A ocho senadores le bajaron el pulgar, otros en duda.

“A que voy a ir a votar si ya me dejaron afuera”, ausencias y preocupación en la sesión.

Salvo uno o dos de los caídos en desgracia, para el resto habrá una soga de la cual agarrarse.

Mucho se ha hablado de la garantía de continuidad que le ha dado el gobernador, Sergio Daniel Urribarri, a los legisladores del PJ, tanto a diputados como a senadores.

Pero suena en los mentideros de la legislatura que esta garantía no solo no comprendería a todos, sino que ya algunos, intuyendo que no siguen, se autoexcluyen, lo que dejaría a varios afuera de la lista para este 2015.

Las ausencias y caras largas en la sesión especial del Senado de este lunes, en la que se dio sanción definitiva a la Reforma Electoral entrerriana, dejó en claro que algunos senadores no continuarían en su banca e incluso ya fueron notificados de su no continuidad.

Es más, algunos hasta se preguntaban y repetían “para qué voy a ir a votar si ya me dejaron afuera”.

La lista de los que seguro no continuarán en la Cámara Alta la encabeza César Melchiori, senador por el departamento Islas del Ibicuy, para quien ya está el nombre del reemplazante.

Otro es Aurelio Suárez, senador por el departamento Nogoyá, uno de los legisladores que dijo “para qué voy a ir a votar si ya me dejaron afuera”.

Si bien el nombre que va a impulsar el oficialismo para ocupar su lugar sería el de Faustino Schiavoni, actual titular de la Unidad Ejecutora Provincial, desde este sector no se conformarán con esto, sino que quieren también el cargo de la diputación por el departamento, algo que provocará, en la corta, chispazos y cruces con el diputado Ángel Allende, que quiere seguir manteniendo su banca.

Al senador por el departamento Colón, Oscar Arlettaz, tampoco se le garantizó la continuidad. Un Arlettaz que últimamente salió con los tapones de punta diciendo que tenía el compromiso de Urribarri para seguir, aunque también el intendente Mariano Rebord ha dicho que quiere ese lugar para su mujer. A esta disputa por la banca se le encontraría una salida salomónica y el lugar sería ocupado por el presidente de junta de Arroyo Barú, Guillermo Urribarri.

Otro que también ya está a un paso de su jubilación es el senador por Gualeguay, Rubén Matorras, quien actualmente está distanciado del intendente Luis Erro, de la mano de quien llegó a la banca. Si bien aun no existe un nombre para su reemplazo dentro del oficialismo, ya le bajaron el pulgar.

A quien también le bajaron el pulgar es al senador por Paraná, Juan Carlos Brambilla, y en este caso el cargo tampoco tienen aun un reemplazante definido. El nombre saldría de un cierre con un dirigente de Paraná Campaña o aparecería un nombre de la capital que puede provocar una gran sorpresa.

El senador por Tala, Luis Schaaf, dejará su cargo para pelear la intendencia de su localidad y en su lugar irá un dirigente del sector del presidente del bloque de la cámara de diputados, Juan Navarro, hoy uno de los legisladores que cuenta con más confianza del gobernador, si no es el que más la posee.

La banca de Concordia también sufrirá modificaciones ya que el senador Enrique Cresto, quien por cuatro años supo mantenerse al frente del bloque, tarea muy difícil según los conocedores de la legislatura, ha dicho que no continuará porque disputará la intendencia de su ciudad natal, más allá de que se le haya garantizado su continuidad.

El octavo, que solo un milagro lo haría continuar, es el senador por Gualeguaychú Natalio Gerdau, ya que mantiene un duro enfrentamiento de público conocimiento con el senador nacional Pedro Guastavino y el intendente Juan Jose Bahillo, máximos referentes del departamento, algo que haría peligrar las posibilidades de seguir en su banca.

Sin embargo, según los mentideros provinciales, la distante relación que legislador nacional mantiene actualmente con gobernador, le suma alguna chance al actual senador.

Vale aclarar que la mayoría de estos nombres no fueron convocados a la reunión con Urribarri realizada hace varias semanas con sus legisladores, encuentro en donde el gobernador dio garantías de continuar bajo su paraguas.

En el departamento Diamante se dará un enroque entre el intendente de Ramírez, Edelmiro Kramer y el senador provincial, Daniel Kramer, padre e hijo, quienes intercambiarán sus roles, yendo el intendente hacia el senado y el senador hacia la intendencia.

Se trata de un departamento dividido internamente, ya que la intendenta de la cabecera, Claudia Gieco, acompaña la candidatura a gobernador de Gustavo Bordet, mientras que el senador no solo apoya la candidatura de Adan Bahl sino que también es el operador del ministro en la cámara alta, algo que los que lo conocen dicen que es hasta hoy porque saben que en cualquier momento pega un viraje.

Los que sí tienen garantizada la continuidad son los senadores Aldo Ballestena, de La Paz, César Garcilazo, de Victoria, Jorge Ghirardi, de Villaguay, René Bonato, de Uruguay, en este caso, salvo que José Lauritto salte el cerco y rompa con Urribarri, ya que aquel es un hombre del ministro, que llegó por el ministro a su banca.

Otros con el pulgar alzado y que tienen garantizado su lugar en la lista son la senadora Ester González, De Feliciano, y sus pares Eduardo Taleb, de Federal, Angélica Guerra, de Federación y Victor Vilhem, de San Salvador, a quien siempre hay que dejarle, un margen de dudas.

Salvo uno o dos de los caídos en desgracia, para el resto habrá una soga para agarrase.

Dejar Comentario