La pelea Romero-Mizawak se traslada a la presidencia del Tribunal de Cuentas

El diputado Diego Lara, del sector de la ministra; la abogada Nancy Vinagre, de la ex presidenta del STJ; y Federico Tomas, sin patrocinio, se presentaron al concurso por la presidencia.

Este martes se realizó el concurso para definir el nuevo presidente del Tribunal de Cuentas de la provincia de Entre Ríos.

Los que se presentaron fueron el diputado provincial Diego Lara; la actual secretaria jurídica del organismo, Nanci Vinagre; y el hoy presidente, Federico Tomas.

Los dos primeros trasladarán al campo del Tribunal de Cuentas una disputa de vieja data entre la actual ministra de Justicia, Rosario Romero, y la ex presidenta del Superior Tribunal de Justicia, Claudia Mizawak.

Lara responde al sector político de la ministra, mientras que Vinagre fue socia del estudio jurídico de la actual vocal del STJ, organismo que Romero aspira a presidir algún día, por lo que la pelea entre ambas tendrá un nuevo capítulo con el concurso para presidir el órgano de control.

El nombre de Lara ya había sonado muy fuertemente en otra oportunidad, y hasta hubo un decreto de la ministra Romero que allanaba el camino para el legislador.

Mediante el decreto 2664, al apartado “Antecedentes Profesionales, tanto para abogados como contadores, además de la experiencia en cargos públicos y en el ejercicio libre de la profesión, se le agregó el ítem “antecedentes en el ejercicio de funciones inherentes al control y juzgamiento de funcionarios públicos, desarrolladas en Organismo de naturaleza constitucional”.

Ese detalle posicionaba fuertemente a Lara por sobre el resto de los profesionales del concurso, ya que presidía el Jurado de Enjuiciamiento.

Más allá de eso, hoy la elección estaría más pareja ya que Vinagre llega con el aval de Mizawak, que tiene experiencia en el organismo, ya que actualmente es secretaria jurídica; mientras que Federico Tomas es el actual presidente.

Los antecedentes de todos los aspirantes y la definición de quién finalmente presidirá el organismo quedará a cargo del Consejo de la Magistratura, presidido por Pablo Biaggini; que también responde a Romero; el secretario es Hernán Jorge, director general de asuntos jurídicos, y está integrado, entre otros, por la fiscal Cecilia Goyeneche y Alejandra Davite.

En el concurso para ocupar cargos en el Tribunal de Cuentas, ayer fue la prueba de oposición escrita de los aspirantes a la presidencia, este miércoles es el turno para vocal contador, el jueves corresponde a fiscal de cuentas 1º y 2º, que ocuparán abogados, y el viernes corresponde al tercer fiscal de cuentas, que será un contador.

La discusión se dará cabeza a cabeza entre Lara y Vinagre, y se definirá quién ganará la pulseada, Romero, que va por el poder del organismo de control, o Claudia Mizawak.

4 comentarios

Rolo 20 noviembre, 2019 at 5:33 pm

Ojalá sea la Dra. Vinagre. Excelente profesional y persona.

Responder
Juan 20 noviembre, 2019 at 9:29 pm

La Dra vinagre toda la vida, tiene una extensa trayectoria en el TDC

Responder
Soledad 20 noviembre, 2019 at 9:30 pm

Más allá del respeto que me merece Lara, me parece que no tiene ningún tipo de antecedente en la profesión liberal, voto por la Dra Vinagre

Responder
José Carlos 21 noviembre, 2019 at 8:23 pm

Habría que recordar lo planteado en el juicio político a Chiara Díaz, un hecho gravísimo que protagonizó Lara siendo intendente allá por el 2006.
Por su decisión, el hoy diputado mandó a quemar alrededor de 1.000 libros de la Biblioteca Pública Facundo Arce incluyó botar a la hoguera las obras completas de Julio Verne, una edición de 1920, un Martín Fierro de 1950, y además textos de medicina, literatura, historia, matemática, física, manuales e infinidad de obras de autores contemporáneos, como también un compendio de todas las leyes dictadas en la provincia de Entre Ríos de 1857.
Los libros fueron arrojados al basurero municipal de María Grande por orden del intendente Lara.
La quema se adoptó en el marco de un proceso de reformas del edificio donde está el Concejo Deliberante, lugar que comparte la Biblioteca. El razonamiento oficial fue que, debido a su grado de deterioro, estos ejemplares resultaban absolutamente ilegibles e irrecuperables y que por eso se los desplazaba y daba de baja, según se hizo constar en un comunicado de la Municipalidad de María Grande.
Entre Ríos no se puede permitir tener al único órgano de control externo del gasto público a un funcionario que siendo funcionario, ordenó quemar libros, o si?

Responder

Dejar Comentario