Nadie le cree a Bordet: A pesar de los anuncios, fuerte movilización de los privados en la Casa gris y hasta en la residencia del Gobernador

Compartir:

Si el Gobierno pensaba que con las proclamas de las habilitaciones desarticularía las manifestaciones, le salió mal, los castigados privados prostestaron con una larga caravana de autos, bocinazos, llegando incluso a una de las mansiones del mandatario.

Como viene siendo una constante en la capital entrerriana, este viernes nuevamente el sector privado se movilizó y manifestó en contra de las restricciones dispuestas nuevamente por el Gobierno provincial.

El viernes 31 de agosto, el gobernador Gustavo Bordet, mediante un encuentro virtual con sus pares, le comunicaba al presidente, Alberto Fernández su decisión de regreso de fases y, consecuentemente, otras vez restricciones que solo afectan a los privados, porque los público, aunque con ajuste, todos los meses cobran igual.

Para los privados la cuestión es dramática, hace 6 meses que no generan con trabajo, aunque desde ATER y demás organismos impositivos no cesan con las intimaciones y exigencia s tributarias.

Para colmo, a pesar de no poseer recursos, en las pocas semanas que les permitieron trabajar, tuvieron que invertir importantes cifras para readecuar sus locales para la atención al público con medidas sanitarias.

El Gobierno Provincial, evidenciando su incapacidad de afrontar absolutamente la pandemia, la desinversión en materia sanitaria y la desidia para revertir en un mínimo porcentaje el colapso sanitario, recurrió al facilismo de cerrar absolutamente por completo a gastronómicos y gimnasio, al resto de las actividades como los hoteleros y el turismo en general, nunca los ayudó.

Este jueves por la noche, a pesar de que los casos no han bajado respecto de las cifras en el momento que decidió el regreso de fase, el gobernador anunció que nuevamente habilitaría a bares, restaurantes y gimnasios.

El anuncio en si fue llamativo, para este viernes estaba previsto una nueva movilización del sector en contra del Gobierno provincial y exigiendo la apertura, leyéndose el mismo como una estrategia para desarticular la protesta.

Lejos de creer las palabras del mandatario, los privados se movilizaron igual hacia la Casa Gris y con una caravana de autos y bocinazos, expresaron la incontenible bronca y el drama que padecen por la falta de recursos por el impedimento de trabajar.

La protesta fue la más fuerte que se ha registrado en Paraná, incluso varios de los manifestantes se apostaron en las puertas de una de las residencias del gobernador en la capital entrerriana.

Compartir:

Dejar Comentario