El nuevo gabinete de Bordet y los nombres para organismos descentralizados

Compartir:

Dura reacción en el kirchnerismo a publicaciones de algunos medios nacionales que sostenían que el gobernador es uno de los preferidos de Alberto Fernández, algo que calificaron como una operación de prensa.

El gobernador Gustavo Bordet anunció cambios en su gabinete a partir de diciembre, cuando comience su segunda y última gestión al frente de la provincia de Entre Ríos.

Las elecciones del pasado domingo demostraron que en la provincia hay una realidad interna diferente a la que se reflejó el pasado 9 de junio, cuando Bordet resultó reelecto.

Este 11 de agosto, con el diario del lunes, el aplastante triunfo de Cristina Fernández de Kirchner, en binomio con Alberto Fernández, demostró que el kirchnerismo fue imprescindible para que el gobernador accediera a su segundo mandato dos meses atrás.

Quedó claro que el electorado votó en contra del presidente Mauricio Macri, castigando las políticas del gobierno nacional. Vaya paradoja, porque Bordet hasta el momento había mostrado una excelente relación con el mandatario y sus principales ministros.

Esto impedía que integrara el gabinete provincial o algún organismo descentralizado cualquier dirigente kirchnerista, que a lo largo de la gestión del gobernador fueron demonizados, al igual que hacía el presidente con su antecesora.

Así las cosas, surge la incógnita de los lugares de participación que tendrá este espacio y otros sectores del justicialismo en el gabinete reestructurado de Bordet y en los organismos descentralizados a partir de diciembre, algo que hasta hoy tenían vedado.

Con la cuenta regresiva en marcha, los mentideros del PJ sostienen que el gobernador no podrá darse el lujo a partir de diciembre de enfrentarse o pelearse con otros sectores del peronismo entrerriano, mucho menos con aquellos que tienen proyección política a futuro.

Uno de ellos es el vicegobernador Adán Bahl, intendente electo de Paraná. Actualmente, su sector no ocupa cargos de relevancia en la estructura provincial, a pesar del importante puesto que ostenta él mismo, aunque últimamente ha limado algunas asperezas con el gobernador y se sientan juntos más seguido.

Los intendentes reelectos de Concordia y Gualeguaychú, Enrique Cresto y Martín Piaggio, son de los que suenan también para tomar las riendas de la provincia a partir de diciembre 2023, y seguramente reclamarán su lugar desde 2019. Ambos mantienen un gran acercamiento tanto con Alberto Fernández como con Cristina Kirchner.

Aunque en Gualeguaychú se dio, sorpresivamente, la elección más pareja de la provincia entre las fórmulas presidenciales de los Fernández y la de Macri, el intendente ha demostrado ser fuerte en su localidad, una de las más grandes de Entre Ríos.

Otra gran incógnita es qué lugares ocupará el kirchnerismo, que demostró con creces su fortaleza el pasado domingo y que, a posteriori, se reveló fundamental para el triunfo que obtuvo Bordet en junio.

Mientras el espacio de la ex presidenta era demonizado a nivel nacional por el presidente Macri, en la provincia esa función de denostar al kirchnerismo y a su líder la cumplían Bordet, que eliminó todo vestigio de este espacio en el gabinete y en los cargos provinciales, cumpliendo pedidos del macrismo.

Es más, aunque el gobernador llegó a su cargo de la mano de Urribarri, el sector del presidente de la nación solicitó que el ex gobernador fuera removido de la presidencia de la Cámara de Diputados para poner en su lugar a Juan Navarro, algo que no se logró porque el sector de Bordet no pudo quebrar a algunos legisladores del PJ, que optaron por mantener al ex gobernador en su cargo.

Hoy, la situación cambio y los sectores de Sergio Urribarri, Julio Solanas, Pedro Báez y La Cámpora, están agrandados con el triunfo de Cristina Kirchner, y pueden hacer alarde de su buena relación con la ex presidenta.

Los mentideros políticos también comentan que la ex mandataria no tiene memoria frágil y que, seguramente, mientras se proyecta ya en el sillón de la presidencia del Senado de la nación, recuerda quiénes la defendieron en sus momentos más difíciles y que durante sus pasos por los tribunales de Comodoro Py, a su lado estuvieron Urribarri, Blanca Osuna, Báez, mientras otros la demonizaban, daban por acabado su ciclo y pedían excluirla del peronismo y prisión para ella.

Tampoco hay que perder de vista que Julio Solanas declinó sus aspiraciones a la gobernación en pos del acuerdo por la unidad del justicialismo, que fue el que le permitió a Bordet acceder a la reelección con los votos kirchneristas.

Es por eso que queda por ver si el gobernador mantendrá a su gente en el gabinete y en organismos descentralizados, más allá de que hay varios cambios obligados porque entre ellos hay funcionarios desgastados, fuertemente cuestionados y sospechados, por lo que cayó en pocos meses la imagen de la gestión del gobernador y en pocos días en se licuaron más de 41 mil votos de Bordet en la capital provincial.

Serán los últimos cuatro años de Bordet al frente de la gobernación, y los mentideros sostienen que pasarán volando y que no puede permitirse afrontar la cuenta regresiva con disputas internas con sectores que puedan ir limando su poder político en la provincia.

Si bien Bahl recibirá el municipio de Paraná con serias complicaciones, se trata de todos modos del intendente de la capital provincial, y su proyección política hacia 2023 es un hecho, al igual que la de los intendentes Cresto y Piaggio.

El kirchnerismo es el otro gran sector que reclamará participación, conscientes de que Bordet le debe a los votos de este espacio su continuidad al frente de la provincia, aunque algunos seguramente ocuparán algún lugar de relevancia en la nación de la mano de la ideóloga de que Alberto Fernández fuera candidato a presidente.

Si bien en algunos medios nacionales actualmente se dice que uno de los gobernadores preferidos de Fernández es Bordet, desde el kirchnerismo sostienen que esta es una operación del gobernador y de su equipo de comunicación para mejorar su imagen, aunque arriba ya todos le tienen picado el boleto.

Entre los mentideros peronistas nacionaes comentaron entre risas la publicación en el medio de tirada nacional, considerando que si hay un gobernador de preferencia de Fernandez, del vamos, sale el nombre de Axel Kicillof, existiendo luego varios más de importancia, antes que Bordet.

Un Kicillof que tiene gran llegada y vinculación al kirchnerismo entrerriano. No hay que olvidarse que el futuro mandatario bonaerense arribó a la capital entrerriana de la mano de Urribarri en un actazo que aún es recordado entre las filas K por su importante convocatoria al Echague.

Un acto que no cayó nada bien en aquel momento el bordetismo, es más, muchos recuerdan la orden del gobernador hacia sus funcionarios de no participación al mismo, comentándose fuertemente en aquel momento el pedido de renuncia inmediata para quienes asistan.

Sin dudas, la conformación del gabinete del gobernador y la asignación de cargos en organismos descentralizados a partir de diciembre marcará el futuro político de Bordet, con el ocaso de su gestión a la vista.

Un Bordet que en el acuerdo de unidad con el peronismo nacional exigió que estos no se  metan en su armado provincial, comprometiéndose a no se meterse en el armado nacional, bajándose en consecuencia los candidatos de Unidad Ciudadana, puntualmente Solanas que lideraba la propuesta para la gobernación en el espacio. Acuerdo que no fue cumplido por el mandatario provincial que puso sus propios candidatos y no dejó que los dirigentes nacionales dispusieran también de la lista.

Evidentemente, la relación de Bordet con la gente de confianza de Cristina Kirchner en la provincia está rota, pero la conformación del gabinete determinará si será una alianza definitiva, o un rompimiento total.

Entre Ríos es en una provincia que a fin de año se encontrará con una enorme fragilidad de recursos y necesitará un acercamiento a nivel nacional para un gran apoyo, como lo tuvo con el gobierno de Macri.

Compartir:

6 comentarios

Lacampora 17 agosto, 2019 at 11:09 am

A Bordet se las vamos a cobrar una por una. Por todos los compañeros perseguidos por Kueide, Romero y compañía

Responder
Teresa 17 agosto, 2019 at 1:50 pm

Bordet es el claro ejemplo que puede ganar la antipolitica!!

Responder
Pololo 17 agosto, 2019 at 2:33 pm

Que pasa bordet con los contratados de obra del ministerio de desarrollo social que no estamos cobrando con aumento… Gustavito tiranos un centro..

Responder
Flopy 20 agosto, 2019 at 8:58 am

En el IPRODI la gente trabajando hace casi NUEVE MESES y todavía ni novedades de la aprobación del Contrato. Gestión STRATTA

Responder
Natalia 19 agosto, 2019 at 10:55 am

La nueva de Gonzalez. Ahora desembolsa fondos públicos para el alquiler de un departamento lujoso enfrente a Enersa y tecnología para armarle la oficina donde se dedican a hacer política el Pali Bertochi y sus secuaces. Una vergüenza

Responder
CHANCLETA 28 agosto, 2019 at 11:41 am

SEÑOR GOBERNADOR CON TODO RESPETO… ESPERO NO NOMBRE NUEVAMENTE EN LOS ORGANISMOS DESCENTRALIZADOS COMO EL TUNEL SUBFLUVIAL A JUAN JOSE MARTINEZ YA QUE ESTA CUESTIONADO DE MAL MANEJO DE LO ECONOMICO DEL ENTE, DE HACER FALSAS LICITACIONES EN EL COMPLEJO… ADEMAS SE RASGA LAS VESTIDURAS DICIENDO QUE EL ES COMPAÑERO Y PERSIGUE A LOS EMPLEADOS, INVENTA COSAS PARA SANCIONAR, DIO CATEGORIAS A PERSONAS QUE PUSO EL, PUSO A LA HIJASTRA EN TESORERIA Y NO SABE LO QUE ES UNO MAS UNO…. SI ESTA PERSONA SIGUE COMO DIRECTOR DEL ENTE, NO TARDARA EN CAMBIARLE EL NOMBRE DE TUNEL SUBFLUVIAL SILVESTRE BEGNIS CON EL NOMBRE “8 DE OCTUBRE”… YA QUE POLITIZO DICHO ENTE.

Responder

Dejar Comentario