En Concordia ya encontraron la veta para seguir negociando con la pobreza: ofrecen préstamos personales y aceptan la tarjeta alimentaria

Este miércoles comenzaron a entregar los plásticos en la ciudad más pobre del país, para este jueves, luego de la visita del ministro Arroyo, ya habían montado un sistema para seguir lucrando con el hambre.

Vergüenza, indignación, bronca son los sentimientos que provienen desde Concordia y se expanden por toda la provincia.

Este miércoles el centro de convenciones de la ciudad más pobre del país se vio colmado de personas que se encuentran en extremas condiciones de vulnerabilidad; hoy jueves arribaba el Ministro de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Arroyo, para lanzar oficialmente el plan contra el hambre.

Concordia fue la ciudad elegida, en el resto del país se implementará en febrero. En la capital del citrus, es desesperante la situación con el hambre que no pudo aletargarse más.

El hambre es uno de los puntos que el Gobierno de Alberto Fernández quiere combatir, parte de la crisis que dejó la gestión de Mauricio Macri con casi 16 millones de pobres.

Asimismo, como contracara, su utilización por parte de los sectores que menos tienen reactivarán los comercios de las ciudades.

En Concordia se prevén 40 millones de pesos mensuales como inyección en los mercados locales.

Una ciudad paradójica, ha hecho a la mayoría de los gobernadores peronistas y por otro lado presenta los números que más duelen, un 52,9 por ciento de pobreza y un 15,4 por ciento de indigencia.

7500 tarjetas son las asignadas a las madres concordienses que reúnen una doble condición, ser beneficiarias de la AUH y tener hijos menores de 6 años.

Los plásticos funcionan como cualquier otro sistema de crédito, sus beneficiarias solo pueden adquirir alimentos por montos que van desde los 4 mil pesos a los 6 mil conforme a la cantidad de hijos que posean.

La otra idea del plan con las tarjetas del gobierno nacional es combatir el negocio de la pobreza.

Este jueves este Portal daba cuenta del mismo, hasta aquí todo lo referente a la distribución de alimentos provenientes del Estado lo manejaban punteros de organizaciones sociales, al igual que las gestiones, altas y bajas de los planes sociales.

En la publicación se daba cuenta de distintos allanamientos realizados por el fiscal Juan Malvasio que pudo constatar el acopio irregular, sin las condiciones de higiene y salubridad de toneladas de alimentos.

Y lo que es peor, también pudo constatar la presencia de alimentos entregados por Desarrollo Social que se estaba comercializando en supermercados de origen asiático.

Una de las organizaciones sociales aparecía vinculada en todos los casos, el Movimiento Evita y/o CTEP conducida por el funcionario provincial Emiliano Gómez Tutau.

Asimismo se exponían distintas denuncias provenientes de vecinos de la provincia dando cuenta de la extorsión o coacción a los que eran expuesto constantemente por los punteros, si no asisten a las marchas o cantidades organizadas por “la orga”, les daban de baja el plan.

También era requisito para mantenerles el plan, así lo denunciaron a este medio, la entrega mensual de un porcentaje de lo percibido, incluso existen casos de que los beneficiarios deben entregarle la tarjeta de débito a estos punteros para que ellos perciban y manejen el dinero.

Un verdadero negocio con la pobreza, ni el gobernador Gustavo Bordet, ni la entonces ministra Laura Stratta, quisieron hablar de las graves irregularidades denunciadas con los alimentos de desarrollo social y las vinculaciones con varios funcionarios de su gestión.

En la publicación también se exponía que, más allá de las intenciones del Gobierno Nacional, era cuestión de tiempo para que las “avivadas” de siempre ocurrieran.

No tardaron un solo día, a horas de la visita de Arroyo en Concordia, ya se montó un sistema con el negocio de la pobreza.

Este jueves por la tarde llegaron a la redacción de este Portal distintas capturas de grupos de compraventa de Facebook de la capital  del citrus ofreciendo créditos con mínimos intereses aceptando, como contraprestación, las tarjetas sociales.

Como se puede apreciar de las imágenes, bajo el pretexto de “esto es para hacerle un favor a la gente que necesite”, los inescrupulosos otorgan dinero, en concepto de préstamo personal y como intercambio reciben los saldos de las tarjetas alimentarias.

En otra publicación del usuario “Créditos Concordia”, se puede apreciar mejor cual en que consiste el ofrecimiento, se cambia el saldo de la tarjeta por dinero”, dejándose un teléfono de contacto.

Actividades sumamente viles, vergonzantes, indignantes que al poco tiempo de su implementación desnudan lo difícil que será combatir el lucro con el hambre, indudablemente, como siempre ocurre, la falta de controles hará su parte.

Un negocio lamentable que debería poner a las autoridades provinciales y municipales, como también a la Justicia a investigar, de otra manera pasan a ser cómplices del lucro con la pobreza.

Dejar Comentario