El silencio y el ataque a la prensa, la estrategia del Gobierno ante el escándalo por los aportes de campaña con dineros provenientes del lavado

Escuchas, facturas, inmuebles con asiento en la Provincia allanados, propiedades de gran valor (hasta una isla entrerriana) injustificables, una primera línea de un importante sector del justicialismo relacionada, constancias de la investigación que lleva la justicia federal y que vinculan al oficialismo provincial que se mantiene callado, apostando a la censura.

El 1° de septiembre la noticia de la detención del sindicalista portuario y empresario entrerriano Herme Juárez sacudía fuertemente el ámbito nacional.

No era para menos, más allá de los más de 100 millones de dólares a los que accedería su patrimonio, las escuchas telefónicas que conforman las constancias de la causa salpicaban a media docena de dirigentes políticos de la zona de influencia de Juárez.

De la investigación también surgían sus lazos con la provincia, constatándose aportes de campaña al PJ Victoria para las pasadas elecciones provinciales, como también varias hectáreas de campos, varios inmuebles e incluso hasta una isla en la localidad que vio nacer al portuario.

En la ciudad de las Siete Colinas es conocida la amistad entre el procesado por lavado de activos y el ex diputado provincial y también sindicalista Juan Carlos Almada.

Afirman los mentideros que solía verse a Almada y Juárez, ambos con serias limitaciones económicas tiempo atrás, caminar “en patas” en la época en la que el investigado sindicalista se ganó el apodo de “vino caliente”, porque repartía vinos con una manguera a la hora de la siesta durante el verano.

Pero sus vínculos con la política victoriense no finalizaron cuando Juárez se fue de la ciudad y se expanden hasta la actualidad.

Una muestra surge del expediente que lleva el juez federal Adrián González Charvay, el cual pudo constatar, de las escuchas, como también de una factura, aportes en dinero realizado pro una de las personas jurídicas ligadas a Juárez a la campaña política que el Justicialismo desarrolló en Victoria.

DANIEL BADÍA: Lo pasamos como que nos habían hecho unos trabajos de gigantografía para la cooperativa”. HERME JUÁREZ: ¡Sí señor! ¡Así era! Está, está, está…DANIEL BADÍA: Claro. También pagamos el de la chica de VICTORIA, también con lo mismo. HERME JUÁREZ: Sí, está bien ¿Y cuánto era eso?. DANIEL BADÍA: ¿Cómo?. HERME JUÁREZ: ¿Cuánto era el de la chica de VICTORIA?. DANIEL BADÍA: La chica de VICTORIA… Algo de ciento dieciocho mil pesos ($118.000), una cosa así. HERME JUÁREZ: Bueno, listo. Está todo pago. DANIEL BADÍA: Pero eso está, quedate tranquilo. Sí, está todo pago. HERME JUÁREZ: Dale, dale. DANIEL BADÍA: Listo.”

Ese es el extracto de las escuchas telefónicas que obran en la causa, para el juez federal, la chica de Victoria, es Isa Castagnino, perteneciente al sector de la ministra y vicegobernadora, Laura Stratta.

Ya es conocido por todos que Castagnino llegó a la política de la mano de Stratta, fue esta quien en el 2015, cuando Stratta intentó ser intendenta de su ciudad, llevo a Castagnino como candidata a concejal en lugar 4°, accediendo la misma a la banca en el HCD aunque no Stratta a la intendencia que perdió frente a Domingo Maiocco.

Para el 2019 la ministra tenía nuevamente planes en el ámbito político para su secuaz, la ungió como candidata a intendenta de Victoria, los resultados son conocidos por todos, Castagnino, al igual que su jefa política perdió la intendencia frente a Domingo Maiocco.

¿Fue Castagnino la única beneficiaria del dinero girado por Juárez y que se investiga como proveniente del lavado para la campaña de justicialismo en Victoria? La respuesta negativa surge de los propios banner, pasacalles, gigantografías y afines materiales que se pudieron ver en Victoria.

Las palabras sobran no solo su jefa política, Stratta, aparece en los mismos, sino también Gustavo Bordet.

Sin embargo, ni Stratta ni Bordet se han pronunciado sobre esta gravísima investigación penal en marcha y sus menciones en el material de campaña que se habría adquirido con los dineros turbios de Juárez.

En cambio, eligieron embestir contra la prensa, contra el Portal que dio a conocer a la ciudadanía las graves irregularidades en torno a los fondos de campaña del peronismo en Victoria.

Resulta ser ya una constante, ante el silencio del oficialismo provincial sobre temas vinculados con la corrupción, la consecuente medida es el blindaje con aquellos medios de comunicación afine y actos de censura respecto de aquellos que no se callan.

Actos de censura indirecta como lo son los intentos de llevar a la prensa o a periodistas a la Justicia, una catarata de cartas documentos provenientes de funcionarios de Bordet son la antesala del amedrentamiento, la intimidación para que no se hable más de un tema que el gobierno quiere tapar.

Uno de los ejemplos más notorios de este ataque a la libertad de prensa provino de la propia ministra y vicegobernadora electa, de la misma se esperaba que hable, que explique de donde se financio la campaña del PJ Victoria, ante la envergadura de la investigación de la justicia federal y las conexiones con su muy allegada y persona de confianza Castagnino.

Nuevamente primó el silencio de Stratta, después vino el ataque mediante la censura, y un accionar que resulta ser de una extrema peligrosidad como lo es la judicialización de la política, algo que también es común de la actual gestión provincial.

En este tema puntual, las estrategias las marca otro ministerio importante, el de gobierno y justicia, por las manos y mente de la ministra Rosario Romero es sabido que se emprenden todos y cada una de las acciones o defensas judiciales de Bordet y sus más cercanos.

Los vínculos de Romero y la Justicia son los que le han posicionarse en el oficialismo como la autora de todas las tácticas judiciales, la de Stratta es una más.

Una Stratta que pretende busca que el periodismo se doblegue frente a los graves hechos de corrupción manteniéndose callado, particularmente con el proceso penal de Herme Juárez por lavado de dinero  que la salpica.

Una causa grave, donde existen escuchas, facturas, varios inmuebles con asiento en la Provincia allanados, propiedades de gran valor (hasta una isla entrerriana) injustificables, una primera línea de un importante sector del justicialismo relacionada, constancias de la investigación que lleva la justicia federal y que vinculan al oficialismo provincial que se mantiene callado aunque apostando a la censura.

 

5 comentarios

Héctor 25 noviembre, 2019 at 9:00 pm

espero la justicia aclare todo esto porque es una verguenza

Responder
CARMELA GODOY 25 noviembre, 2019 at 10:01 pm

HAY UNA JUSTICIA DIVINA QUE ES EN LA ÚNICA EN QUE CONFÍO

Responder
Gerardo Ruiz 26 noviembre, 2019 at 7:26 am

Lo único que nos queda es la prensa y la justicia

Responder
tato 26 noviembre, 2019 at 7:43 am

Lo de Stratta se va a ir descubriendo con el tiempo. Le sale pus por todos lados. Lastima la beca que le dieron.

Responder
teresa 1 diciembre, 2019 at 7:51 am

Y…¡Mañana serán PRESOS POLÍTICOS…!!!

Responder

Dejar Comentario