Vecinos de Paraná Campaña indignados, denuncian que funcionarios viales le exigen la compra del gasoil para poder reparar la RP10

Compartir:

La bronca de pagar impuestos –ahora con aumentos siderales en el inmobiliario-  y que no se vean reflejados en las obras y servicios que el Estado debe brindar por los desmanejos notorios e impunes de los fondos y elementos públicos.

La ciudad de María Grande por estas horas se ha convertido en un verdadero escándalo. Los vecinos, sobretodo frentistas de la Ruta Provincial Nº10, están indignados y muy molestos con las autoridades de Vialidad provincial.

No es para menos, el estado de la importante carretera de Paraná Campaña es deplorable, sumándose ahora una muy llamativa exigencia para repararla.

Según contaron a este medio aquellos vecinos con manifiesto malestar, una lamentable sorpresa se llevaron luego de sus reclamos constantes para las reparaciones de la ruta, relatando que los trabajadores viales, luego de excusarse en la ausencia de recursos para cumplimentar sus reclamos, les informaron que la orden dada por las autoridades de la DPV era que, si querían respuestas, debían afrontar el combustible de las máquinas y vehículos.

En síntesis, la orden desde arriba es que sin pago previo del combustible o la provisión del mismo por parte de los frentistas, ni los trabajadores ni los elementos viales deben cumplir sus funciones.

Como no podía ser de otra manera la consecuencia de las condiciones impuestas por la DPV, provocó la conmoción de los vecinos, ya que no solo pagan sus impuestos para que el Estado le brinde los servicios a los que está obligado, sino que, además, esta semana los mismos fueron recibiendo las boletas con los siderales aumentos dispuestos por el Gobierno provincial para el inmobiliario.

Incrementos que van del 50, al 60, 70 y hasta el 80%, a pesar de que oficialmente se manifestó que no excederían el 50.

La indignación de los mariagrandeses va más allá, en noviembre del 2019 desde este Portal dábamos a conocer el lapidario estado de la Ruta Provincial 10.

Una carretera que en julio del 2019 el Gobierno Provincial había anunciado que repararía, es más, sacaban a relucir la Resolución N°1525 de la Dirección Provincial de Vialidad por la cual se adjudica la realización de esta obra de bacheo de la Ruta Provincial 10.

5 millones de pesos para su mejora, concreción de obras que, según anunciaron en aquel entonces, traería importantes beneficios en materia de seguridad vial, el turismo y el sector agropecuario.

A los dos años no solo que la ruta se encuentra intransitable, sino que resulta indignante los trabajos y reparaciones que se han realizado.

Vergonzoso video: Tierra en los baches en un camión modelo 74, así repavimentan las rutas entrerrianas

Un vecino muy enojado y rebasado de la desidia estatal mandó videos a este medio mostrando como una cuadrilla vial, en un destartalado Chevrolet modelo 74 se dispuso a bachear los incontables pozos de la ruta echándole, ni siquiera broza, sino tierra.

Incrédulo con lo que veía, el vecino, no solo registro el momento exacto cuando la cuadrilla se dispone a bachear con tierra, sino que posteriormente fue a corroborar si verdaderamente se trataba de tierra.

Un oportuno chaparrón fue contundente: se trataba de tierra, la cual, lógicamente con el agua, se dispersó brevemente, quedando al descubierto nuevamente el pozo, operatoria que se propago al resto de los mismos.

Una verdadera vergüenza, o como sostuvo el vecino en aquella oportunidad: “una joda”.

La joda estatal que tiene como consecuencia la falta de cumplimiento de servicios y obras esenciales, también incluye los millones y millones de pesos mensuales que se destinan a gastos extremadamente excesivos e inútiles en beneficio de los funcionarios.

Así, mientras en Vialidad tienen que salir a exigir dinero para combustible o combustible, por otro lado los funcionarios se hacen pagar todos sus gastos de sus traslados -sin distinguir entre actividades institucionales o personales- a las arcas estatales.

Autos oficiales y choferes a disposición de incontables funcionarios que los utilizan en la mayoría de los casos para uso personal y de su familia, mientras que en María Grande le exigen a los vecinos que se hagan cargo del gasoil si pretenden que el Estado se movilice para reparar la ruta. Una verdadera burla a todos los entrerrianos.

Una ciudad que recientemente fue noticia por la cifra mensual que se lleva el diputado provincial oriundo de la misma, Diego Lara, 250 mil de sueldo y 800 mil pesos en contratos, algo que fue recordado por los vecinos y acrecentó la bronca cuando los trabajadores viales le trasladaron las exigencias para poder cumplir con sus funciones.

Privilegios millonarios que contrastan con las necesidades diarias y esenciales de los vecinos que religiosamente pagan sus impuestos, que encima a la fecha se han incrementado descomunalmente, y que, por desidia de los funcionarios en este caso  de Vialidad Provincial,  no lo ven relejado en los servicios y obras esenciales que el Estado inexorablemente debe ejecutar.

 

 

Compartir:

4 comentarios

Peque 8 febrero, 2020 at 11:09 am

Lapidario lo de Vialidad Provincial pero nadie toma medidas

Responder
josenicolas 9 febrero, 2020 at 7:51 am

El Director de OSER Sergio Pascual es de Gualeguaychu y todos los fines de semana se va a su ciudad en la Toyota oficial y con todo pago. Porque el estado debe pagarle el traslado?? Porque los fines de semana la usa para sus actividades familiares en su ciudad? Porque cuando salió de vacaciones no dejo la camioneta guardada en Parana? (el tipo la uso durante los días de licencia) Que pueblo de cobardes somos

Responder
CONDE 9 febrero, 2020 at 10:53 am

La Dirección Provincial de Vialidad está quebrada. El gas oil que es el principal insumo para trabajar solo existe una semana al mes. Después la tarjeta YPF en Ruta se corta, no hay más gas oil. Se frenaron todas las compras de materiales indispensables. La DPV está paralizada. ¿Será intencional? Los funcionarios saben esta realidad y no hacen nada. ¿El SOEVER que espera? Para reclamar enfáticamente que la DPV funcione mínimamente. ¿Cómplices por acción u omisión? Cuando llegue la ley de consorcios se van a escandalizar, mientras tanto nadie hizo nada.

Responder
Candela Placeres 9 febrero, 2020 at 11:04 pm

Parece ser que las cuentas clara de Bordet, NO son tan claras como asegura.

Responder

Dejar Comentario