Empresarios del juego presionan fuertemente al gobierno para que abran los casinos y salas en la provincia

Compartir:

Ante la fuerte presión, es inminente la habilitación para los empresarios, aunque hay dudas en las autoridades acerca de cómo comunicar la autorización.

En la provincia de Entre Ríos es inminente la apertura de casinos y salas de juego, que llevan más de seis meses cerrados por el decreto de aislamiento social preventivo y obligatorio por la pandemia del coronavirus, emitido por el presidente de la Nación, Alberto Fernández.

Desde hace tiempo, los empresarios del juego ejercen una fuerte presión sobre las autoridades del gobierno provincial, que tienen autonomía para decidir qué actividades se habilitan o no en el territorio provincial.

Con esta presión, el gobierno provincial está evaluando otorgar el permiso a los casinos y salas de juego ubicadas en el territorio provincial, algo que ocurriría en los próximos días, aunque el anuncio se ha venido retrasando por el fuerte enojo que podría provocar en otros sectores.

Cabe destacar que desde hace meses la Plaza Mansilla, frente a Casa de Gobierno, recibe permanentemente manifestantes de diferentes emprendimientos, empresas y negocios privados que se han visto impedidos de trabajar por la cuarentena o han podido hacerlo con grandes restricciones.

Estos privados piden al gobierno provincial medidas que les sirvan para sobrellevar la fuerte crisis que atraviesan, como beneficios económicos, financieros e impositivos, pero lamentan que, hasta el momento, las soluciones propuestas por la provincia son insuficientes.

Sin embargo, mientras los pequeños emprendedores y empresarios están quebrando y piden de manera urgente una ayuda a la provincia, el gobierno les viene dando la espalda y desoyendo los reclamos, a pesar de la gran cantidad de fuentes de trabajo que se han perdido en aquellos sectores que se vieron afectados por la pandemia.

Pero ante la presión de los grandes empresarios de la noche y del juego, con quienes los compromisos políticos abundan, la provincia ya cedió y estaría esperando el momento propicio para hacer el anuncio.

De todos modos, la habilitación de los casinos y salas de juego significaría un gran riesgo para la situación epidemiológica de la ciudad y la provincia, porque el cumplimiento de los protocolos sanitarios, principalmente en cuanto a la higiene personal, es difícil de controlar.

Además, es conocido que uno de los casinos más importantes de la provincia, el de Victoria, del empresario Daniel Mautone, recibe jugadores tanto de Entre Ríos como de Rosario, ciudad que fue declarada con circulación comunitaria de coronavirus y en donde los casos aumentan de manera preocupante.

Un foco de contagio dentro del casino podría desencadenar en una gran cadena de infecciones en diferentes ciudades de la provincia, incluso en aquellas que hasta el momento tienen controlada la situación.

Cabe suponer que en el contexto del juego, en medio de la adrenalina de las maquinitas y demás, será muy difícil para quienes concurran a las salas el hecho de seguir el protocolo sanitario, por lo que el virus podría propagarse rápidamente entre una gran cantidad de personas.

Mientras tanto, otros emprendedores, con realidades económicas muchísimo más modestas que los empresarios del juego, y que están literalmente al borde de la quiebra, le piden al gobierno provincial que los habilite.

Para estos pequeños empresarios, el seguimiento de los protocolos es muy estricto, ya que son conscientes de que necesitan de sus trabajos para subsistir, por lo que son muy responsables tanto en el cuidado personal como en el de sus clientes.

En el caso de los casinos y las salas, el único gran interés de los empresarios es que las personas se gasten hasta lo que no tienen en el juego, ya que, si un cliente se enferma y no puede concurrir más, igualmente vendrá otro atrás.

Es más, está comprobado estadísticamente que los días de cobro de las asignaciones familiares y subsidios estatales, inmediatamente se llenan las salas de juego, por lo que podría decirse que son los empresarios de la timba quienes se quedan con las ayudas del Estado, como así también con sueldos enteros de grandes grupos de agentes municipales y provinciales.

Más allá de eso, el gobierno provincial está próximo a anunciar la habilitación de los casinos y salas de juego, sin importar si hay contagios o no y si se agrava la situación epidemiológica de la provincia, porque los compromisos políticos son más fuertes que todo.

Compartir:

Dejar Comentario