Cresto le baja la concesión al emprendimiento de los polémicos Marizza, Bruffal y compañía

Compartir:

Ante varios incumplimientos contractuales, el intendente solicito al HCD la rescisión de la concesión de la explotación de los galpones del puerto que otorgó Bordet en favor de Puerto Príncipe S.A.

Ingresó al Concejo Deliberante de la ciudad de Concordia un proyecto de ordenanza que genera cierto revuelo en el ámbito político de la provincia.

Se trata de un proyecto de ordenanza elevado al cuerpo por el Ejecutivo Municipal, que dispone la rescisión del contrato de concesión de los galpones del puerto, que en el año 2015 firmó el entonces intendente Gustavo Bordet en favor de la Sociedad Anónima “Puerto Príncipe”.

La firma fue confeccionada pura y exclusivamente para presentarse a la licitación que convocó la gestión municipal de Bordet, respaldada en una ordenanza aprobada por el Concejo Deliberante de entonces.

La sociedad anónima reunió a cuatro poderosa empresas e entidades vinculadas estrechamente con la obra pública y los negocios con el Estado.

Caballi S.A. de Miguel Marizza, Szczech & Szczech de Nestor Szczech, OIC SA de Daniel Hereñú y la Mutual Modelo de Adrián Bruffal.

Todos los nombrados están siendo investigados por la justicia en virtud de supuestos delitos contra la administración pública.

La “carátula” del expediente que ingresó al HCD proveniente del Ejecutivo resume lo medular de la iniciativa: “sobre rescisión contrato de concesión de dos predios en Costanera Central”.

El primer artículo de la parte resolutiva expresa: “Disponer la rescisión del Contrato de Concesión suscripto con fecha 7 de octubre de 2015 en el marco de la Licitación Pública N° 44/2015 ‘Concesión de Uso y Explotación de Dos predios (Galpones y Áreas de Explanadas) situados en la costanera de Concordia para el desarrollo de la Actividad como Conjunto de Gastronomía, Espectáculos Públicos y Guardería Náutica’ (…) por incumplimiento de lo dispuesto en la cláusula cuarta Objeto Principal y Servicios Complementarios 1) Guardería Náutica, Galpón N° 1, por los fundamentos expuestos en los considerandos de la presente”.

De no sufrir el proyecto modificaciones importantes en su redacción, el municipio se apresta a dar por terminada la relación contractual en su totalidad, esgrimiendo como justificación los incumplimientos en que incurrió la S.A. , al no haber desarrollado en el Galpón 1 lo que estaba pactado: gastronomía, guardería náutica y espectáculos.

El concejal Alberto Armanazqui, además de adelantar el respaldo del bloque oficialista a la iniciativa del intendente, precisó que Puerto Príncipe también adeudaría declaraciones juradas de la Tasa Comercial desde 2018 y que este incumplimiento sería agregado a las causales de rescisión. Es más, dejó entrever que podría haber pagos pendientes en concepto de canon, aunque aclaró que aún no accedió a la documentación probatoria.

Armanazqui no dudó en que el proyecto hace caer la totalidad de la concesión, de manera tal que la comuna recuperará tanto el galpón donde actualmente funciona la disco “B612” como el restante.

El presidente de la bancada oficialista no consideró probable que tras la rescisión del actual contrato pudiera firmarse uno nuevo que permita dar continuidad al boliche bailable. “Hasta donde sé, la idea es que el municipio vuelva a disponer de ambos galpones”, respondió ante una consulta puntual de El Entre Ríos.

Ya en el año 2016, en los comienzos de la gestión de Enrique Cresto, el EMCONTUR (Ente Mixto Concordiense de Turismo) había denunciado incumplimientos de Puerto Príncipe, especialmente en lo referido a la presentación del cronograma de obras y el pago del canon.

La empresa salió del paso justificando las demoras por la inundación que a fin de 2015 afectó a la ciudad y en especial al Puerto. La cuestión se zanjó con una nota intimándola a que presente el plan de trabajo y que se ponga al día con los pagos. De esta manera, la sangre no llegó al río y meses después el boliche bailable comenzó a funcionar, habilitado por la comuna.

Pero en diciembre de 2017 la relaciones entre la comuna y Puerto Príncipe volvieron a tensarse. José Cañete, desde la jefatura administrativa de la Unidad Coordinación y Control de Gestión de la Municipalidad hizo notar a la Dirección de Asuntos Jurídicos que en el galpón 1 la firma no había llevado adelante ninguna de las obras comprometidas. ¿Cómo constató el incumplimiento? Fue en oportunidad en que el concesionario le “prestó” el lugar a la municipalidad para llevar adelante la Expo Navidad.

El paso siguiente fue la confección de un “acta de constatación” del incumplimiento “parcial” de contrato y el envío de intimaciones al concesionario.

A fines de 2018, el intendente Enrique Tomás Cresto, dio un paso más. Invocando el estado de “abandono” en que se encontraba el Galpón 1, autorizó al Ente de Gestión de Costanera a “realizar (en ese lugar) las reformas estructurales para el cumplimiento de sus objetivos”, a la par que notificó a Puerto Príncipe de que debía presentarse dentro de un plazo de 48 horas para tomar conocimiento del acta de constatación del incumplimiento parcial del contrato “bajo apercibimiento de dar por rescindida la concesión”.

Meses después aparece el proyecto de ordenanza del Poder Ejecutivo en el que dispone hacer caer la concesión a la firma.

Fuente: El Entre Ríos y El Portal de Ricardo David

Compartir:

1 comentario

alberto 17 septiembre, 2019 at 10:08 am

COMO DEBE SER… QUE SE CREEN QUE SON ESTA GENTE QUE HAY DETRAS QUE HACEN LO QUE QUIEREN, ACA EN PARANA TAMBIEN LE DIERON EL MOLINO ROJO HICIERON LO Q QUICIERON AHI NADIE CONTROLO NADA

Responder

Dejar Comentario