Tras la publicación de este Portal, Grané dio marcha atrás a la polémica designación del hombre de Granetto en ATER

Compartir:

El director del organismo tributario de la provincia había sido puesto en tela de juicio por las imposiciones aparentes de nombramientos realizadas por su antecesor que contaba con el refrendo del gobernador con un funcionario sumariado y sancionado por irregularidad con faltantes de cheques.

“Otra designación, ahora insólita de Bordet y Grané: un contador sumariado por la faltante de cheques a controlar que no exista evasión”, fue el titulo elegido por este Portal el pasado 10 de julio para dar cuenta de un escandalo desatado puertas adentro de la Administradora Tributaria de Entre Ríos.

Otra designación, ahora insólita de Bordet y Grané: un contador sumariado por la faltante de cheques a controlar que no exista evasión

En el artículo periodístico se exponía el malestar en el organismo con su director, el contador German Grané.

El hombre del sector del ministro de producción, Juan José Bahillo, tenía en sus planes una nueva designación en el copioso funcionariado del organismo.

La bronca provenía no solo por la erogación que representaba en la repartición que le debe los haberes desde mayo a los contratados de ACARA, sino también por el polémico nombre que se barajaba para el nombramiento.

Según fuentes internas, el actual Dirección del Interior, el contador Fabián Gustavo Galeano, pasaría a ser el nuevo director de Fiscalización Tributaria.

Hasta aquí nada del otro mundo, a pesar de la grave crisis económica, la designación de funcionarios sigue siendo una constante en los organismos provinciales, agravado por la alarmante situación mencionada sobre contratados que no cobran hace meses.

Sin embargo, la designación, para los propios trabajadores, no era una mas, el nombre propuesto provocaba urticaria en virtud de serios antecedentes que reviste el protagonista.

Y es que Galeano fue sumariado y sancionado por “el extravío” de cheques en su paso por el Instituto Portuario de la Provincia en la época que fue conducida por Carlos Scelzi allá por el 2012.

En el momento fue mucho dinero publico que se sustrajo del organismo a través de dichos títulos valores adulterándose la firma del presidente, posteriormente, al menos por la información extraída en aquella oportunidad, los mismos se cobraron en un banco cordobés, aunque los fondos, se estima, no regresaron al Estado, es decir, el perjuicio patrimonial no fue resarcido.

En medio de las irregularidades quedó Galeano, el propio Estado le inicio sumario administrativo, más allá de que la causa penal quedó en la nada, y fue sancionado con la pena mínima que establece la ley, suspensión sin goce de haberes.

Esta variación en la sanción, a pesar de la gravedad del hecho fue posible, por una disposición del 2018 del gobernador Gustavo Bordet.

Lo insólito de la designación tan polémica fue que se pretendía que aquel sumariado, que ya ocupa un cargo de jerarquía en la administradora tributaria, pase a una de las direcciones mas importantes, la de fiscalización tributaria.

La misma, tiene, ni mas ni menos, que la función de evitar y impedir, mediante controles incluso presenciales en los inmuebles de los contribuyentes, la evasión fiscal.

Tamaña función, para los propios trabajadores de ATER, no se condecía en nada con el antecedente administrativo de Galeano, de ahí el escándalo y el malestar que se hizo eco este medio.

La publicación, aseguran las fuertes internas del organismo, tuvo una enrome y amplia repercusión, determinando, relatan, que Grané diera marcha atrás a la designación que debía contar con el refrendo de Bordet, quien, se estima, también volvió sobre sus pasos respecto de este polémico nombramiento.

Mas allá de los nombres de Bordet y Grané, como firmantes de la designación que finalmente no prosperó por el articulo periodístico, desde aquel momento se sostiene y hoy es ratificado puertas adentro del organismo tributario, que el impulso y la determinación sobre el nombre de la vacante en la dirección provino del antecesor en la ATER, el actual edil, Sergio Granetto.

El poder del mismo, en la repartición, es harta comentada desde que asumió el hombre de Bahillo en diciembre del 2019 ya que, este último, a pesar de tener el control formal y conducción, no pudo remover a ninguno de los directores que venían del período anterior.

La sentencia es lapidaria respecto de Grané en cuanto a la consideración de los trabajadores, a quien le sindican ser manejado aun por los hombres y mujeres que dejó su antecesor.

 

 

 

 

Compartir:

2 comentarios

Jesus 31 julio, 2020 at 11:52 am

Galeano ya es director en ATER, ahora le daban otra dirección, pero ya está en una dirección!!!

Responder
Jesus 31 julio, 2020 at 11:53 am

A pesar de las “desprolijidades” es director!

Responder

Dejar Comentario