Exigen las renuncias de los funcionarios, pero no las quieren presentar y Bordet no tiene quién se las pida

Compartir:

En un complicado panorama provincial, las áreas más apuntadas son Gobierno, Desarrollo Social, Secretaría General de la Gobernación, Planificación y organismos descentralizados.

El oficialismo provincial atraviesa una complicada situación política e institucional. Tras el fracaso electoral del domingo, un ex intendente y legislador entrerriano decía en una entrevista con este Portal que “la derrota no tiene padres, todos miran para otro lado”, pero pareciera que no es así para todos.

El martes, el presidente electo Alberto Fernández, acompañó al tucumano Juan Manzur en su asunción como gobernador, en un acto en el que estuvieron presentes los mayores referentes del PJ.

El equipo de Fernández se encargó del protocolo y las invitaciones, que le llegaron a varios gobernadores del PJ que, vaya casualidad, triunfaron en sus provincias; y a dirigentes de menor rango, como vicegobernadores, diputados, intendentes y dirigentes sindicalistas.

Sin embargo, al gobernador entrerriano, Gustavo Bordet, no lo invitaron a compartir el acto junto con los referentes kirchneristas y triunfadores.

De las bancas que el peronismo entrerriano debía renovar, perdió una, justamente la que le correspondía a La Cámpora, representada por Stefanía Cora. Se trata de un voto que indudablemente será necesario para la gobernabilidad del nuevo gobierno nacional.

Para Alberto Fernández y Cristina Kirchner, en Entre Ríos la derrota tiene padres, nombres y apellidos. Es más, la situación de Tucumán fue similar a la que se dio el domingo a la noche en Buenos Aires.

Como dijo Bordet, Fernández lo invitó a celebrar el triunfo en su búnker, pero cuando el gobernador quiso subirse al palco, desde protocolo no se lo permitieron.

El presidente electo ha dicho que pretende lograr un país federalista y trabajar con todos los gobernadores. A pesar de eso, a Bordet le bajaron el pulgar en el acto.

Tanto para Fernández como para Cristina Kirchner, Entre Ríos pasó a ser amarilla, y la derrota tiene padre.

Sin dudas, esto debe preocupar a los entrerrianos, ya que la provincia necesita una buena relación con la nación, porque sin asistencia del gobierno nacional, la gestión local no podría pagar los sueldos y mucho menos hacer obras.

Si Alberto Fernández le suelta la mano a Bordet, lo sufrirán todos los entrerrianos, por lo que es necesario que el gobernador recomponga inmediatamente la relación, para evitar que los próximos cuatro años sean complicados para quienes habitan esta provincia.

Pero no solo el presidente y la vice electos consideran que la derrota en Entre Ríos tiene padre, también lo creen así intendentes, legisladores, dirigentes y, principalmente los cuadros y militantes.

Muchos, principalmente en las bases, ya piden que los funcionarios, ministros, directores, subdirectores y demás, pongan a disposición del gobernador sus renuncias y que Bordet actúe en consecuencia.

Esto es así porque entienden que la derrota en la elección no fue por un voto a favor de Mauricio Macri y Juntos por el Cambio, sino que hubo un voto castigo a la lista, a la inacción y a la gestión.

Los ministerios principalmente apuntados son el de Gobierno, el de Desarrollo Social, incluida la ministra, la secretaría general de la gobernación, IAPV, Planeamiento, organismos descentralizados y demás.

Se excluye la ministra de Salud porque, por su buena relación con Ginés González García, se irá a un cargo nacional.

La militancia entiende que el fracaso electoral se debe al fracaso de las políticas sociales de la gestión, principalmente en Paraná, en donde el justicialismo sufrió una apabullante derrota incluso en los barrios más humildes, y en Concordia, en donde Cambiemos obtuvo un histórico e impensado 40%.

Por eso pide que los altos funcionarios pongan a disposición sus renuncias o que Bordet se las pida a todos, pero hasta ahora no ha ocurrido ni una cosa ni la otra.

Nadie ha puesto la renuncia a disposición porque saben que el gobernador se las aceptará de manera inmediata, y Bordet no las ha pedido porque no tiene quién se encargue de hacerlo.

Habitualmente quien lo hacía era Edgardo Kueider, que a pedido de Bordet le solicitó la renuncia a Mercedes Solanas porque se enojaron con el tío por no votar una ley. La citaron y le dijeron que el gobernador necesitaba su cargo, que renunciara o que la dejaban fuera del cargo a través de un decreto.

De manera similar actuó Kueider comunicarle que o renunciaban o los echaban a Juan Carlos Lallana en Vialidad; Alfredo Francolini del IAPV; Schepens y Gebhart de Producción; y Adrián Fuertes en Turismo, y todos dieron un paso al costado.

El único al que efectivamente el gobierno provincial echó fue a Hugo Righelatto, de Obras Sanitarias, cuando fue detenido por la noche acusado de peculado y administración fraudulenta. A la mañana siguiente, el gobernador emitió el decreto de despido.

De todos modos, Kueider, que encabezaba la lista de senadores y se definía a sí mismo como el jefe y armador de la campaña del justicialismo en Entre Ríos, con qué cara podría pedirle la renuncia a alguien, porque lo tienen como uno de los grandes responsables de la derrota.

Bordet no suele encargarse de echar a nadie, no lo hizo en los ocho años que fue intendente de Concordia, y no lo ha hecho a lo largo de los casi cuatro que lleva como gobernador.

No se sabe si no se anima o si no tiene el carácter para hacerlo pero lo concreto era que el único que lo hacía era Edgardo Kueider y hoy no está en condiciones.

La dirigencia, los cuadros y los militantes piden renuncias y Bordet las necesita pero nadie las quiere presentar para que no se las acepten y el gobernador no tiene quien le haga el mandado.

Compartir:

6 comentarios

Rosa 31 octubre, 2019 at 10:39 am

.Bordet se debería pedir la autorenuncia, de ultima que nos e la autoacepte… de ahí para abajo todos y todas afuera…

Responder
Maria 31 octubre, 2019 at 1:16 pm

Renuncia YA A AGUSTINA CAMINO. Muy subidita a sus tacones, llegando a media mañana y yendose a las 2 hs

Responder
SARA 31 octubre, 2019 at 6:36 pm

desrrollo social VERGUENZA NACIONAL

Responder
jose nicolas 1 noviembre, 2019 at 5:56 am

Bordet se rodeo de funcionarios No peronistas e incompetentes un ejemplo es el Nº1 de OSER. Habiendo tantos profesionales de primer nivel con probada idoneidad y militantes, pone a un hombre de Bahillo que es rechazado por los empleados de la repartición por soberbio, advenedizo y por no tener conocimientos tecnicos. Deberia dejarle el lugar a Jorge Trupiano que no es ingeniero pero es del palo y realmente sabe no en vano estuvo mas de 35 años en el Ente Descentralizado de Obras Sanitarias de Concordia antes de asumir en OSER en un puesto de seguna linea. Que injusticia.

Responder
ariana 1 noviembre, 2019 at 12:34 pm

Afuera con los perpetuos …. se durmieron y confiaron !!!

Responder
María Rosa Gomez 2 noviembre, 2019 at 10:40 pm

Esto se sabía que iba a ocurrir después que BORDET desdobló las elecciones , se aseguró la Gobernación y después el y todos los funcionarios isieron la plancha, porque le da lo mismo ,Gobernar con Macri o con FERNÁNDEZ, creo que con Macri .

Responder

Dejar Comentario