Apareció otra designación para combatir la pandemia: Bordet nombró a Bordet

En plena batalla contra el coronavirus y con medidas engañosas de reduccion del gasto político, se conoce que el gobernador envistió a su primo, Valentín Adalberto Bordet, como coordinador del misterio de producción

El incremento del gasto político en el Gobierno provincial continúa a un ritmo constante, conociéndose ahora nuevas designaciones de funcionarios públicos.

Los nombramientos salen a la luz en medio de anuncios de medidas de ajuste por parte del mandatario provincial, que a esta altura está más que claro que resultan engañosas.

Mal se puede dar algún ejemplo de austeridad, con la proclamada y difundida reducción de los sueldos de los funcionares, si la nómina provincial no para de crecer.

En esta oportunidad el ministerio premiado es el que conduce Juan José Bahillo.

En la previa a su reasunción, Gustavo Bordet anunciaba la creación de una nueva cartera en la provincia.

La noticia impactó en la ciudadanía, la crisis económica y financiera de la Provincia hacia escandaloso el incremento aún más del gasto político, aunque sin dudas donde más malestar provocó fue en los activos y pasivos provinciales, ya que venía de padecer mes tras mes la extensión del cronograma de pagos.

La creación del ministerio para Bahillo no podía tener otra consecuencia que la implementación de una estructura orgánica descomunal.

Este Portal expuso la misma, más de 100 cargos nuevos fue el resultado de cumplir el compromiso político al ex diputado nacional premiado por haber levantado la mano a todas y cada una de las leyes de Mauricio Macri, las cuales desde el peronismo fueron calificadas “de ajuste”.

El pilar de la austeridad”: Un centenar de cargos para el nuevo ministerio de Bahillo, el escandaloso incremento de la planta de funcionarios

No era la única medida en detrimento de las ya castigadas arcas estatales por parte del mandatario provincial, a fines de diciembre comenzó a implementarse un nuevo beneficio para los funcionarios, con una suba del 56% en sus haberes.

Otra vez la medida provocaba indignación y malestar social, aunque otra vez los más inquietos eran los estatales que no habían sido convocados a paritarias. Para ellos no había aumento, para los funcionarios producto de los compromisos políticos sí.

Luego llegó el impuestazo, estaba claro que el Gobierno tenía planeado que la fiesta –que no se pensaba parar- la iban a pagar los contribuyentes y los trabajadores.

Concomitante con los siderales aumentos de los tributos estaba en marcha el Gobierno  ideaba un plan de ajuste terrible contra sus empleados, con fuertes medidas en detrimento de sus derechos  previsionales.

Llegó el 3 de marzo y en el país se daba el primer caso confirmado de coronavirus, a partir de allí, en todo el país, se encendieron las alarmas y comenzaron a implementarse medidas para evitar el contagio y la propagación.

En la Provincia, la pandemia puso en evidencia que la actual gestión provincial nunca había priorizado el sistema de salud,  los únicos aventajados durante estos 4 años y meses fueron –son- los funcionarios.

Tal fue así que recién esta semana el mandatario provincial tomó conocimiento de que en el Hospital La Baxada de Paraná desde hace 4 años existen 20 respiradores completamente nuevos y sin uso, hasta la bolsa se había mantenido intacta.

Desde toda las Provincia llegaba la misma denuncia de los hospitales y centro de salud: no tenían barbijos, cofias, alcohol, camisolines, guantes, antiparras, mucho menos respiradores suficientes, para colmo el personal era escaso y el existente, esta precarizado.

En muchos siguen sin tenerlos, y cuando les llega es insuficiente.

En plena pandemia, con nosocomios públicos provinciales totalmente abandonados a su suerte y con la emergencia sanitaria decretada por Bordet, el Gobierno no cesaba de incrementar el gasto político con designaciones y creaciones de cargos totalmente innecesarios.

Desde este Portal fuimos exponiendo las mismas conforme se publicaban en el Boletín Oficial.

Mientras tanto la sociedad entrerriana acumulaba indignación con el Gobierno y fortalecía el pedido con ribetes de exigencia al Gobernador Bordet: basta de nombramientos y marcha atrás a todas las designaciones desde diciembre  del 2019 que no se condigan con las necesarias áreas de salud, seguridad y políticas alimentarias.

Sin embargo el gobernador, dando muestras de su total desaprensión hacia la salud y alimentación de su gente, no escuchó el reclamo.

Subestimando la inteligencia de la sociedad y bajo presión por las medidas de ajustes al gasto político que estaban implementando otros generadores e incluso intendentes de la provincia, desplegó una maniobra engañosa decretando la reducción de los sueldos de los funcionarios en un 50% solo por el mes de abril.

La medida, de ajuste al gasto político, no tenía -ni tiene- nada: hace 4 meses les había aumentado los sueldos en un 56%, tampoco comprende a ex funcionarios que perciben jubilaciones siderales, mucho menos aquellos conceptos retributivos que incrementan notablemente los ingresos de la clase política que es rica.

Pero sin duda lo más indignante es que dichos funcionarios, durante este mes, por el aislamiento, no concurrieron a sus puestos de trabajo.

Amén de que en mayo todo volverá a la normalidad para los pudientes funcionarios de Bordet.

El descreimiento con la medida del gobernador fue general, el entrerriano no compró la austeridad, si lo hizo la gilada.

El miércoles y jueves pasados, a pocas horas de decretar un ajuste mentiroso, aparecieron nuevas designaciones.

Todas ellas en la cartera de Bahillo. Si parece que los innumerables nombramientos ya dispuestos no le bastaron al hombre de Gualeguaychú, había que seguir cumpliendo con los compromisos políticos y la pandemia no lo iba a impedir.

De las mismas, sin dudas, se destaca una por sobre el resto, por su apellido, llamando la atención que no figuró en la orgánica difundida meses atrás por el Boletín, es decir, se dio a conocer ahora.

Mediante Decreto Nº 49 M.P., Bordet designó a Bordet. ¿Cómo se preguntará el lector?, la respuesta es fácil, el gobernador nombró como funcionario público a un familiar cercano con su apellido.

Se trata del Sr. Valentín Adalberto Bordet, quien fue designado coordinador del Ministerio de Producción.

Supo este medio que se trata del primo del mandatario que reside en Colón, el dato de la localidad es destacable, ya que el mismo, salvo disposición en contrario del gobernador que lo beneficie trabajando desde su casa o en una oficina dispuesta en la ciudad cuando termine el aislamiento,  también percibirá el desarraigo, es decir, el Estado –los entrerrianos- se harán cargo del alquiler que demande su residencia en Paraná.

Respecto del resto de las designaciones en producción ascienden a 37 nuevos cargos –incluido el del primero de Bordet- pero los mismos serán objeto de una próxima publicación.

Lo que queda claro, con el nombramiento de Bordet como coordinador, y las casi 40 más en producción, es que el ajuste dispuesto este viernes por el mandatario provincial, de ajuste no tiene nada y el gasto proveniente de los compromisos del Gobierno provincial continúa creciendo a un ritmo constante.

 

3 comentarios

pablo 29 marzo, 2020 at 8:20 pm

y va seguir nombrando..acuerdese q no puede ser mas reelecto..toda la flia..al estado¡¡¡

Responder
Juan 30 marzo, 2020 at 11:26 am

Que asco, y los que faltan, hay muchas oportunistas de turno que están esperando el cargo que dentro de poco sale. J V

Responder
teresa 31 marzo, 2020 at 5:52 pm

«Sin más requisito que la IDONEIDAD…» CONCURSOS…CONCURSOS…!!!

Responder

Dejar Comentario