de una grave irregularidad proveniente de la Administración Tributaria de Entre Ríos.

La provincia habría gastado 9 millones de pesos en la emisión de boletas y ahora le pide a los contribuyentes que la impriman

Un organismo que desde hace varios años viene siendo objeto de sospechas, quejas, comentarios y denuncias de los vecinos y de sus trabajadores.

Y no solo las relacionadas a su función propiamente dicha, la percepción de impuestos provinciales, las denuncias y reclamos han ido mucho más allá, hablándose con mucho ahínco de irregularidades y negociados en torno a las distintas administraciones.

Sin dudas el escandalo más grave y perjudicial a las arcas públicas fue la causa penal por estafas que dan cuenta de un daño al erario público que superó los 40 millones de pesos allá por el 2014 cuando inicio la investigación cuando el organismo era conducido por el actual diputado nacional, el contador Marcelo Casaretto.

La cuestión en ATER no mejoró en nada con el devenir del contador Sergio Granetto, hoy edil de la capital entrerriana.

Granetto, en su tiempo al frente de ATER, fue denunciado penalmente por asignaciones de planillas de apremios por montos millonarios para la ejecución fiscal de impuestos provinciales.

El contador dejó la ATER en diciembre del 2019, asumiendo otro profesional de las ciencias económicas, German Grané, un hombre del actual ministro de producción, turismo y emprendedurismo, Juan José Bahillo, sin embargo las sospechas sobre sus manejos en el organismo no cesaron, aunque también ahora salpican a la actual conducción, lógicamente.

Sucede que Grané, según repiten en ATER, asumió bastante en soledad, Granetto le había dejado todas y cada una de las direcciones  y de la infinidad de subdirecciones existentes completadas con personas de su sector, afines, amigos y socios profesionales

Párrafo al margen merece la expresión “sector de Granetto”, el actual concejal, tiene su gente cercana, en la gran mayoría contadores y contadoras, pero arriba del concejal hay otro espacio político que comanda, al menos es lo que se afirma como vox populi en el peronismo paranaense, el de la diputada nacional Blanca Osuna y su esposo, Carlos Molina.

En enero de este año, este Portal publicaba un grandísimo revuelo en el seno de la ATER, siendo manifiesto el malestar contra el edil al cual adjudicaron operaciones para retornar al manejo de la inestimable caja del organismo tributario.

Un daño millonario y las sospechas contra Granetto por una dura interna por la importante caja de ATER

El escándalo tenía que ver con las boletas de los tributos, se destapó por el “impuestazo” que decretaba el Ginebrino provincial en el inmobiliario y el automotor.

Los pasillos del organismo ardían por un muy llamativo error producido en la impresión de boletas, el cual había provocado un enorme perjuicio económico para sus arcas públicas.

Según relataron desde el organismo de los tributos provinciales, el escándalo se desató luego del envío a impresión de las boletas del impuesto inmobiliario que está próximo al primer vencimiento.

Más de 100 mil boletas se mandaron a imprimir, sin embargo, insólitamente se imprimieron mal, provocando un perjuicio patrimonial millonario.

Y es que el costo de la impresión se le adicionó el de la reimpresión. Un hecho gravísimo por sus consecuencias económicas.

En el organismo el error millonario generó un sinfín de suspicacias, ya que les resultó, por las circunstancias y momento de su ocurrencia, muy peculiar, es decir, un yerro que nada tiene de común y habitual.

Las fuertes sospechas de los empleados de la ATER, es que se trata de una fuerte interna dirigida contra Grané, apuntando todas las miradas a su antecesor, Granetto.

En aquel momento era conocido en la repartición que, con el objeto de seguir manejando la importante caja, Granetto quería que en su cargo se designe a una persona de su sector,

A pesar de las operaciones, el concejal paranaense no pudo poner a su jugador, inclinándose el gobernador, a instancias del ministro Juan José Bahillo, por Grané.

Pasaron cuatro meases desde aquel escandalo con perjuicios millonarios en la impresión y su reimpresión, y nuevamente las bolas se pusieron en boca de todos.

Otra vez la papeleta de los impuestos era noticia por las irregularidades, ATER, según supo y publicó este medio, imprimió las mismas, el gasto fue descomunal, hablándose de una cifra aproximada a los 9 millones, sin embargo, por el COVID, las mismas no se repartirían, sino que cada contribuyente debía descargarla en su hogar para ir a pagarlas.

9 millones de pesos, que por negligencia, desidia, desaprensión por la cosa pública, por papeles que fueron a parar a los tachos de basura de la propia repartición, debiéndose hacerse cargo del malgasto, como de todo el despilfarro que producen los funcionarios, los contribuyentes.

Hay que aclarar que el monto es un estimativo que realizaron los conocedores de la materia de la propia ATER, el monto real y cierto se desconoce, se ignora, como también la empresa o persona física contratada para las impresiones.

Muy brevemente le explicamos a los lectores como es el procedimiento que concluye en la llegada de las boletas a sus casas.

ATER, desde hace muchos años, mediante licitaciones públicas contrata la provisión de impresoras láser a un privado por el plazo de 12 meses, prorrogable.

Asimismo, compra las resmas de hojas A4.

Luego las reparten los empleados de ATER, esta actividad extra les permite hacerse de un plus a sus haberes mensuales.

Lógicamente por el COVID y el consecuente aislamiento social, preventivo y obligatorio decretado el 20 de marzo y la imposibilidad de circular, o las posteriores limitaciones, las boletas durante este periodo no serían repartidas.

Sin embargo, las impresiones se hicieron, se gastaron fondos descomunales, pero no se repartieron.

Dos cuestiones fueron las sorprendentes, la primera proveniente de la licitación y contrataciones del 2019, realizada a medida de año, al cual, conforme a lo estipulado, durante todos estos meses estuvo en vigencia, no hallándose motivo para proceder a contratar nuevamente.

Por otro lado, el 6 de mayo pasado, en pleno aislamiento, la ATER, se prorrogaba una nueva licitación pública para la provisión de impresoras.

La cuestión no es menor y generó aún más suspicacias sobre las ya sospechas de irregularidades y negociados en torno a la contrataciones para la impresión que había dado cuenta este Portal.

Más aún porque en la página web del organismo, si bien contiene los llamados a licitación históricos, no existe ningún apartado que dé cuenta de los montos que se destinan del erario público para la provisión de las impresoras laser y tampoco de las 15.912 resmas de papel A4 de 80 gramos compradas.

Tampoco se hace mención a la persona física o jurídica adjudicada en las licitaciones.

Se publicitan los pliegos, los modelos de contratos, los anexos, pero no los montos que se destinan y tampoco quienes son los beneficiarios de las contrataciones.

A partir de la noticia  y de la imposibilidad de acceder a la información que debe ser pública, este viernes ingresó un pedido de acceso a la información pública –valga la redundancia- con destino al director Grané.

¿Qué se pretende? Ni más ni menos que el contador responda cuanto se gasta en las impresoras y en las resmas, como también quien o quienes son las personas contratadas.

Lo básico de cualquier acto de gobierno que no suele ser asequible fácilmente para ningún ciudadano, no en ATER, en ninguna repartición u organismo provincial, a pesar de la mentada transparencia y de los premios que reciben del CIPPEC.

El pedido de informes a Grané fue presentado por una ciudadana, la cual, supo este medio, que fue muy bien atendida por los trabajadores de la repartición y la secretaria del propio Grane que se ocuparon y preocuparon de darle ingreso a la misiva, a pesar de que la solicitante no tenía turno, siendo un hecho digno de destacar.

Expresamente en  la nota se le solicita a Grané que informe “…1) Persona física o jurídica, identificando su denominación y CUIT, adjudicataria de la licitación pública Nº03/2019, precisando detalles de la contratación celebrada, indicando plazos y montos mensuales estipulados como también los  pagos y sus órdenes efectuadas en virtud de la misma, detallando por mes las cifras desde el mes inicial a la fecha abonadas por su repartición. 2)Persona física o jurídica, identificando su denominación y CUIT, adjudicataria de la licitación pública Nº01/2020,  precisando en detalle  el pago efectuado por su repartición. 3)Persona física o jurídica, identificando su denominación y CUIT, adjudicataria de la licitación pública Nº02/2020, precisando detalles de la contratación celebrada, indicando plazos y montos mensuales estipulados como también los  pagos y sus órdenes efectuadas en virtud de la misma, detallando por mes las cifras desde el mes inicial a la fecha abonadas por su repartición.4)Persona física o jurídica, identificando su denominación y CUIT, adjudicataria de la licitación pública Nº01/2019,  precisando en detalle  el pago efectuado para la adquisición del producto por su repartición. 5)          Manifieste fehacientemente quienes son los Funcionarios responsables de planificar, verificar u organizar la emisión de boletas y su posterior reparto en toda la provincia. 6)Indique cuáles son los plazos que conlleva cada una de las etapas antes mencionadas para que el contribuyente pueda disponer con una antelación razonable de las boletas, todo ello conforme al vencimiento de las obligaciones impositivas. 7)Exponga el mecanismo de control para determinar que las respectivas boletas emitidas fueron entregadas en el domicilio del contribuyente atento a que conllevan plazos de vencimientos, así como también, él o los funcionario/s públicos responsables u encargados de su posterior contralor. 8)           Cantidad estimada de impresiones que se hubieren realizado en las reparticiones a su cargo para aquellas obligaciones impositivas cuyos vencimiento operan en el año 2.020, así como también, indique una proyección del costo que le insumió  al erario provincial”

Ahora, con los plazos administrativos restablecidos hace semanas atrás, el contador Grané cuneta con un plazo de 10 días hábiles para responder al pedido ciudadano y brindar la información requerida, accionar que le aportará transparencia a las contrataciones del organismo tributario, hoy, y desde hace años, en boca de todos por las irregularidades.

Compartir:

4 comentarios

carlos 23 mayo, 2020 at 6:37 pm

Granetto le esta tendiendo la cama con Sigura, Galeano y Jacob, mas Brunner

Responder
Susi 23 mayo, 2020 at 10:35 pm

Ya vamos a ver el versito q le escriben para q diga en la tele

Responder
Hilda Cristina 23 mayo, 2020 at 10:45 pm

Mas claro hechale agua seguro algun negocito

Responder
LaTenesAdentro 25 mayo, 2020 at 5:01 pm

No lo tienen que hacer renunciar al Director de Administración, es el encargado de todo eso,

Responder

Dejar Comentario