La policía piquetera

Compartir:

Barricadas armadas con escombros y piedras impidieron a los automovilistas circular por el Parque Nuevo, la Toma Nueva, el Hipódromo y otros puntos de Paraná.

Luego de que la ciudad de Paraná fuera declarada de circulación comunitaria del coronavirus y de que la ministra Rosario Romero admitiera la incapacidad de la policía provincial para ejercer los controles de la cuarentena, este fin de semana se desarrolló un fuerte operativo policial para restringir la circulación de automóviles por la capital provincial.

En los principales espacios públicos, como el Parque Urquiza y la costanera, se apostaron vehículos y efectivos policiales que, con armas y vallas, le impedían a los automovilistas circular por esos lugares, algo que no está expresamente prohibido en ningún decreto.

Sin embargo, lo más llamativo ocurrió en el Parque Humberto Varisco, también conocido como el Parque Nuevo, la Toma Nueva, y en la zona del Hipódromo, en donde se pudo ver a la policía piquetera.

En vez de vallas, en esos lugares se armaron barricadas con escombros, piedras, restos de basura y demás, para impedir que los automóviles pudieran circular.

La medida llamó la atención de las personas que se acercaron hasta el parque y los demás espacios públicos con el fin de circular en sus vehículos, sin violar ninguna normativa ni poner en peligro a ellas mismas o a otros.

Las idas y vueltas y las marchas y contramarchas del gobierno provincial, del municipal y de las autoridades de Salud, generaron una fuerte confusión en la población, y ya nadie sabe con certeza qué puede o no hacerse en el marco de la pandemia por el coronavirus.

Luego de los numerosos decretos lanzados, los vecinos de Paraná, pero también de diferentes puntos de la provincia, perdieron referencia acerca de qué está permitido y qué no.

Al mismo tiempo, las autoridades han ido perdiendo credibilidad, ya que, tras casi 150 días de cuarentena y aislamiento, los casos de coronavirus no solo no disminuyeron, sino que aumentaron considerablemente, poniendo en evidencia que las medidas tomadas hasta el momento fueron inocuas.

Es más una gran cantidad de casos positivos de coronavirus se registraron en efectivos policiales, hubo guardas y comisarías enteras aisladas y hasta posibles ocultamientos de casos, además de las reiteradas denuncias por la falta de insumos.

Mientras los controles se intensifican en la capital provincial queda la duda de por qué hay tantos efectivos policiales contagiados y por qué las autoridades no previeron eso con mejores medidas de prevención dentro de la fuerza.

Las autoridades le exigen a la ciudadanía autorresponsabilidad y cuidados para prevenir la propagación del virus pero son ellos mismos quienes no protegen a sus subordinados para que no estén expuestos a infectarse.

Es evidente que las autoridades no controlaron que dentro de las comisarías y en los puestos policiales se cumplieran las medidas de prevención básicas como uso de tapabocas, distanciamiento social, no compartir el mate y demás, como así tampoco llevaron adelante las desinfecciones necesarias ante la detección de un caso.

Hoy se le pide a la ciudadanía responsabilidad pero queda claro que los primeros responsables, los encargados no solo de dictar las normas sino también de dar el ejemplo, no lo hicieron, por lo que el hartazgo y el descreimiento de la ciudadanía va en aumento.

La propia ministra de Gobierno, Rosario Romero, reconoció públicamente la incapacidad de la policía de Entre Ríos para ejercer los controles del aislamiento, lo que le valió al gobernador Bordet un llamado del presidente muy ofuscado en el que le recriminaba que no puede tener funcionarios así en su gestión.

A raíz de ello, el gobernador convocó a la ministra, a las autoridades de la Policía, a la ministra de Salud Sonia Velázquez y demás autoridades provinciales y municipales para imponer un férreo control en la capital provincial.

La restricción de circulación en Paraná se produjo luego de que en el primer fin de semana de agosto el parque Urquiza, la costanera y diferentes espacios públicos de Paraná se vieran colmados de gente.

Es por ello que a partir de este fin de semana se intensificaron los controles y personal policial con vallas impedía el acceso de los vehículos a esos espacios, incluidos piquetes con escombros en el parque Nuevo, la Toma, el Hipódromo.

Sin embargo, los decretos vigentes actualmente prohíben reuniones sociales y familiares, pero está permitido el uso de espacios públicos para actividades deportivas y recreativas, por lo que no queda claro por qué motivo no es posible circular en vehículos por esos lugares, ya que no está expresamente prohibido en ninguno de los decretos publicados hasta el momento.

Los piquetes policiales son la enésima evidencia de que las autoridades provinciales, las primeras en faltar con la autorresponsabilidad, han perdido totalmente el rumbo acerca de cómo deben actuar frente a la pandemia y las barricadas de escombros en los espacios públicos no hacen más que admitir que, ante la ciudadanía, el gobierno perdió toda credibilidad.

Compartir:

4 comentarios

Negro 10 agosto, 2020 at 12:10 pm

y la vallas de la Cumbre Presidencial? Se perdieron?

Responder
pablo rios 10 agosto, 2020 at 12:50 pm

podrian tapar los pozos cone sa tierra x lo menos…intransitable parana x donde pases…una desidia…y ya vamos cuanto de la nueva gestion??

Responder
Manuela 10 agosto, 2020 at 4:27 pm

Es que la gente es tan imprudente que no cumple con nada

Responder
Tito sueldo 11 agosto, 2020 at 4:46 pm

Fuera funcionario de Concordia Tala nogoyá Santa Fe La Paz Victoria gualeguaychú Colón Paraná campaña hipócritas

Responder

Dejar Comentario