En el momento más convulso de la provincia, llega Alberto Fernández

El presidente buscará levantar la imagen del gobierno provincial, que entró en default y perdió toda credibilidad.

Este lunes, la plaza Mansilla, frente a Casa de Gobierno, fue el epicentro de fuertes movilizaciones en Paraná, del sector sanitario y el turístico, con reclamos al gobierno provincial, confluyeron el sector público con el privado.

Los enfermeros, el sector sanitario, se movilizaron en tres tandas. A media mañana, los enfermeros fueron a Casa de Gobierno, reclamando por ser los menores pagos del país. Casa de Gobierno estaba vacía, abandonada, no estaba ni el gobernador Gustavo Bordet, ni la vice Laura Stratta ni la ministra de Salud, Sonia Velázquez.

A la siesta se movilizaron los del hospital San Roque y a la tarde los del San Martín.

Por la mañana los privados del turismo cortaron calle Santa Fe, después fueron por calle Laprida contramano hasta la esquina de calle San Martín, donde está la secretaría de Turismo.

Los exceptuaron por tres meses de los ingresos brutos, pero igual les fueron a cobrar. Todos los anuncios que había hecho Bordet, con el ministro de Economía Hugo Ballay, el de Producción y Turismo Juan José Bahillo, eran mentira.

Hoy están fundidos, no pueden trabajar, no pueden generar ingresos y les mintieron, les cobraron los impuestos que les dijeron que no les iban a cobrar.

Por ello, dueños de agencias, de hoteles, complejos turísticos, trabajadores del sector se movilizaron hasta Casa de Gobierno.

Allí fueron increpados por un empleado del secretario de Turismo, Gastón Irazusta.

A la par, los docentes siguen movilizando y reclamando porque no tienen paritarias, exigiendo mejoras salariales, mientras el gobierno les da la espalda.

En el medio de todo esto, la provincia anunció que este miércoles llega el presidente Alberto Fernández, que vendrá en el peor momento del gobierno provincial.

Movilizaciones, manifestaciones, negocios y empresas fundidas, la Casa de Gobierno abandonada, acéfala, con desidia, temor, aprietes a los privados que reclaman.

Las autoridades de la provincia desaparecieron de los lugares en donde están sus oficinas. Hoy es tierra de nadie.

Este lunes solamente había policías en las plazas y parques para evitar aglomeraciones, esa era la única presencia de autoridades que pudo verse en la ciudad de Paraná, en busca de mostrar presencia y autoridad.

En tanto, las autoridades siguen publicando en las redes sociales sobre actividades, es lo único que se ve.

Ayer confluyeron los reclamos de trabajadores privados y públicos, y en el medio de eso se anunció la visita de Alberto Fernández, con el fin de que el mandatario calme las aguas.

Sin embargo, el presidente viene anunciando la prolongación de la cuarentena, algunos ajustes, por lo que su visita puede no ser grata para un gran sector de la sociedad.

El mandatario anunciará con Bordet obras públicas, inversiones, firmará convenios, mientras Entre Ríos está en default, entró en cesación de pagos de la millonaria deuda en dólares que contrajo Bordet en 2017.

El panorama no es bueno para el gobierno provincial, la situación es caótica, con reclamos permanentes en la calle y la economía y las finanzas en rojo.

El presidente llegará a firmar convenios, algo que Bordet suele mostrar, con fotos institucionales de firmas con los organismos descentralizados, anunciando obras para el año próximo, inversiones, y demás.

De todos modos, esos anuncios no logran calmar los reclamos de los trabajadores, ni públicos ni privados, y las manifestaciones, lejos de acallarse, se multiplican y son cada vez más masivas.

Este lunes hubo cuatro movilizaciones frente a Casa de Gobierno, mientras las autoridades provinciales siguen con los anuncios, que ya perdieron credibilidad.

Sin posibilidades de recuperar la confianza, invitaron a Alberto Fernández, conscientes de que ya no la pueden recuperar.

Resta esperar qué efecto tiene en la gente y en el justicialismo la visita del presidente, que actualmente tampoco atraviesa su mejor momento, ya que supo tener más de 80% de imagen positiva cuando anunció la cuarentena, pero se fue erosionando con el tiempo, la pandemia, la inflación y el desempleo.

Más allá de eso, la visita del presidente logrará que los funcionarios, legisladores, autoridades provinciales, salgan de los escondites en los que se encuentran desde hace más de siete meses.

Hoy la única autoridad que se ve en la calle en Paraná son los policías de la provincia, pero los miembros del gobierno están totalmente ausentes, aunque claro, con goce de sueldo.

En medio del momento más difícil de la provincia, Alberto Fernández llegará a Entre Ríos con el objetivo de levantar la imagen del gobierno entrerriano.

2 comentarios

Raul 22 septiembre, 2020 at 2:31 pm

Va a salir espantado cuando vea la lacra de funcionarios y legisladores que hay en Entre Ríos

Responder
Juancho 23 septiembre, 2020 at 9:10 am

Los que tiene allá, son iguales o peor, empezando por Ginés.

Responder

Dejar Comentario