Escándalo en Uruguay entre un intendente y un empresario que terminó preso, con el senador Amavet involucrado

Compartir:

Ocurrió en villa Mantero a raíz de una ordenanza municipal que perjudica a una empresa de granos y en el medio del conflicto quedó el legislador provincial, que no quiso intervenir.

Un escándalo de gran magnitud se suscitó en la localidad de Villa Mantero a raíz de la decisión del municipio local de colocar limitadores de altura en algunas calles de la ciudad y el senador departamental Horacio Amavet quedó en el medio del conflicto entre el intendente y un empresario.

La medida afectaba particularmente a una empresa de granos de la localidad, ya que imposibilita el ingreso de camiones que hacen carga y descarga de insumos, materia prima y demás.

Se trata de la empresa Moligranos Sociedad Anónima, una de las de mayor importancia de la zona y que da empleo a casi 30 personas, y que tiene su sede en inmediaciones de la plaza principal del pueblo, en donde se colocaría uno de los limitadores de altura.

A raíz de ello, desde la empresa entienden que la normativa municipal los complica seriamente en sus actividades productivas y comerciales, por la dificultad de los camiones para acceder hasta la sede.

La medida fue impulsada por el intendente, Hernán Niz, que fue denunciado por persecución laboral por algunos empleados y por violar la cuarentena por los propios vecinos de la localidad.

Denuncian al intendente de Villa Mantero por persecución laboral

Según sostienen en Mantero, Niz responde al grupo del senador departamental Horacio Amavet y al gobernador Gustavo Bordet.

Desde la empresa interpretaron la colocación del limitador de altura como un ataque directo a una de las mayores fuentes laborales de la localidad.

Es por ello que el escándalo se suscitó cuando los agentes municipales, acompañados por el intendente Niz y algunos funcionarios, se presentaron frente a la plaza para colocar el arco que establece el límite de altura de los vehículos que pasan por debajo de él.

A modo de protesta,  un representante de la Sociedad Anónima, Claudio Loisi, atravesó un camión en el lugar, con el fin de obstaculizar la construcción, ya que los empresarios entienden que son perjudicados con la obra.

Por ese accionar, las autoridades municipales llamaron a la policía de Entre Ríos, y los efectivos detuvieron al empresario que se opuso a la colocación del limitador de velocidad.

Durante el tratamiento de la ordenanza impulsada por el Ejecutivo, los concejales del PJ habían asegurado que el proyecto no afectaría el funcionamiento de la empresa, aunque desde la Sociedad Anónima sostienen lo contrario.

Ante el tamaño que tomó el conflicto, las autoridades municipales y los empresarios pidieron la intervención del legislador provincial Horacio Amavet, que representa al departamento en la Cámara de Senadores.

Sin embargo, la respuesta descolocó a ambas partes, ya que el legislador se desligó totalmente del asunto y dijo “yo no me meto en conflictos del intendente y los vecinos, estoy para otra cosa”.

Por la indiferencia del senador, un productor terminó preso y el municipio fuertemente enfrentado con la empresa

Actualmente, Loisi se encuentra demorado, según señalan desde la empresa, quienes manifiestan que la colocación del arco perjudica fuertemente a una gran fuente laboral de la zona, que además tiene mucha antigüedad en Mantero.

Por otra parte, afirman que la ordenanza fue aprobada en un momento muy poco oportuno, en plena pandemia, cuando para poder operar la empresa tiene que adaptarse al cumplimiento de los protocolos y demás.

Según señalan desde la empresa, la medida impulsada por el Ejecutivo tiene intencionalidad política y apunta a perjudicar a la empresa, por lo que se opusieron fuertemente, al punto tal que uno de los representantes atravesó un camión para impedir que se llevara adelante la obra.

Ahora resta por ver la situación del empresario y las medidas a seguir por la sociedad anónima, mientras el conflicto parece estar lejos de llegar a una solución y el senador se desligó totalmente porque, según sus propias palabras, está “para otra cosa”.

Compartir:

3 comentarios

Cristian 16 septiembre, 2020 at 3:34 pm

estan todos locos los gobernantes, justo ahora en plena pandemia cuando no hay laburo, se les ocurre poner mas trabas a las empresas???? estan cada dia peor

Responder
Castelganfolfo 16 septiembre, 2020 at 6:07 pm

Y qué esperaban de Amavet?? Jamás izo otra cosa que hacerce el bueno. Lobo con piel de cordero.

Responder
Mario Bonito 17 septiembre, 2020 at 8:16 am

en lugar de conversar se pelean con los vecinos…………………..

Responder

Dejar Comentario