Alto funcionario provincial violó la cuarentena y puso en riesgo a numerosas personas

Compartir:

A pesar del aislamiento obligatorio, convocó a una reunión política sin respetar las medidas de prevención para evitar la propagación del Coronavirus.

Un alto funcionario del gobierno provincial violó este fin de semana el aislamiento social, preventivo y obligatorio decretado por el presidente de la nación, Alberto Fernández, con la intención de evitar la propagación del Coronavirus.

A pesar de las medidas preventivas, el funcionario convocó a una reunión política en su local de Concordia, lo que generó preocupación en el resto de los vecinos de la ciudad debido al alto riesgo de difusión de la enfermedad que eso supone

Se trata del ex precandidato a intendente de esa ciudad, Eduardo Asueta, quien hoy forma parte del Directorio de la Comisión Administradora de los Fondos Especiales de Salto Grande como vocal.

El motivo de la convocatoria, sostienen, fue sacar rédito político de la grave situación suscitada a raíz de la pandemia, y puso en peligro al resto de los vecinos de la ciudad en medio de las medidas sancionadas para proteger a la población.

Asueta es uno de los funcionarios más cercanos a Bordet y a Kueider y fue designado por el gobernador en la CAFESG, considerada una de las grandes agencias de colocación de amigos del poder en este gobierno provincial.

Cafesg, el “aguantadero” de familiares y amigos del poder

En el ente, el funcionario tiene un sueldo que ronda los 210 mil pesos, y desde allí pretende postularse una vez más para la intendencia en 2023, luego de haber perdido las PASO del justicialismo con Enrique Cresto en abril del año pasado.

La convocatoria que lanzó el funcionario, más allá de la indignación que genera por ser considerada un intento por sacar rédito político de esta delicada situación, despertó el enojo generalizado por el peligro que suponen las reuniones para sus participantes, familiares, y el resto de la población.

Además, esta convocatoria va en contra de las medidas preventivas dictadas por el presidente Alberto Fernández e, incluso, confrontan con el pedido del propio Bordet de cumplir con el aislamiento, y de tener responsabilidad y autocuidado.

Más bronca aun causa que el promotor de esta violación de la cuarentena sea una persona con formación, en este caso abogado, y peor aún, designado por el gobernador Bordet para representar y defender los intereses de los entrerrianos, en este caso desde la CAFESG.

También llamó la atención de los vecinos que, a pesar de que se vio gente llegar al local de calle San Lorenzo a lo largo de la tarde, personal policial no actuó para evitar que se concretara la reunión o para, por lo menos, constatar que se cumplieran las mínimas medidas de prevención, como la distancia prudencial entre personas y demás.

 

 

 

 

 

 

 

 

En medio de la incertidumbre que la pandemia provoca en la población, la actitud de los funcionarios que no están directamente afectados por el tema debería ser la de dar el ejemplo y velar por el cumplimiento de la cuarentena, no de buscar sacar rédito político de la situación.

Fue el presidente de la nación quien pidió a los argentinos que puedan hacerlo que se queden en sus casas y fue el gobernador entrerriano el que enfatizó en la responsabilidad y en el autocuidado, para preservar la salud de todos.

A pesar de eso, hay quienes todavía no toman conciencia de la gravedad de la situación y, para peor, intentan obtener beneficios personales de ella.

Lo peligroso es que, en este caso, la ignorancia no distingue colores partidarios, profesiones, cargos, ni recibos de sueldo.

Compartir:

Dejar Comentario