Con una encuesta, Bordet busca neutralizar la largada de Moine con un sector del PJ

Compartir:

El ex gobernador, con el rótulo de honesto y encabezando un sector con dirigentes peronistas, estaría en condiciones de arrebatarle un diputado al oficialismo en 2021.

Por estos días, el gobierno provincial lanzó una encuesta en la que se muestra la imagen del gobierno provincial, funcionarios y ministros, con el objetivo de instalar que el gobernador Gustavo Bordet tiene un 50% de imagen positiva.

La última vez que el gobierno había mostrado números, la imagen negativa de Bordet y del ex presidente Mauricio Macri era similar, rondando los 30 puntos. Ahora, Macri bajó al 28%, mientras que Bordet sigue sobre los 30, incluso aumentando.

No es casual que la encuesta se largue en este momento, ya que se acercan las elecciones de 2021.

Apareció el ex gobernador Mario Moine con un fuerte latigazo para el gobernador Bordet y el intendente de Paraná, Adán Bahl, a quienes acusó de no actuar frente a los hechos de corrupción, por no investigar los contratos truchos en la Legislatura, las designaciones de familiares y amigos, el desmanejo de los fondos públicos, los elevados sueldos de funcionarios, los ajustes sobre los trabajadores, y demás.

Moine los corre por izquierda a Bordet y a Bahl, con fuertes críticas al mal ajuste y la corrupción en el Estado

Esas declaraciones del ex gobernador obligaron a un replanteo en la estrategia del gobernador, porque detrás de Moine hay figuras como la de Luis Leissa y Emilio Martínez Garbino, que provienen del peronismo, como así también la de Augusto Alasino, Aníbal Bergara, Domingo Daniel Rossi e incluso Pedro Guastavino, entre otros varios dirigentes conocedores de la interna del PJ y de las operaciones políticas, además, cabezas de departamento.

La reaparición de Moine en la escena política, en el común de la gente está caratulado como honesto, acompañado por todas estas figuras, hará un gran daño electoral en el oficialismo provincial, principalmente en las legislativas de 2021.

El ex gobernador, con este rótulo de honesto, contrasta fuertemente con la gestión de Bordet , que tiene varios funcionarios cuestionados o imputados en causas de corrupción, como la titular de Vialidad, Alicia Benítez, el senador Edgardo Kueider y Marisel Bruso, Adrián Bruffal y el mismo Bordet, entre otros.

El contraste, en otro momento le sirvió a Bordet para posicionarse, como el que utilizó para diferenciarse del ex gobernador Sergio Urribarri, hablando durante cuatro años de honestidad y transparencia, algo de lo que hoy se olvidó.

En el peor momento de Bordet, en el que ya dejó atrás el discurso de la honestidad y la transparencia, con una pérdida total de credibilidad en la gente, aparece Moine, armando una lista para las elecciones legislativas, en las que Entre Ríos renueva cinco bancas.

Los que finalizan su mandato en el año venidero son la concordiense Mayda Cresto, y Carolina Gaillard, por el justicialismo, mientras que en Cambiemos deben renovar Atilio Benedetti, Alicia Fregonese y Jorge Lacoste.

Con cinco bancas en juego, en una elección polarizada, el ganador se lleva tres bancas y el que pierde dos, pero Moine podría entrar como tercera fuerza y sacarle un diputado al oficialismo.

El gobernador Bordet plebiscitará su gestión el año próximo, con dos años más de gobernación por delante y sin posibilidad de reelección en 2023, por lo que tiene un panorama seriamente complicado.

Esta situación favorece enormemente a la oposición ya que, si bien todavía no tiene candidatos definidos, enfrentará a un peronismo dividido, con el oficialismo muy debilitado por las internas.

La figura más fuerte hoy en Cambiemos es la de Rogelio Frigerio, que no tiene imagen negativa, y que, si se presentara a las elecciones legislativas, seguramente ganará con suficiencia.

Bordet, en 2021 plebiscita su gestión. Los nombres más firmes son los del actual senador provincial Armando Gay, por Concordia, en reemplazo de Mayda Cresto, y por Paraná, la ministra de Gobierno, Rosario Romero.

En Concordia, no habría resistencia de parte de Enrique Cresto ni del intendente Alfredo Francolini, que, con dos años de gestión por delante, apoyará la lista del gobernador. Mientras que Bahl hará lo propio ya que Romero es de su sector.

De todos modos, quedará por ver quiénes serán los padres de una posible derrota del justicialismo, algo que en Paraná se perfila fuertemente y que Bordet podría adjudicarle a Bahl y Romero.

Hoy Enrique Cresto, con fuerte apoyo a nivel nacional por intendentes y miembros del gobierno, presiona para que su hermana Mayda continúe como diputada nacional, pero Bordet pretende llevarlo a Gay y Romero para cerrar Concordia y Paraná y para poder adjudicarle a Bahl y Romero la derrota, si se pierde la capital provincial, algo que hoy se ve venir y que Moine, que aprendió y es buen tiempista, avizora.

Para las elecciones provinciales de 2023, el panorama para el Partido Justicialista es más complicado aún.

En la vereda de enfrente, el nombre más fuerte y el peor candidato para que el PJ enfrente es el del ex ministro del Interior, Rogelio Frigerio, que prácticamente no tiene imagen negativa y, en caso de que decidiera presentarse como candidato en Entre Ríos, tendría la victoria casi asegurada.

De todos modos, hay que ver si Frigerio, que tiene domicilio en Villa Paranacito, prefiere quedarse en Buenos Aires para competir por algún cargo, como la jefatura de gobierno de Capital Federal.

Si eso ocurriera, hay que ver qué candidato llevarán Cambiemos, en combinación entre el Pro y la UCR, o por separado.

En el PJ es sabido que los que serán candidatos son el ex intendente de Concordia, Enrique Cresto, y el de Paraná, Adán Bahl.

Mientras que para 2021 ninguno de los dos presentará listas para las internas si sus pedidos no son contemplados, en 2023, el panorama es diferente.

Ambos saben que en las elecciones de octubre del año pasado, la lista armada por el gobernador Bordet, con Edgardo Kueider y Marcelo Casaretto a la cabeza, sufrió una categórica e histórica derrota.

En 2019, los entrerrianos le dijeron que no al dedo de Bordet, que no respetó el acuerdo con el kirchenrismo, puso sus propios candidatos, y sufrió el rechazo del electorado, convirtiendo a Entre Ríos en una de las pocas provincias en las que el justicialismo perdió.

Con ese antecedente Cresto y Bahl buscarán despegarse de Bordet, que tiene una imagen muy mala, al punto tal que contrata encuestas para demostrar que los entrerrianos opinan que lleva adelante una buena gestión, aunque no sea así.

Queda ver con quién cerrarán el concordiense y el paranaense, qué tipo de acuerdos entablarán, pero lo concreto es que tienen que alejarse de la figura de Bordet, si es que no quieren hundirse con él.

Hasta el momento, las posturas de ambos frente a la gestión del gobernador son diferentes. Acerca de la polémica ley de Emergencia, Bahl prefirió no decir nada, mientras que Cresto salió a defender la normativa, a pesar de que afectó a empleados y jubilados provinciales, la gran fuente electoral en Entre Ríos.

Con el panorama actual, el que se despegue primero de Bordet saca ventaja y tendrá chances, aunque todavía no se sabe cómo lo harán.

Sin dudas, Cresto llevará a Alfredo Francolini como su candidato a intendente en Concordia, pero es una incógnita a quién llevará Bahl para la capital provincial.

También falta saber si el intendente de Paraná se despega del grupo Romero-Halle, y si incorpora a otros sectores, hoy prácticamente excluidos de su gestión y del peronismo.

Bordet, por su parte, tiene como candidatos para la gobernación al ministro de Producción, Juan José Bahillo, y la vicegobernadora Laura Stratta, aunque con la actual gestión de gobierno, sus chances se achican cada vez más.

Sabiendo que la derrota es previsible, Bordet buscará la diputación nacional, y busca encolumnar al PJ detrás de Bahillo y Stratta.

Los únicos que pueden dar pelea y diputar la provincia en 2023 son Bahl y Cresto. También hay que ver a quién de ellos acompañará el intendente de Gualeguaychú, Martín Piaggio, que si bien tiene fuerte arrastre electoral en su departamento, ese empuje no se proyecta a la provincia.

Hoy Bordet tiene una imagen negativa que supera el 30%, casi igual que la positiva, algo que en política es sumamente difícil de repuntar, según una encuestadora que hace poco tiempo le dio el 80%.

La encuesta encargada por el gobierno provincial dice que Bordet hoy tiene una imagen positiva del 55%, el tiempo le dará la razón o no, ya que lo que ven los entrerrianos es muy diferente.

El sondeo no es casual, sino que responde a una necesidad: la de apuntalar la imagen ante el quiebre del PJ con la salida de Moine encabezando un fuerte sector.

Compartir:

9 comentarios

JUAN RAMON 4 agosto, 2020 at 5:01 pm

MOINE ESTA KAPUT , MUERTO NO EXISTE MAS, IGUAL QUE EL SUPERMERCADO LOS HNITOS.

Responder
Juancho 5 agosto, 2020 at 9:33 am

Bordet no está, no atiende, no existe, y nadie sabe quién pone su gancho. Una vergüenza que no haya hecho como Gustavo Valdez, de Corrientes, que desconoció el ilegítimo DNU de AF, que inventa como delito punible con cárcel las reuniones familiares.

Responder
Observador 5 agosto, 2020 at 11:05 am

Moine va a poner a la provincia de pie nuevamente. Y los que dicen que no existe es porque viven del Estado o sea ÑOQUIS

Responder
Tito 5 agosto, 2020 at 4:34 pm

Personalmente, es rescatable, pero si se junta con los muertos vivos, la buena gente y los militantes biennacidos los van a mirar de lejos…

Responder
Lucre 5 agosto, 2020 at 7:47 pm

Bordet con su gobierno le esta dejqndo la pcia en bandeja a la oposicion…sin hacer nada va ganar caminando…

Responder
Lobo259 5 agosto, 2020 at 7:52 pm

Que mal estamos los peronista por favor siempre las figuritas repetidas

Responder
Jose 5 agosto, 2020 at 8:22 pm

Bahl gobernador
Santi Halle intendente

Responder
Roberto 6 agosto, 2020 at 11:10 am

Adán Bahl – santíago halle
Enrique cresto – Nicolas matihu

Responder
Lobo259 7 agosto, 2020 at 5:47 pm

Jajajan lo que falta Halle hijo Intendente jajanak no jodan no gana ni una vecinal

Responder

Dejar Comentario