La provincia habría gastado 9 millones de pesos en la emisión de boletas y ahora le pide a los contribuyentes que la impriman

Compartir:

El Estado generoso dilapidó para pagarle a un privado una suma millonaria por la que nadie responde.

Según trascendió desde ATER, el Estado entrerriano habría pagado más de 9 millones de pesos a una empresa privada para que emitiera las boletas de los impuestos, pero ahora las autoridades le piden a los contribuyentes que se encarguen ellos mismos de imprimirlas.

Con las arcas públicas provinciales seriamente complicadas, algo reconocido por el ministro de Economía Hugo Ballay y por los intendentes, esta millonaria suma evidentemente podría haberse destinado a otra cosa.

A pesar de eso, este despilfarro no trascendió públicamente, sino que lo pudo conocer este Portal, y ninguna autoridad de ATER o de Economía de la provincia da la cara por este error que le cuesta millones al Estado.

Hoy la economía provincial hace aguas por todos lados. La provincia tiene graves dificultades para pagar los sueldos, el sistema sanitario está muy desprovisto, la obra pública está parada y no solo por el coronavirus.

A pesar de eso, el ente provincial encargado de la recaudación habría tirado al tacho 9 millones de pesos y nadie se hace cargo.

Por otra parte, en las boletas que se imprimieron no se aclara qué empresa privada fue la que la hizo, algo que resulta altamente llamativo, ya que suele aclararse, pero hoy nadie sabe a quién fueron aparar esos 9 millones de pesos.

También el reparto de las boletas de ATER es sujeto de polémica en la provincia desde hace tiempo. Tradicionalmente, encargados de la distribución estaban los propios empleados, que con esta tarea adicional accedían también a un plus económico, ya que por cada boleta entregada, se les paga una suma de dinero.

De este modo, aunque en negro, los trabajadores de ATER ven aumentados sus ingresos, en algunos casos con significativos aportes para magrísimos salarios.

Sin embargo, a raíz del impuestazo decretado por el gobernador Gustavo Bordet a principios de año, bajo el nombre de “readecuación”, se dieron marchas y contramarchas con el reparto de boletas por los que se conoció acerca de esta modalidad mediante la cual los trabajadores tienen ingresos extra.

Más allá de eso, también se conoció de un posible negociado que se pretende instalar con un privado, que pasaría a hacerse cargo de los repartos, lo que dejaría a los trabajadores sin este plus pero también provocaría gastos millonarios para el Estado provincial.

Según pudo saber este Portal, en su momento, el monto abonado por cada boleta entregada era el valor de la carta simple en el Correo Argentino, más un 10%.

Más tarde, debido a los aumentos en el costo de la carta, empleados y autoridades acordaron que el valor del reparto quedaría fijo en 38 pesos por boleta.

De todos modos, hoy, el precio de la carta simple está muy por encima de ese monto, casi el doble, con lo que el Estado provincial se ahorra una importante suma de dinero haciendo que sus trabajadores se encarguen del reparto.

A pesar de eso, hoy las autoridades de ATER, lideradas por Germán Grané, evalúan establecer un acuerdo con una empresa de correos privada, con lo que, no solo se privaría a los trabajadores de un extra necesario para llegar a fin de mes, sino que también la provincia gastaría fortunas en la distribución de las boletas, para beneficio de unos pocos amigos del poder.

De acuerdo con el trascendido, la Administradora Tributaria gasta unos 9 millones de pesos solamente con el proceso de emisión de boletas. Si a esto se suma la cifra que acordará el privado para la distribución, el resultado es una pérdida enorme para el Estado provincial.

Los mentideros de la ATER señalan que ya existe un acuerdo para el reparto de boletas en el interior de la provincia.

Lo habría establecido el director del Interior, contador Fabián Galiano, con una empresa privada, que con ese antecedente pica en punta para hacerse cargo de la distribución en toda la provincia.

También se encargarían de tomar la decisión el secretario de Hacienda de la provincia, Gervasio Labriola, el ministro de Economía Hugo Ballay, y el director de Ater, Germán Grané.

Con este arreglo, el Estado, además de los 9 millones de pesos que gasta en la producción de las boletas, debería invertir una suma millonaria en su distribución.

Los trabajadores de la Administradora Tributaria ven con seria preocupación la situación porque se quedarían sin un plus que les resulta fundamental para llegar a fin de mes.

El Estado entrerriano, en cambio, en vez ayudar a sus trabajadores, aunque negreándolos, y ahorrarse millones, establecería un enorme negociado con una empresa privada de repartos, en manos, como siempre, de empresarios con los contactos necesarios.

Con las arcas públicas provinciales y gravemente resentidas, esa diferencia millonaria la pagarán los contribuyentes entrerrianos, que ya costean con sus impuestos la fiesta de la provincia.

Mientras tanto, ninguna autoridad provincial da la cara por esos 9 millones de pesos que la Administradora Tributaria habría gastado para emitir las mismas boletas que hoy le pide al contribuyente que imprima.

Compartir:

3 comentarios

diego 12 mayo, 2020 at 6:49 pm

le salio mas barato perder esos 9 millones que pagarle a los empleados que reparten la boleta mes a mes.

Responder
Carlos 13 mayo, 2020 at 10:23 am

Galeano, jacob terribles negociados en el interior

Responder
Tras la publicación de este Portal, pedido de informes a Grané por los millones en boletas que no se repartieron - El Portal Ricardo David 23 mayo, 2020 at 6:00 pm

[…] La provincia habría gastado 9 millones de pesos en la emisión de boletas y ahora le pide a los con… […]

Responder

Dejar Comentario