Se devela el misterio detrás del ajuste, confinamiento y las intimaciones de los descomunal impuestos: Costear los suntuosos privilegios de ser “el uno”

Compartir:

El mandatario necesita meter mano en los bolsillos de estatales y privados para llevar la lujosa vida que lleva, decretazo de suba descomunal del gasto en la mansión del gobernador en pleno colapso sanitario

Todos ya cada uno de los recientes eventos que protagonizó la cúpula del Gobierno provincial, fueron leídos de manera colectiva como una farsa, una excusa.

La ley de ajuste, el regreso de fase, medida que provocó un gran malestar social, a los hisopados positivos, para luego arribar a una nueva embestida a los bolsillos de los entrerrianos con las polémicas intimaciones cargadas de cuantiosas multas e intereses rayanos a la usura.

Solo restaba confirmarlo, apareciendo así el decretazo del gobernador elevándose notablemente los fondos disponibles para costear los suntuosos gastos que implican “ser el uno”.

Hasta la comida y demás gastos personales de los colaboradores y funcionarios que le asisten en su lujosa mansión deben hacerse cargo los entrerrianos.

La sensación colectiva o hipótesis generalizadas en la Provincia daban cuenta de que lo curioso de los últimos eventos ocurridos en el Gobierno entrerriano. Resultaba muy llamativo para un gran número de los ciudadanos

Desde hace largos meses este Portal viene haciéndose eco de las críticas de la gran mayoría de los ciudadanos por las medidas que viene adoptando el Gobierno Provincial, en pandemia aún más.

La debacle comenzó en octubre del 2019, cuando, por el descomunal nivel de deuda contraída con el Gobierno Nacional que le daba – a sola firma y sin más respaldo que la cercanía con el ministro Rogelio Frigerio con el gobernador- créditos a mansalva que se sabía que no iba a poder pagar.

La decisión para contrarrestar esta notoria falta de liquidez, por el vaciamiento de las arcas estatales, fue meterle la mano en los bolsillos a los estatales que comenzaron a percibir sus haberes con dilaciones.

Lo peor fue que por no poseer fondos para cubrir los gastos corrientes y básicos, como son los sueldos, desde el Gobierno salieron a pedir prestado, en esta oportunidad a privados, los bancos.

En diciembre Gustavo Bordet reasumía su cargo y el estado de situación lejos de mejorar, empeoraba, tornándose critica.

Una de las razones principales de la profunda crisis económica y financiera de las arcas provinciales, lisa y llanamente, fue la anterior gestión, es decir, la de Gustavo Bordet donde el incremento del gasto político creció de manera exponencial.

Bordet terminaba su primer mandato con una cifra aproximada de 700 funcionarios y funcionarias.

Al mes, lógicamente, necesitó más dinero, pero arriba, es decir, en el Gobierno Nacional ya no estaba Mauricio Macri ni Rogelio Frigerio, sus socios institucionales y políticos, había un mando nuevo, el de Alberto Fernández.

El mando nacional adoptó otra postura a la hora de prestar: bajar el nivel de deuda previamente contraído. Y si en la Provincia no podían pagar los sueldos al día, menos viable era pagar los multimillones de pesos que adeuda, ni hablar de los millones de dólares de créditos internacionales.

Para colmo de males: el nivel del suntuoso gasto político no cesaba, aumentaba descomunalmente, comenzando el gobierno ni bien asumió a designar aun a más privilegiados y creando nuevos cargos a mansalva.

Había que pergeñar alguna estrategia para sacar dinero de cualquier lado porque reducir los compromisos políticos, familiares, sociales y empresariales no era una opción.

En enero se conoció así el impuestazo, el inmobiliario y el automotor se incrementaron notablemente, el primero en 60, 70 y hasta 80%, el segundo en 100%.

Luego sobrevinieron contrataciones millonarias en lujos de funcionarios, mas designaciones, mas cargos, en definitiva mayores beneficios para la nómina de autoridades y la cúpula provincial.

Llegó marzo y con él, la pandemia.

Había que reconsiderar el malgasto, no se hizo, y hoy las consecuencias son, directas, el colapso del sistema de salud por no haber invertido ni el 5% del presupuesto disponible, de manera accesoria, más pobres e indigentes, con políticas alimentarias muy escasas y los privados en una crisis terminal porque el Gobierno provincial no les destinó absolutamente nada.

Cuando no se podía esperar aún más recorte de derechos, la legislatura provincial de manera expresa aprobaba un atroz ajuste a trabajadores y jubilados.

A los dos meses un nuevo mazazo se pergeñaba en la cúpula provincial, desde ATER empezaron a remitir a los entrerrianos -que no han podido pagar sus impuestos porque no se han generado recursos ya sea por el confinamiento y las medidas restrictivas a los rpivados o a los públicos por el ajuste y el congelamiento de haberes- intimaciones de pago con cifras siderales de capital e intereses.

En la previa, el Gobierno Provincial decidía nuevamente limitar las actividades privadas, paralizando a bares, restaurantes y gimnasios.

Para aminorar la reacción popular, desde hace varias semanas se percibe un fuerte malestar colectivo principalmente en la capital entrerriana, varias de las autoridades más importantes de la provincia anuncian su hisopado positivo, al menos esta fue la interpretación mayoritaria extraída de las manifestaciones de los ciudadanos.

La hipótesis que se baraja es que los funcionarios más importantes utilizan el COVID para victimizarse, como también a manera de excusa para aislarse de la indignación proveniente de la sociedad.

Cuando nada hacía pensar otra posibilidad una nueva medida del gobernador sale a la luz para generar aún más conmoción y bronca en la ciudadanía: un decretazo ampliando los suntuosos gastos en beneficio exclusivo de los funcionarios.

Si, como si toda la desgracia de la pandemia, el confinamiento, las restricciones laborales, el ajuste, impuestazo e intimidaciones fueron poco ahora se conoce que el propio Bordet,  en pleno colapso sanitario, incrementó la cifra mensual disponible para el gasto que se insume en las residencias del gobernador.

Fue el propio Bordet quien se aumentó el gasto, así surge del Decreto 1294 que el mismo suscribió, previendo la elevación de la suma a gastar.

Ahora el mandatario, amén de su sueldo y demás beneficios suntuosos, se da el lujo de que los entrerrianos le abonen incluso la alimentación del cuantioso personal que lo atiene a él y su familia por la suma de casi dos cientos mil pesos, precisamente $198.958.

Suma que al no establecerse cada cuanto se puede desembolsar, se presume que es libre, vale decir, cuantas veces sean necesarias en el mes.

No es el único auto aumento previsto, “el gober” también se aumentó los montos disponibles para “las visitas protocolares”, a pesar del aislamiento y la imposibilidad de reuniones sociales, si se produce algún encuentro de algún funcionario de otra provincia o nación, otros casi 200 mil pesos se pueden destinar para cada arribo.

El incremento asimismo es aplicable a la “cortesía y homenaje”, elevándose la disponibilidad de fondos a los $363.314 por cortesía y/u homenaje.

Un decreto que no hace más que develar las verdaderas razones de las recientes embestidas hacia los bolsillos de los entrerrianos y el regreso de fase, con ultimátum impositivos e incrementos notables con multas e intereses en los tributos, a pesar de que las actividades laborales se encuentran paralizadas y, en el mejor de los casos, menguadas.

 

Compartir:

11 comentarios

OLGA MARISA 6 septiembre, 2020 at 8:05 pm

QUE ASCO ME DA ESTE TIPO, QUE BARBARIDAD LO QUE ESTA HACIENDO NO TIENE NOMBRE

Responder
Juan 6 septiembre, 2020 at 8:15 pm

Paga juan pueblo, que hdp

Responder
sebastian menendes 6 septiembre, 2020 at 9:36 pm

Pero esto se puede hacer? perdon mi ignorancia pero es un despropositoooo , yo cobre 35760 y vivimos 4 personas en mi casa son unos atorrantes ladrones total no es de ellos la guitas

Responder
DESILUCIONADO 6 septiembre, 2020 at 9:38 pm

para este gobierno todo es una joda, si el tipo vive en las nubes, no lo ven por la tele cuando habla, siempre esta ido

Responder
Antonio Luis Rivera 6 septiembre, 2020 at 11:34 pm

De que les sirve tanto

Los conductores son solamente, tristes e insignificante hombres.
Con todas las miserias, aun cuando con todas las virtudes de los demás hombres.
Cuando un conductor cree que ha llegado a ser un enviado de Dios
Comienza a perderse.
Abusa de su autoridad y de su poder; no respeta a los hombres y desprecia al pueblo.
Allí comienza a firmar su sentencia de muerte. –

Juan Domingo Perón

Como dijo el gran filósofo: Contra la muerte no hay ley, mata al papa, mata al rey, y solo quedara…. Nada…..

Responder
Súper héroe sin capa 7 septiembre, 2020 at 1:06 am

Para pagar los Jhonny Walker etiqueta azul.
Alguna vez en la vida, se tenía que dar el gusto Gustavito.
Un ejemplo

Responder
Carla 7 septiembre, 2020 at 8:26 am

Una vergüenza salarios congelados y contratos de obra con 21000 hace año y medio

Responder
CONDE 7 septiembre, 2020 at 11:02 am

QUE TRISTEZA, QUE NECESIDAD VIVIR EN TANTA OPULENCIA, ES OFENSIVO, FALSO, PAGADO CON LO AJENO, TRISTE PRESENTE, CORRUPCIÓN MORAL.

Responder
Dios lo perdone xq el pueblo no 7 septiembre, 2020 at 12:03 pm

Esto no tiene perdon de Dios xq es un insensible que no mira un poco a su alrededor como hay niños sin comer q viven en la misera pasando frio

Responder
CAROLA 7 septiembre, 2020 at 12:04 pm

ESTE TIPO SE CREE Q NOSOTROS LABURAMOS PAGAMOS IMPUESTO CUANDO PODEMOS PARA QUE EL Y SUS AMIGOTES VIVAN DE JODA? ESTA MUY EQUIVOCAPO

Responder
BORGES, MIRTA 7 septiembre, 2020 at 12:34 pm

GUSTAVO BORDET RESULTO SER “UN POBRE TIPO”…

Responder

Dejar Comentario