Raúl Guzmán: “Por desidia y abandono, hoy Oro Verde, San Benito y Colonia Avellaneda no tienen agua potable”

Compartir:

Guzmán fue director de obras sanitarias del municipio en la gestión 2003-2007, cuando Néstor Kirchner era presidente y la nación aportó 30 millones para la red de agua potable y la planta potabilizadora de Paraná.

El ingeniero Raúl Guzmán, ex director de obras sanitarias, habló con Radio RD 99.1 acerca de las obras necesarias para que Oro Verde, Colonia Avellaneda y San Benito tengan agua potable abastecida por Paraná:

“Es un proyecto que tiene varios años. En 2005, Castillo era intendente de Oro Verde e insistió mucho en la zona metropolitana para el abastecimiento de agua. Cuando se hizo el proyecto con ingenieros de Obras Sanitarias municipal y provincial, era un plan ejecutor a 20 años, en el que había que cumplir etapas”.

“Por lo que veo, hay etapas que no se cumplieron, porque se está trabajando sobre lo mismo, no se han cumplido los términos que dieron origen a ese proyecto”.

“Los centros de distribución en su momento se ubicaron estratégicamente para darle agua a Oro Verde, San Benito y Colonia Avellaneda, siempre y cuando se hiciera lo que había que hacer en la ciudad de Paraná”.

“Tengo esperanza de que el nuevo intendente tenga proyectos a largo alcance porque Paraná necesita pensar a 20 o 30 años con infraestructuras que hoy están colapsadas”.

“Hoy se están potabilizando casi el doble de litros que en 2007 y no tendría que ser así, se tendría que mantener porque se debería haber hecho una racionalización del consumo en la ciudad, que no se hizo”.

“Los consumos de Oro Verde, Colonia Avellaneda y San Benito, alcanzan posiblemente un 7 u 8% de lo que potabilizaría Paraná”.

“Más tarde o mas temprano se va a juntar todo y hay que pensar en zona metropolitana. Hay una ventaja operativa en estos tres lugares porque las redes de distribución desde la cooperativa de agua tienen medidor y es más fácil el control, la racionalización del consumo del agua”.

“Es un tema accesible si Paraná hace los deberes. Hoy hay lugares donde no hay agua, hay un caño de 600 mm, que sale de la toma y tiene que empalmar en Brown y Circunvalación y hace dos años que no se empalma, es en la planta potable de calle Echeverría”.

“Creo que no se hace porque hay que apagar dos o tres días la zona este, por eso no se ha hecho. Está la cañería, hay un cartel que dice que la obra está hecha pero falta el empalme de ambos lados, tengo la esperanza de que el nuevo gobierno trabaje en la infraestructura necesaria”.

“Esa cañería es una nacionalización del agua, porque el caño de 1,10 metro que viene de la Toma y va a Gazzano tuvo muchos inconvenientes por el terreno. En 2014 yo estaba en la municipalidad, en la subsecretaría de Saneamiento, y con Edenosa se consiguió ese trabajo”.

“Faltan cosas pero a lo mejor se está trabajando como dicen con un proyecto de una consultora pero tienen que rever el plan distribuidor porque estaba previsto para 20 o 30 años y no puede ser que venga un gobierno y haga algo distinto”.

“Se deben hacer obras de infraestructura para luego poder hablar de la zona metropolitana, hay que gestionar con el nuevo intendente para que se tomen las medidas necesarias en Paraná porque sino no se va a poder abastecer a estas tres localidades”.

“En el plan director de 2007 se preveía que a 10 años, se podría estar pensando en el abastecimiento de estas tres localidades, tomamos 10 años para trabajar por Paraná, pero después por desidia no se hizo”.

“Paraná no admite más errores de esta naturaleza porque la población es cada vez más exigente y necesita proyectos a largo plazo”.

“Cuando se hizo la planta en sus orígenes, se hablaba de la sustentabilidad y sostenibilidad del proyecto, si no se pone en condiciones, no tiene mantenimiento, se cae en 10 años, en ese momento se pensó en esto pero ya sabemos lo que pasó con la obra pública en los últimos años”.

“Cuando se escucha a la gente de la consultora, se habla mucho en potencial, que ‘habría que hacer’, pero necesitamos ejecución real, operativa, a través del Concejo Deliberante establecer que el gobierno que venga le dé continuidad porque los intendentes a veces no escucha a la gente que les puede dar sugerencias importantes para la sociedad”.

“Nosotros queremos mejorarle la calidad de vida a la gente. Cuando hicimos la planta de agua discutíamos para que fuera lo más eficiente posible para darle un beneficio a la gente”.

“En la planta Echeverría, había que hacer un módulo más de 1500 metros cúbicos, hablamos del 8% de la zona metropolitana, pero tendría que estar racionalizado Paraná porque no podemos darle agua a nadie si no tenemos para nosotros”.

“Hoy consumimos alrededor de 400 y 500 litros de agua por persona por día cuando en Europa son 130 o 150”.

“Para el que no conoce, como el 99% de la sociedad, es un problema más, pero para nosotros es un problema enorme, gravísimo, hay que hacer muchas cosas en la ciudad para poder pensar en una zona metropolitana”.

“Se han perdido años y hay que revertir la situación del Estado municipal porque desde afuera se ve una anarquía y hay que modificar porque no solo cambia la tecnología sino también la forma de trabajar, de operar, cómo se consigue y distribuye el dinero”.

“Si nosotros pensamos en una racionalización municipal y seguimos demorando una compra tres o cuatro meses cuando se necesita una reparación urgente, se ata con alambre porque orgánicamente no están las cosas establecidas como corresponden”.

Compartir:

Dejar Comentario