El “transparente” Kueider a la Justicia por negarse a brindar información publica

Compartir:

El secretario general de la gobernación no gana para disgustos, tras perder las elecciones contra De Angeli, ahora deberá comparecer en Tribunales por incumplir con las obligaciones como  funcionario público.

“La transparencia en este  gobierno provincial ha sido uno de los ejes fundamentales desde el primer día”, constituye la muletilla preferida del secretario general de la gobernación a cargo del ministerio de cultura y comunicación de la provincia.

Pero, del dicho al hecho, hay un trecho, más para los funcionarios de la actual gestión provincial – como Kueider- que, en su gran mayoría, se toman muy a la ligera el derecho a la información pública que les asiste a los ciudadanos.

Desde el año 2005 rige en la Provincia de Entre Ríos el decreto 1169, el cual reglamenta el ejercicio de un derecho constitucional que surge de aquellos derechos implícitos contendidos en el artículo 33 de la Constitución Nacional y de los Tratados internacionales con jerarquía constitucional.

En Entre Ríos se constitucionalizó en el 2008, con la reforma de los Convencionales Constituyentes.

Normativas de máxima trascendencia, que, no obstante, los funcionarios provinciales se encargan constantemente de avasallar, negándose, ya sea en forma expresa como tácitamente, a brindar la información pública cuando le es requerida.

Tal es el caso del Kueider. El pasado 19 de septiembre ingresó por mesas de entradas de Gobernación un pedido de acceso a la información pública, el ciudadano requirente quería conocer sobre ciertos manejos de la publicidad oficial durante varios periodos de la actual gestión provincial.

La materia de la pretensión es facultad exclusiva de la secretaria general de la gobernación que conduce Kueider, ya que la misma tiene a su cargo,  absorbió, las funciones del ministerio de cultura y comunicación.

El 1º de octubre llegaba “la respuesta” del importante funcionario, mano derecha y estratega político del gobernador Gustavo Bordet.

Las comillas de la expresión “la respuesta” son en un todo antojadizas, ya que para nada la misma conformó al requirente: de las siete consultas hechas, Kueider respondió solo una, al resto las contestó con manifiestas evasivas.

Es más, con un total desapego del reglamento sobre el acceso a la información pública, le manifestó al ciudadano, palabras más, palabras menos, que si quería saber con más precisiones que concurra a las áreas que corresponde y lea los expedientes.

Con la respuesta otorgada al ciudadano, surgía claro que el apego a las leyes y la transparencia no son su fuerte, motivando una acción de amparo por parte del requirente contra el funcionario.

La demanda se interpuso el pasado 30 de octubre, al otro día, era notificado de la misma el funcionario, otorgándole 7 días corridos la Justicia para que la responda.

Ahora el secretario general de la gobernación a cargo del ministerio de cultura y comunicación, deberá comparecer a la Justicia por haber incumplido con los deberes que imponen las leyes a los funcionarios públicos.

La demanda a Kueider, llega en un momento donde el funcionario no se encuentra nada bien política e institucionalmente hablando.

El domingo pasado Kueider, cabeza de lista, principal operador y estratega de la campaña que condujo Bordet, perdía las elecciones contra un hombre que no tiene la mejor consideración ni en sus propias filas ni en la ciudadanía, un contrincante débil, el senador nacional Alfredo De Angeli, el mismo que casi le ganó a Bordet en el 2015.

Un legislador que no tiene un atisbo de estructura propia, que no moviliza por sí mismo, que tampoco es conocido por sus proyectos legislativos, mucho menos por gestionar alguna obra para la provincia, derrota a un Kueider que cuenta con toda la estructura del oficialismo provincial a su disposición, como también con los medios de comunicación  de la provincia y que, solo en el 2019, ha accedido al manejo de más de 7000 millones de pesos.

En estas circunstancias, llega un juicio de amparo contra el secretario general de la gobernación por atentar contra un derecho cosntitucional de trascendencia como herramienta de participación ciudadana.

La falta de transparencia del funcionario no provoca sorpresa, incluso existe en la actualidad una investigación penal en su contra por graves hechos de corrupción -es más existe indicadores que exponen a la falta de transparencia y austeridad de la actual gestión como uno de los importantes factores del resultado electoral del 27 de octubre en la Provincia.

Lo que si hace ruido y mucho son los porqués de Kueider para negarse dar precisiones sobre el manejo y las erogaciones en concepto de publicidad oficial.

Fundamentos que ahora son motivo de debate judicial, siendo la Justicia quien los dilucide y, de prosperar la demanda interpuesta contra el importante y “transparente” Kueider, quien condene al funcionario a cumplir con los deberes impuestos en las leyes.

 

Compartir:

Dejar Comentario