Los códigos de descuento de las mutuales, otro negocio millonario con la pobreza

Compartir:

Mientras el gobierno nacional implementa todo un arsenal para combatir el hambre, en la provincia, al sistema que no hace más que empobrecer a los empleados, se lo ampara y favorece; los acuerdos políticos electorales en la génesis

Desde que asumió el gobierno de Alberto Fernández todas las políticas implementadas han tenido un solo objetivo, combatir el hambre de los sectores más vulnerables.

El gobierno de Mauricio Macri dejó cifras históricas respecto a la pobreza, sintiéndose muy fuerte en Entre Ríos por tener la ciudad más pobre de todo el país, Concordia.

Macri y sus políticas sin dudas se llevan todos los pergaminos a la hora del hambre, sin embargo en lo local existen varias políticas implementadas por el Gobierno provincial que lejos de paliar la pobreza, la han acrecentado enormemente.

Una de ellas la representan los polémicos códigos de descuentos de las mutuales, más allá de que por su objeto social no lo son, los inescrupulosos han encontrado la vuelta para constituirlas en verdaderas entidades financieras que prestan sumas de dinero a intereses descomunales.

Desde que comenzaron a operar en la provincia como también en los municipios, la pregunta obligada que surgió es de donde extraía tanto poder para que, a pesar del flagelo que representan, los gobiernos no sólo no las erradiquen sino que las protejan.

La respuesta en todos los casos parece ser única: un acuerdo político electoral por el cual éstas financieras encubiertas aportan a las campañas de los gobernantes y luego, cómo contrapartida, recibe protección y son favorecidas para seguir lucrando con el negocio de la pobreza.

Los recibos de haberes de una gran cantidad de empleados públicos que necesariamente deben recurrir a las mismas para conseguir algo de dinero extra para solventar el día a día así lo indican.

A la redacción de este Portal llegan constantemente los documentos de haberes donde se puede observar míseras sumas de dinero que perciben los empleados públicos ante la necesidad de un préstamo con requisitos mínimos y a sola firma.

Lo peor es que es el propio Estado, que actúa como agente de retención, el que les allana el camino a las mutuales que solo deben preocuparse por qué se acrediten los montos de los descuentos automáticos mensualmente.

El sistema, el negocio, es redondo para estas financieras y el gobierno, con un único perjudicado, el empleado pobre que en todos los casos encima es estigmatizado, motivo por el cual, ante la presentación de las pruebas, imploran que no sean publicadas.

Una muestra de esta estigmatización que lastimosamente ha servido para justificar las operatorias de préstamos de las mutuales la dio un abogado del fuero local.

Rubén Pagliotto, abogado defensor del ex intendente acusado por narcotráfico y corrupción, en una de las cuantiosas causas que tiene Sergio Varisco dio su visión sobre los trabajadores municipales, sector mayormente perjudicado por los mutuales.

“Tan pobres son algunos que encima tienen 6, 7, 10 hijos; porque como no tienen televisión se dedican los pobres a tener hijos”, expresó Pagliotto en la audiencia de elevación a juicio de la causa de Varisco y la Mutual Modelo.

Agregando, para justificar que los trabajadores recurran a las entidades que se solventan con la usura, “no pueden ir como el doctor Bonazzola, el doctor Pagliotto, la doctora Yedro, a pedir a un banco de primera línea”.

Vergonzoso: “Los pobres municipales se dedican a tener hijos porque no tienen televisor”, dijo Pagliotto ante la Justicia.

Palabras, las del letrado, que serán recordadas por el desdén en el trato de ignorantes a los municipales, y que fueron repudiadas por toda la sociedad.

Fue justamente la causa de la mutual modelo la que dio origen a la hipótesis de la existencia de un acuerdo político electoral entre dicha entidad y el sector de Varisco por el cual se le financió la campaña del 2015 que le permitió llegar a la intendencia.

La teoría se escuchó en la audiencia, en la misma se reseñó un convenio entre Varisco y el titular de la mutual, Adrián Bruffal, este le aportó estructura, logística y dinero a cambio de dos contraprestaciones, la primera la inclusión de su pareja, la ex edil María Marta Zuiani, en la lista.

La segunda, la puesta a disposición de la estructura municipal para continuar con el beneficioso negocio millonario de los códigos de descuentos.

Al poco tiempo de haber asumido Varisco, en febrero del 2016, entonces presidente de la Modelo, Miguel Picazzo, con quién se alternan en la presidencia con Bruffal, presentaba una nota en mesa de entradas del municipio exigiendo la suma de 1 millón y medio de pesos.

El motivo de la exigencia dejaba en claro la existencia de un acuerdo, “en concepto de adelanto de retenciones”.

¿Qué son retenciones? Aquellos descuentos automáticos que se producen en el haber producto de una solicitud previa de un préstamo en la mentada mutual.

Descuentos que se permitieron a través de ordenanzas municipales, por supuesto, mediante acuerdo entre quien comanda el municipio y quien comanda la entidad.

Como si esto fuera poco, en la nota de Picazzo, pidiendo la cifra millonaria a Varisco de las arcas municipales, figuraban como aval la firma de la mencionada concejal pareja de Bruffal.

En la denuncia penal describiendo las maniobras aparecían como señalados Picazzo, Bruffal y Zuiani, sin embargo, llamativamente ninguno de los dos últimos fue ni siquiera imputado por fiscalía, surgiendo sospechas de una fuerte protección en su favor.

Pero ¿es en los municipios donde solamente aparece este sistema montado sobre la usura? No, en el gobierno provincial también se permite que sus empleados sigan empobreciéndose a costa de los beneficios millonarios de unos pocos. No lo es.

La maniobra es idéntica, un acuerdo político electoral en época de campaña, para después, una vez llegado al poder, retribuir con negocios con el Estado.

El nombre de Bruffal nuevamente aparece en la polémica, pero en esta oportunidad con otro rubro, el periodístico, y en el ámbito provinciales el nombre bajo sospecha es el del hoy senador nacional, Edgardo Kueider e indirectamente el del gobernador, Gustavo Bordet.

Tanto Bruffal como Kueider están siendo investigados por el fiscal Juan Ramírez Montrull, en este caso, por llamativos pagos millonarios realizados por el gobierno provincial a un medio de comunicación totalmente ignoto, la firma Multimedio Regional SRL de propiedad del primero de los mencionados.

El mismo di que asumió Gustavo Bordet su primer mandato, Bruffal, sin ningún tipo de experiencia en el rubro comunicacional adquiría la firma de medios, al poco tiempo, es decir, luego del asueto y receso administrativo, a principios del 2016, ya salían pagos por cifras siderales por parte del ministerio de cultura y comunicación de la provincia.

Se sospecha que  el binomio Kueider-Bordet direccionó pagos en concepto de pauta publicitaria en favor de Bruffal y su firma.

Nuevamente la hipótesis de protección y blindaje aparece en esta causa, primero ninguno de los nombres aparece en el titulo legajo penal, segundo, la causa si bien en principio avanzó, luego se paralizó.

Aunque no es el único negocio, la mutual modelo, junto a otras tantas aparecen entre los convenios de prestaciones que se pueden gestionar a través de la tarjeta Sidecreer.

Y si se habla de negocios entre el Estado y las Mutuales otro nombre también surge obligado, el de Walter Grenón, titular de la Mutual Urquiza.

Es Grenón uno de los pioneros en este negocio, con fuertes vínculos y alzos con el gobierno provincial que hasta compró un banco para manejar la tarjeta de la provincia, aunque luego de la denuncia y causa contra Juan José Canosa, todo se cayó

A pesar de las denuncias, ni Bordet, mucho menos Kueider que supo tener un gran manejo en la provincia a través de la secretaría general de la gobernación y del ministerio de cultura y comunicación, no solo no erradicaron este turbio negocio que empobrece a los empleados y pasivos provinciales, sino que los protegen y también a sus titulares.

Varias veces fueron allanadas estás mutuales por parte de fiscales entrerrianos en causa de corrupción, llamativamente nunca fueron ni siquiera imputados sus titulares.

Mientras esto ocurre, varios funcionarios provinciales, entre ellos Bordet y Kueider ahora en el Congreso nacional, se desgarran las vestiduras por el hambre en el país, por las cifras de la pobreza, que duelen y mucho, aunque en la provincia y en los municipios les  mantienen los opulentos negocios, quién sabe porque, seguramente millones son las razones.

Compartir:

2 comentarios

Luis 29 diciembre, 2019 at 11:47 am

Todo esto indigna. Como el hecho que el ex vicegobernador hoy intendente de Paraná., se anticipo a su nuevo cargo y aprobó a fines de noviembre de 2019 la modificación de la ley de incompatibilidad del empleado publico estatal (nº 7413 – art. 1). Con el solo fin de permitirle percibir dos sueldos simultáneamente. Y después hablan de los pobres trabajadores mientras por la espalda siguen en esta tierra mintiéndonos. Pregunto : Llegara algún día alguien que anule esta modificación de esta ley 7413? – Esto no contradice las actitudes demostradas del Gobierno nacional nos viene dando?. O será que estamos tan equivocado los peronchos?

Responder
Georgina 31 diciembre, 2019 at 5:44 pm

Luis, el Santo Bahl, modificó la ley de incompatibilidad, para que toda su tropa pueda cobrar ahora los dos sueldos… es un genio !!! no se le escapa un peso.

Responder

Dejar Comentario