Poca participación, mucho corte y voto en blanco, los protagonistas del domingo

Compartir:

Es notorio el escaso movimiento del justicialismo, que no repartió boletas y no tendrá movilización en las PASO, algo que contrasta con lo hecho en las elecciones provinciales de junio.

Este domingo son las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias para elegir candidatos a presidente, a diputados y senadores nacionales para las generales de octubre.

Los grandes protagonistas de esta elección serán el voto en blanco, el corte de boleta y la escasa participación de los electores, ya que se estima que apenas un 70% del padrón concurrirá a las urnas.

Los partidos políticos mayoritarios optaron por diferentes estrategias para encarar esta elección. Mientras que Juntos por el Cambio tiene internas y sus precandidatos salieron a repartir boletas, el Partido Justicialista entrerriano prefirió esconder las balotas.

La estrategia del gobernador Gustavo Bordet, asesorado por su equipo de campaña, fue no sacar las boletas a la calle, no poner autos a disposición el día de los comicios, y poca movilización.

Esta táctica, sin embargo, no fue bien recibida por la militancia y la dirigencia justicialista, que fue privada de sus principales folklores, las caminatas, actos, la pega de afiches y el reparto de boletas.

El día mismo de los comicios tampoco habrá movilización peronista y no hay remises ni autos particulares puestos a disposición de los electores, como suelen hacer los partidos políticos y de hecho lo hará el radicalismo, ya que generalmente al pasajero se le da la boleta y la estrategia es que no lleguen a las urnas con el voto ya preparado.

Es más, en la noche de este jueves comenzó a circular por Whatsapp una solicitada de la seccional 11 y mensajes de otras seccionales en los que expresan su preocupación porque la movilidad para el domingo no está garantizada.

La situación genera gran malestar con los candidatos y los dirigentes del Partido Justicialista porque no ponen los vehículos ni aportan nafta para movilizar, algo tradicional en el PJ para lograr los votos de los vecinos de los barrios más humildes, fundamental con el paro de colectivos en la capital provincial.

Además, afirman que tampoco habrá la importante logística que suele verse a disposición de los fiscales, por lo que hay un fuerte enojo y algunos comentan que va “todo para atrás” en el PJ.

La idea del gobernador Bordet y de su equipo es que los electores se encuentren con las balotas recién cuando lleguen al cuarto oscuro, ya que la gran preocupación en los partidos políticos para esta elección es el corte de boleta.

Hasta ahora, en la capital provincial y en las ciudades más grandes de la provincia, la movilización peronista solo se ha visto a favor de la fórmula de los Fernández.

El poco movimiento del justicialismo entrerriano se contrasta con el reparto de boleta masivo, los actos en todos los barrios y las grandes caminatas que se hicieron para el pasado 9 de junio.

Una de las grandes incógnitas de este domingo es si el oficialismo entrerriano logrará mantener el 58% obtenido en junio, ya que, según los números que se manejan, habría perdido unos 20 puntos en los dos meses que pasaron desde las elecciones provinciales.

Hoy la paridad entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio es absoluta en la provincia, y se ve con más fuerza aún en Paraná, en donde en junio la lista de Bordet, obtuvo 125 en el departamento Paraná, de los cuales, 85 mil fueron de la capital provincial, claves para que el justicialismo se impusiera en la provincia.

En Entre Ríos, además de dos bancas en el senado y tres en diputados, se disputa el poder político de cara a lo que resta de la actual gestión y a la siguiente.

Lejos de esperarse una gran convocatoria, la cantidad de electores apenas rondará el 70%, mientras que el corte de boleta y el voto en blanco serán los grandes protagonistas en las urnas.

Compartir:

Dejar Comentario