El urribarrismo puro le vació el acto a Solanas.

Compartir:

Con los dedos de las manos

A pesar de haber sido invitados, el vicegobernador Cáceres, los ministros Bahl, Ramos, Lauritto, y la directora del CGE, Claudia Vallori, no fueron, mientras que Osuna ni siquiera fue invitada.

El diputado nacional Julio Solanas, junto con su agrupación, “La Jauretche”, realizó en la noche de este lunes el 2º Encuentro de Mujeres, un acto en el que las presencias, pero sobre todo las ausencias, marcaron el ritmo de la interna paranaense y provincia.

Entre las ausencias más importantes, se destaca la del vicegobernador de la provincia, José Cáceres, quien fue invitado al encuentro pero no concurrió y tampoco explicó los motivos.

Además, tratándose de un homenaje por el día de la Mujer a las militantes, sorprendió que la intendenta de la ciudad, Blanca Osuna, no habría sido invitada al acto, algo que deja en claro que la pelea entre ambos sectores hoy por hoy no tiene retorno.

Es más, en este enfrentamiento, el diputado se sintió muy ofendido, algo que expresó por las redes sociales, cuando en la apertura de sesiones ordinarias del HCD paranaense, la intendenta afirmó que había recibido un municipio incendiado por parte de las gestiones anteriores, aludiendo a los períodos como intendentes de Solanas y Halle.

Entre los ministros, quienes recibieron su invitación pero pegaron el faltazo fueron dos de los que al igual que Solanas, que aún no lo hace público, ya se anotaron en la carrera por la sucesión de Urribarri: el de Educación, Eduardo Lauritto y el de Gobierno, Adán Bahl y su agrupación, Convicción Peronista. Tampoco dio el presente el titular de la cartera de Desarrollo Social, Carlos Ramos.

El que más movilizó fue el ex intendente, José Carlos Halle, con quien se esperaba que Solanas sellara un acuerdo este lunes que potenciaría a estos dos sectores, no solo en Paraná, sino también en la provincia.

Otras mujeres cuyas ausencias fueron llamativas son las legisladoras nacionales del FpV: la senadora Sigrid Kunath y la diputada Liliana Ríos. Además, también se ausentaron las diputadas provinciales Estela Almirón y Laura Stratta, y la directora del Centro General de Educación, Claudia Vallori.

Entre los que aspiran a suceder a Urribarri, fueron notorias las ausencias del intendente de Concordia, Gustavo Bordet, y la del diputado provincial Marcelo Bisogni, quien está recorriendo la provincia desde hace varios meses.

Los gremios tampoco participaron del acto. La seccional local de la Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina (ATSA), no asistió al encuentro, como tampoco lo hizo Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN), liderada en la provincia por el diputado provincial José Allende, y que tiene a uno de sus hombres, Ariel de la Rosa, como precandidato a intendente de Paraná.

Uno que los que tampoco estuvo fue el titular de Vialidad Provincial, Jorge Rodríguez.

En resumen, de una lista de más de 200 invitados entre legisladores, intendentes y demás dirigentes, bastaban los dedos de las manos para contar a los presentes.

El salón fue llenado por los solanistas, entre los que se encontraba el presidente del HCD y viceintndente de la ciudad, Gastón Grand, junto con los concejales y militantes de base y también fue importante la concurrencia del hallismo.

En definitiva, en el acto de Solanas, con los faltazos quedó plasmada la interna de la capital y de la provincia. El gran ausente fue el urribarrismo puro en general, que estuvo representado solamente por el ministro Pedro Báez.

Compartir:

Dejar Comentario