Lo que dejó la visita de Alberto Fernández: la insalvable interna Bordet-Bahl

Al intendente no lo hicieron subir al palco quedó sentado entre funcionarios y legisladores, a pesar de ser el anfitrión, y su lugar lo ocupó Stratta.

La visita del presidente de la república, Alberto Fernández, a Paraná dejó mucha tela para cortar en el ámbito político entrerriano.

Si la ausencia de banderas del justicialismo entrerriano y paranaense llamó la atención, más lo hizo el nulo protagonismo que el protocolo del gobierno provincial le dio al intendente de la capital provincial, Adán Humberto Bahl, en el palco oficial, ya que ocupó su lugar la vicegobernadora Laura Stratta.

Bahl, como presidente municipal, era el anfitrión, el que mandó a cortar el césped en los sectores por los que pasaría Fernández, el que ordenó que el parque Urquiza y la vista desde el Centro Provincial de Convenciones estuvieran impecables, y el que le presentaría al mandatario nacional obras fundamentales para el funcionamiento de la ciudad.

A pesar de ello, desde protocolo de la provincia, al intendente no le dieron participación, lo dejaron sentado debajo del palco, en donde se ubicaron el presidente de la nación, el gobernador Gustavo Bordet y la vicegobernadora Laura Stratta.

Se trató de un acto más político que institucional, por los temas que se tocaron y por los elogios que el presidente y el gobernador se dirigieron mutuamente.

Sin embargo, a Bahl lo dejaron abajo del palco, aunque es del mismo signo político que Bordet y Fernández.

Habitualmente, en las visitas presidenciales, el intendente anfitrión aparece a un lado del mandatario, como ocurrió cuando Cristina Kirchner visitó Concordia y Bordet, por entonces presidente municipal, la acompañó en el palco, o cuando estuvo en Paraná con Blanca Osuna.

Incluso con Mauricio Macri, que es de otro sello político, Enrique Cresto compartió palco, algo que también ocurrió más atrás en el tiempo con otros presidentes.

Ese no fue el caso de Bahl, que tuvo que conformarse con mirar desde abajo, sentado entre diputados, senadores y funcionarios, como uno más.

Difícilmente la decisión provenga de Alberto Fernández, que suele respetar las jerarquías y es dialoguista. Por el contrario, es protocolo de la provincia quien determinó que junto al presidente se sentaran Bordet y Stratta y no el intendente que, más allá de los nombres propios, es quien debería haber estado en el palco.

Esto habla a las claras de las fuertes diferencias internas entre Bordet y Bahl, que han mostrado evidencias de ser irreconciliables y cada vez se agravan más.

La última muestra había sido la extremadamente tensa conferencia de prensa conjunta en la que se anunció que en Paraná se daba marcha atrás en las fases del aislamiento, decisión que fue tomada por el gobernador, sin consultar con el intendente, quien no estaba de acuerdo.

En una tensa conferencia conjunta, Bordet y Bahl hablaron de las nuevas restricciones

Este miércoles, en la visita de Alberto Fernández, hubo un nuevo ejemplo de las insalvables diferencias.

Bordet le demostró al presidente de la nación que Bahl, el intendente de la capital provincial, no existe en la consideración del gobierno entrerriano.

Más allá de que el día de mañana el gobernador de la provincia y el presidente municipal de Paraná compartan palco en algún otro acto, las actitudes de este miércoles develaron la realidad.

Quedó en evidencia que las relaciones entre el gobierno de Bordet y el de Bahl están totalmente rotas, y que hay una fuerte pelea política.

La desconsideración del gobierno provincial hacia el intendente de la capital hizo ruido y fue un anticipo de la fuerte disputa electoral que se viene de aquí en adelante.

1 comentario

DEBORA 25 septiembre, 2020 at 9:34 am

BORDET YA FUE, ES PEOR QUE CURRIBARRI, TODOS LOS JEFES QUE PUSO SE ROBARON MAS QUE KUIDER

Responder

Dejar Comentario