Para Ramos, Tizzoni es un inútil y si fuera por él, lo saca del cargo.

Desde Salud ordenaron bloquear este Portal

Escándalo, revuelo y una presentación de renuncia en Salud por la decisión del ministro de cerrar oficinas neurálgicas en el área, como coordinación de registro de fiscalización.

De un nuevo escándalo se habla en el comienzo de año en el ministerio de Salud, del que está a cargo Carlos Ramos, desde la salida de Hugo Cettour.

Según comentan los empleados, el doble ministro, al frente también de la cartera de Desarrollo Social, como una de sus primeras acciones en Salud ordenó el cierre de tres oficinas y su traslado a un pequeño recinto en una galería comercial.

Se trata de la coordinación de registro de fiscalización, en la que trabajan ocho personas entre empleados y funcionarios, y cuyas tres oficinas se encontraban en la sede del ministerio, en calle 25 de mayo de la capital provincial.

En Salud se comenta que los trabajadores fueron trasladados a una pequeña oficina ubicada en una galería comercial, situada en la misma calle, detrás de una reconocida heladería.

Según se dice, la habitación es demasiado pequeña para ocho empleados, y no cuenta con aire acondicionado ni ventiladores, por lo que los empleados se lamentan por las deplorables condiciones laborales con las altas temperaturas del verano.

Ante esta situación, comentan que la directora del área, la abogada Valeria Chávez Gabas, se presentó en la oficina de Ramos para reclamarle una solución.

La directora fue recibida por la secretaria del ministro, quien le informó que Ramos no podía atenderla porque estaba ocupado. La imposibilidad de ver al funcionario enojó aún más a la abogada, que dijo que no se iba a ir del lugar hasta no tener una respuesta.

Chávez es una empleada de carrera, que estaba antes en asesoría legal del ministerio, y, según comentan, dijo que si era necesario, se quedaría a dormir en la puerta de la oficina del ministro, para esperar que la atendiera.

Cuando Ramos supo de la situación, quiso evitar un escándalo con la ofuscada mujer, por lo que decidió recibirla en su oficina.

Dicen que la directora le presentó su renuncia indeclinable al ministro, tras haberle expresado que en esas condiciones no se podía trabajar, y que la oficina era de suma importancia.

Lo curioso del caso es que, según comentan, Ramos admitió no saber qué funciones cumple coordinación de registro de fiscalización. Chávez le explicó que allí se otorgan las matrículas a médicos, enfermeros, técnicos y demás profesionales de salud.

Por ese motivo, la abogada se quejó de que en la nueva oficina no poseían línea telefónica, algo fundamental para que puedan comunicarse y saber el estado de sus trámites quienes esperan su matrícula.

Además, afirman que Chávez le expresó su preocupación al ministro porque tras el desalojo y la mudanza podían perderse papeles y registros muy importantes de la oficina.

Se comenta que Ramos adujo que, ya que no sabía de qué trataba coordinación, había hablado con el secretario de Salud, Mario Tizzoni, quien, según se supo, dijo que esos ocho trabajadores estaban “al pedo”.

Dicen que Ramos se lavó las manos y le echó la culpa a Tizzoni por ser un “inútil”, y habría afirmado que si fuera por él, lo removería de su cargo, pero que eso era imposible.

Dicen que frente al enojo de la mujer, el ministro, asustado, le dio la razón y le pidió perdón por la situación.

No conforme con las disculpas de Ramos, comentan que Chávez le dijo que en esas condiciones no se podía trabajar y que no regresaría a la oficina hasta no tener una solución.

Afirman que una vez más, el ministro le dio el ok y le dijo a la directora que no concurrieran a trabajar ni ella ni los empleados hasta que él no encontrara una solución.

Por el momento, el área de coordinación de registro de fiscalización sigue sin funcionar en el ministerio de Salud y sus empleados gozan de un forzado receso hasta que la situación se solucione.

Desde este medio, intentamos comunicarnos con el ministro para tener más información sobre este tema, pero no responde en su celular personal y tampoco atienden los teléfonos del ministerio.

Se trata de un hecho que afecta tanto a los trabajadores del área como a quienes esperan por sus matrículas, y que no sabemos si se leerá en el ministerio de Salud, ya que a través de informática fue bloqueado este Portal.

Dejar Comentario