Llamativo: Investigaron y castigaron a funcionarios por la ruta 23 pero hay silencio sobre la 38, que involucra a Lallana y Benedetto

Compartir:

Muchos se preguntan si la confirmación de Alicia Benítez al frente de Vialidad tiene que ver con el blindaje para que no se llegue al fondo de la cuestión.

A pesar de los cambios de funcionarios en la Dirección Provincial de Vialidad, su titular, Alicia Benítez fue confirmada en el cargo por el gobernador Gustavo Bordet.

La decisión del mandatario resultó llamativa debido a que la DPV es uno de los organismos estatales más denunciados por corrupción y es sorprendente que hay considerado necesario hacer cambios en toda la cadena de mando, menos en la presidencia.

Sin embargo, surge una hipótesis a raíz de las irregularidades que se registran en rutas provinciales: una de ellas, la 23, fue profundamente investigada y se tomaron medidas contra dos funcionarios de la anterior gestión, mientras que en otras, y particularmente en el caso de la 38, que involucraría a Carlos Lallana y a Luis Benedetto, se mantienen un silencio llamativo, a pesar de que el gobernador Gustavo Bordet se comprometió a dar con los responsables de que se pagara la obra sin estar terminada.

De allí nace el comentario de que Alicia Benítez permanecería en el cargo a pesar de los otros cambios justamente para evitar que la investigación avance.

La Ruta Provincial 23 incluso antes de ser inaugurada presentó serias irregularidades, por lo que fueron cesanteados de la Dirección Provincial de Vialidad Alberto Johnston, director de construcciones, y Julio Tallar, jefe de departamento, quienes estaban a cargo de la supervisión de las obras.

También se inició en la Justicia entrerriana una investigación penal en la que además estaría involucrado el ex ingeniero jefe Guillermo Van Opstal, que no habría sufrido las medidas de la DPV por ser jubilado.

La ruta 23 presentó serios inconvenientes en el tramo que va desde Villa Elisa, en el departamento Colón, hasta Jubileo, en Villaguay, incluso antes de que se inaugurara y de estar terminada y se investiga si hubo una mala ejecución de la obra o una disminución en los materiales que debían utilizarse, debido a la rapidez con la que se rompió.

En su momento se invirtieron más de 93 millones de pesos para la realización de las obras, pero este año la provincia debió salir a buscar financiamiento millonario para repavimentarla, debido al deplorable estado en el que se encontraba.

Luego de que se cesanteara a Johnston y Tallar, que se encontraban de licencia, se esperaba que la Justicia investigara también la situación de la ruta 38, pero eso no ocurrió.

La obra se ejecutó en 2016 y le costó al Estado provincial 249 millones de pesos, al cambio de ese momento unos 26 millones de dólares, y en agosto de ese año se firmó la ejecución. Sin embargo, al muy breve tiempo, varios tramos de la ruta 38 nueva se convirtieron en intransitables y, lo que es peor, varios ciudadanos perdieron la vida por fatales accidentes.

En aquella época la DPV era conducida por Juan Carlos Lallana, que tenía la responsabilidad de la adjudicación y el posterior control de que los trabajos se hicieran en su justa medida, conforme a los pliegos, fue quien firmó la certificación por los trabajos hechos y finales, aunque al poco tiempo dejó de ser director de Vialidad.

De todos modos, el responsable mayor fue el ministro Benedetto, a cargo de toda la obra pública de la provincia.

Este Portal se hizo eco ya desde 2017 de las denuncias de los vecinos y de quienes transitan esa ruta por su mal estado y el gobernador se comprometió a iniciar una investigación, incluso, los entonces senadores provinciales Pablo Canali y Lucas Larrarte solicitaron pedidos de informe al respecto.

Sin embargo, todo quedó en la nada y hoy los legisladores no hablan más del tema, aunque nada cambió sobre esa ruta. En el ámbito empresarial se comenta que existió la orden de silenciar las denuncias y paralizar las investigaciones, para no dejar al descubierto a los verdaderos responsables.

Resulta llamativo que dos casos similares, en dos rutas entrerrianas, tuvieran diferentes destinos. Uno fue investigado y se tomaron medidas contra los supuestos responsables y en el otro se frenó el expediente.

Sin dudas, el ministro Benedetto, oriundo de la zona que recorre la ruta 38, no puede estar ajeno a las anomalías y a los desmanejos que convirtieron a ese trazado en un emblema de la corrupción estructural, y tampoco puede desconocer que un organismo que depende de su ministerio, como Vialidad, haya pagado 26 millones de dólares por una obra irregular.

La confirmación de Alicia Benítez al frente de la DPV, se comenta, responde a la necesidad de que la investigación sobre la ruta 38, y otras que involucran a la actual gestión, no avancen.

Compartir:

4 comentarios

Alejandra 28 diciembre, 2019 at 2:43 pm

Es un chiste q teniendo semejantes pruebas de esta mujer corrupta siga estando ahi ojala el gobernador recapacite de la eleccion q continue ella

Responder
Luis 28 diciembre, 2019 at 4:56 pm

Si esto continúa así el próximo gobierno provincial no será Peronista. Corrupción apoyada por este Gobernador., Vergüenza e indignación de parte de los militantes.

Responder
Jose 28 diciembre, 2019 at 7:25 pm

Después terminan despidiendo a un pobre contratado de la municipalidad.

Responder
teresa 29 diciembre, 2019 at 9:45 am

Los SILENCIOS, suelen ser el más desesperado GRITO…GOBERNADOR: Diga fuerte: ESTA BOCA ES MÍA y aclare…

Responder

Dejar Comentario