Inédito amparo: El  intendente de San Gustavo fue llevado a la Justicia por recortar el sueldo a un trabajador que cobraba por debajo de la indigencia

Compartir:

Dos cuestiones llaman la atención de la causa, una es la novedosa pretensión de responsabilizar al funcionario, la otra, surge de las constancias, se sostiene que el presidente municipal mintió, asegurando una emergencia que no es tal, la resolución de la severa situación en que fue expuesto el trabajador en manos del juez Silvio Calleja.

Una importante acción de amparo tramita en el juzgado de paz de la ciudad de La Paz a cargo del Dr. Silvio Calleja.

La misma fue interpuesta por un trabajador municipal de San Gustavo, contra el Municipio de su ciudad, con la novedad de que la misma también se dirige contra el intendente de la localidad, Cesar Simino.

El trabajador, de apellido Gómez, intenta mediante la acción que se retrotraigan las consecuencias de un decreto dispuesto por Simino, por el cual se les redujo a los empleados municipales el 15% del sueldo y el 30% del adicional, perjudicando enormemente sus ingresos.

Semanas atrás este Portal se hizo eco de la gravísima situación que enfrentan los estatales de San Gustavo en virtud d la norma suscripta por Simino y las contrariedades y rechazo que provocaba la medida en desmedro de los empleados.

En la publicación se exponía que la pandemia le había traído la excusa perfecta al intendente para ajustar, aunque con en el gasto político, la única variable de ajuste fueron los trabajadores.

Aberrante: Los municipales cobran por debajo de la linea de la indigencia, pero para el intendente la solución a la crisis económica es retenerle los sueldos

El 23 de abril, mediante el decreto 751/2020, Simino decretaba la emergencia económica y financiera en San Gustavo y como única consecuencia les reducía los haberes a todos sus empleados.

Lo aberrante de la norma, tenía dos aristas, la primera los magrisimos sueldos que reducía, la gran mayoría de los estatales municipales de la localidad no llegan a cubrir la canasta básica, vale decir, se encuentran por debajo de la línea de la indigencia.

Mostrábamos en la publicación un recibo de sueldo de un municipal de la ciudad con 12 años de servicio, en mano, percibía apenas un poco más de 15 mil pesos.

La otra cuestión, provenía de la falacia argumentativa que se desprendían de los considéranos del decreto.

Palabras más, palabras menos, Simino aseguraba que los  fondos de la coparticipación para su ciudad venían en baja desde los primeros meses del 2020, y que producto de la pandemia, aquellos se habían reducido considerablemente la coparticipación nacional y provincial porque había caído la recaudación.

Sin embargo, este Portal exponía que la crisis apuntalada por el intendente no se condecía con la suba de sueldo que se permitió allá por diciembre.

Al otro día de haber asumido Simino, con la colaboración del Concejo se subía el sueldo descomunalmente, pasando a percibir, siete sueldos básicos de a la categoría 10, más el 45$ de dicho monto en concepto de gastos de representación, más otro 45% de dicha cifra en concepto de gastos por la función.

En sumas,  el intendente de una ciudad que según el último censo no tiene más de 2000 habitantes, percibía una suma cercana a los 150 mil pesos.

No era la única contradicción con la “crisis económica” que sostenía. Se mencionaban una infinidad de designaciones en cargos políticos en el municipio, como también numerosas contrataciones de obras que escapaban enormemente de la capacidad financiera del municipio.

Entre las mismas figura un abogado muy conocido de la otra costa de la Provincia que hace poco fue condenado por corrupción, puntualmente por el delito de defraudación a la administración pública.

5 años de prisión más accesorias legales, e inhabilitación perpetua y absoluta para ocupar cargo público y la suspensión por 5 años de la matricula profesional, más una multa fue la pena impuesta por la justicia provincial al hombre que contrató Simino para que lo asesore.

El intendente que percibe se lleva en un Municipio chico, más de 100 mil pesos mensuales, que no ha cesado, desde que asumió, en pagar compromisos políticos mediante contrataciones de funcionarios o en otras modalidades contractuales, sostiene que hay crisis por la falta de recursos coparticipables, y pretende equilibrar las arcas municipales sacándole las migajas del mísero sueldo que perciben sus trabajadores.

Esta situación, también como anticipó el Portal, fue llevada la Justicia, cayendo la acción en el juzgado de Paz a cargo del Dr. Silvio Calleja.

La demanda a la que accedió este medio  contiene una interesante novedad, no está dirigida únicamente contra el Municipio, también está incluida el intendente,.

Se pretende, en caso de que el amparo prospere, que sea el intendente quien cargue con las costas por una norma por el dispuesta y no como generalmente ocurre que se hace cargo el Municipio con los recursos que pagan los vecinos.

En cuanto a los argumentos, se menciona el severo perjuicio que padece el trabajador, primero por violar su estabilidad, siendo su haber parte de la misma, segundo en el día a día, y es que resulta extremadamente dañoso las cifras que, en el caso puntual, el trabajador dejó de percibir.

En números, Simino le redujo $3057, 83 del haber y  $270 del adicional, en total, $3.327, 83, la cifra seguramente para cualquier funcionario público no deja de ser un vuelto, una propina en un bar, sin embargo para el demandante es trascendental para vivir, con dicho dinero, compra alimentos, compra una garrafa e incluso le paga algo a la cooperativa eléctrica de su ciudad.

En el total de su sueldo, el demandante, que ya cobraba por debajo de la línea de la indigencia y del salario, mínimo vital y móvil, cobró aún menos.

En la demanda, también como dato novedoso, con constancias oficiales provenientes del Gobierno provincial, se rebate, se elimina, el argumento de la crisis económica asegurada por el intendente.

Surge del escrito que el Municipio de San Gustavo, recibió religiosamente todos y cada uno de los meses los fondos públicos provenientes de la coparticipación nacional y provincial, incluso en cuarentena.

En total de coparticipación pro los meses de enero, febrero, marzo y abril San Gustavo en neto, de bolsillo recibió más de 14 millones de pesos, la masa salarial de los estatales de planta, caso del amparista, ANUAL es de 8 millones de pesos.

Como se ve, y se expresa reiteradamente en la demanda, para los sueldos le alcanzaba y sobraba, sin embargo, Simino dispuso igualmente ajustar, pero no en los gastos políticos o en cuestiones que hoy nada tienen de esenciales, sino en los flacos salarios de sus estatales.

En la demanda también de expresa que el intendente, respecto de su sueldo y demás ventajas patrimoniales, insumirá casi dos millones de pesos en el año, en comparación con la masa salarial anual que asciende a los 8 millones, el contraste es notorio.

Hasta hora el Municipio de San Gustavo, a pesar de la crisis económica que tienen la totalidad de las ciudades, no por la pandemia exclusivamente, esta solo la ha agravado,  es el único de la provincia que ha decidido ajustar exclusivamente a sus trabajadores reduciéndole el sueldo.

Una medida, la del intendente, que se acusa en el amparo de arbitraria, e ilegítima e incluso inconstitucional que por estas horas corre en manos del juez paceño Calleja quien deberá definir esta gravísima situación a la que fue expuesto, en este caso, uno de los trabajadores municipales de San Gustavo.

 

 

 

 

Compartir:

4 comentarios

pablo 17 mayo, 2020 at 8:22 pm

No es posible que solo nos escuchen presentando amparos, es lamentable vivir asi

Responder
GISELA 17 mayo, 2020 at 8:33 pm

NO PUEDO CREER ESTO…

Responder
fernando 17 mayo, 2020 at 8:41 pm

la justicia tendra que empezar a actuar de forma independiente de una vez por todas como otro poder que es de lo contrario todo seguira igual

Responder
Juana 19 mayo, 2020 at 10:53 pm

Espero y ese juez haga justicia yhaga pagar al politico por sus propios malos actos, porqe sino sigue pagando juan pueblo….

Responder

Dejar Comentario