Escrachan en Maciá a la familia del diputado Casarettor

Compartir:

El hermano del legislador llegó este viernes desde el exterior, pese al férreo cierre de fronteras, lo que despertó las críticas de los vecinos.

 

Andrés Casaretto, hermano del diputado nacional Marcelo Casaretto, y su pareja, Mabel Brutti, llegaron este viernes al país luego de un viaje a Nueva Zelanda, desde donde el regreso se complicó por la pandemia del coronavirus, la cancelación de vuelos, el cierre de frotneras, y los rigurosos controles.

El hermano del legislador publicaba en su cuenta de Facebook todas las contingencias del periplo que lo trajo de regreso al país, que incluyó escalas en países de riesgo en Asia, Chile y Brasil.

La llegada de la pareja a Maciá levanto sospechas debido a la cantidad de medidas preventivas que rigen para el movimiento de ciudadanos que llegan desde el exterior.

El comentario que circula es que pudieron llegar hasta su ciudad de origen debido a la intercesión de Marcelo Casaretto, diputado nacional por Entre Ríos desde el 10 de diciembre.

En la conferencia de prensa que brindó este viernes el gobernador Bordet, se esperaba que hiciera referencia a este caso que levantó mucha polémica en el interior de la provincia, pero el mandatario omitió el tema, como tampoco habló de los escraches que sufrieron su hermana y cuñado tras llegar a Concordia desde Estados Unidos.

Si bien el hermano de Casaretto y su mujer confirmaron a través de las redes sociales que cumplirán con la cuarentena preventiva y obligatoria, el resto de los usuarios y vecinos de la ciudad se mostraron muy molestos.

En medio del pánico y la incertidumbre que reinan tras la declaración de pandemia del Coronavirus, los vecinos de Maciá hicieron saber su preocupación por la llegada de estos viajeros que no se habrían sometido a ningún tipo de control.

El comentario en la localidad es que tener un pariente en el Congreso de la Nación le facilitó a Casaretto y señora el regreso a la ciudad a pesar de las férreas medidas restrictivas que rigen tanto en los aeropuertos como en las rutas nacionales y provinciales.

La bronca en la ciudad y en las redes sociales no se hizo esperar, ya que es sabido la velocidad de contagio del virus y en caso de que estos viajeros estuvieran infectados suponen un grave riesgo para las personas que tuvieron contacto con ellas a lo largo de su camino a casa.

El diputado Casaretto y su familia suman así un nuevo escrache y en el departamento Tala los tienen entre ceja y ceja.

Compartir:

Dejar Comentario