La engañosa maniobra del Gobernador con la reducción de los sueldos de los funcionarios

Compartir:

El descreimiento ciudadano con el hombre que duplicó el gasto político, con creaciones de cargos y designaciones a mansalva y que les aumentó en un 50% el sueldo, es manifiesto.

Tras varios días de fuertes presiones con gobernadores que establecían medidas respecto de los sueldos de los funcionarios, finalmente este viernes el mandatario entrerriano se quedó sin margen y tuvo que salir obligado a sumarse a las iniciativas, comunicando la reducción en un 50% para “las autoridades superiores y personal superior fuera del escalafón y de todos los funcionarios cuyos salarios no se encuentren establecidos en una norma de superior jerarquía”.

Lo esperado socialmente era otra cosa: el clamor popular dirigido a la máxima autoridad de la Provincia era – es- que todos los funcionarios que no se correspondan con las áreas de salud, seguridad, servicio penitenciario y políticas alimentarias, no perciban sus sueldos.

Las exigencias compendían la marcha atrás de todos aquellos cargos nuevos creados a partir del 11/12/2019 por parte del Ejecutivo Provincial, con sus consecuentes  designaciones.

El correlato de la exigencia social no es otro que el achique a mas no poder del gasto político para que se lo destine exclusivamente a la emergencia sanitaria (salud, seguridad y alimentos)

El decreto de Bordet no hizo más que develar la mojigatería del Gobierno provincial.

A estas alturas, del análisis institucional de los datos reales –aunque incompletos por la falta de transparencia del Gobierno-, surge que el mandatario pasará a la historia de la provincia – entre otros puntos-  por ser quien incrementó de sobremanera la nómina de funcionarios provinciales.

Le guste a quien le guste, Bordet tiene consigo el récord guinness en la creación de cargos y designaciones.

Desde que asumió a la fecha, el mandatario, muchas veces persuadido por los ministros y secretarios de estado, duplicó la cantidad e funcionarios políticos de su antecesor, y miré el lector que Sergio Urribarri nombraba gente periódicamente, pero como la actual gestión, ninguno.

Se viene dando una constante, Urribarri, duplicó a Busti, y Bordet hizo lo propio en para su gobierno.

Busti terminó su mandato con aproximadamente 300 funcionarios, llego Urribarri y la cifra culminó en cerca de 600, hoy, la misma trepa a los 1000.

A la fecha, aunque los datos deben leerse como mínimos ya que el Gobierno oculta gran parte de designaciones,  existen en el Ejecutivo Provincial y en sus reparticiones, como también en organismos autárquicos y empresas del Estado, más de 1000 funcionarios desde que asumió Bordet.

Llegó al poder con la proclama de austeridad, tuvo un gesto ni bien asumió, reduciendo los ministerios de 10 que tenía Urribarri a 5, sin embargo, dentro de las carteras comenzaron a verse constantes nombramientos.

En honor a la verdad, a los inicios, y durante los primeros dos años, lógicamente porque había que ordenar el desbarajuste existente de las cuentas públicas, se limitó.

Transcurrido este tiempo, cuando comenzaba a perfilarse el orden esperado, los nombramientos fueron a mansalva.

Llegó el término de su primera gestión y Bordet terminaba con –de mínimo- 800 nuevos funcionarios, representando todos ellos el pago de compromisos políticos asumidos durante su gestión.

Al comenzar la primera había que pagar la contraprestación de una campaña policía que le permitió su reelección.

En estos cuatro meses desde su reasunción, la creación de cargos y designaciones son diarias, y ni la pandemia ha impedido el desenfreno del Gobierno provincial con los decretos de nombramiento.

Lo primero fue crear un ministerio, el de producción, había que pagarle a Juan José Bahillo las levantadas de mano en el Congreso Nacional a las leyes de ajuste de Mauricio Macri.

Esta nueva cartera fue la excusa para seguir nombrando funcionarios políticos, pagar compromisos políticos.

Este Portal allá por mediados de enero contabilizó los cargos y los nombres de la orgánica del novel ministerio, los funcionarios políticos superaran ampliamente la centena.

El ministerio de gobierno, justicia y seguridad que conduce Rosario Romero, fue otro de los beneficiados para esta segunda gestión con nuevas áreas, las cuales no queda solamente en la designación de un titular para la misma, sino que con la palabra “coordinación” durante estos meses vienen justificando una sideral cantidad de cargos nuevos.

Oficializados, desde el 10 de diciembre a la fecha, la cartera de Romero está llegando a una treintena de designaciones nuevas, cifra que se incrementa si se tienen en cuenta los decretos que aún no han aparecido.

En este punto vale la aclaración de que desde finales de diciembre el Gobierno, mostrando una falta total de transparencia, decidió no publicar más la nómina de autoridades de la Provincia.

Nomina que igualmente le cabe el calificativo de “mentirosa”, ya que de la misma no se extraían una infinidad de coordinaciones, subsecretarias, dirección y subdirecciones.

Un ejemplo de esta falacia también se da en la Administradora Tributaria de Entre Reos (ATER), donde existen solo 8 direcciones publicadas como parte de su estructura institucional, aunque son 14, y encima existen más de una decena de subdirecciones que incluso los empleados del organismo manifiestan desconocer.

Estructura que por cierto continúa incrementándose, recientemente este Portal se hizo eco de dicha realidad.

Volviendo al reciente decreto de Bordet, el sideral aumento de cargos o puestos políticos no es la única contradicción con la reducción de sueldos dispuestas por el gobernador.

Bordet no solo aumento la nómina de autoridades en plena crisis económica y la siguió incrementando en plena pandemia, sino que asimismo los sueldos de estos funcionarios crecieron exponencialmente.

En noviembre del 2019, como integrante del presupuesto, el mandatario provincial decidió que los ya considerables salarios y demás privilegios pecuniarios que le otorga la función no eran suficientes, incrementando en un 50% los sueldos de los mismos –incluido claro está el propio-.

La ecuación hoy es simple, si Bordet subió en un 50% los sueldos de todos los funcionarios, y ahora ese 50% se los va a retener solo por este mes, entonces el anuncio y contenido del decreto no es tal.

Bordet no redujo ningún sueldo, solo por abril, no aplicará el aumento antes dado, y esto, ni siquiera es un “gesto”.

La ciudadanía no esperaba un gesto, sino ni más ni menos que la aplicación de las leyes que se le aplican a todos, si un trabajador privado no trabaja no cobra, y si un empleado público no lo hace se le descuenta el día.

Estamos hablando de funcionarios políticos que, con motivo de la pandemia, el asueto y la emergencia, solo concurrieron a su lugar de trabajo una sola semana del mes.

El mandatario debió aplicar la legalidad, esto es, que no perciban más que por los días trabajados.

Aunque lo esperado socialmente del Gobierno provincial iba mas allá, comprendía en definitiva la marcha atrás con todos y cada uno de los cargos creados y sus las designaciones desde diciembre, salvo que se traten de nombramientos en salud, seguridad o el área de políticas alimentarias.

Estas son las críticas instaladas que vienen reproduciéndose respecto del Gobierno, primero con la crisis económica, y ahora más notorias con la pandemia.

Sin embargo, a pesar de las mismas, Bordet se sigue haciendo el desentendido.

Por otro lado, y esto es un comentario generalizado de los empleados de carrera del Estado, habría que ver si la reducción de los sueldos, no es compensada por el propio Gobierno de alguna manera.

Es vox populi en la Provincia, que bajo la denominación “honorarios”, “primas”, “gastos de representación”, “gastos reservados”, “movilidad”, “gratificaciones” “desarraigo”, “beneficio de compensación por residencia”, “viáticos”, etc., etc., los funcionarios reciben sumas que abultan sus ingresos mensuales.

Un ejemplo concreto es una lista extensa de funcionarios públicos que con estas excusas, cobran 2, 3 y hasta 4 sueldos estatales.

La pregunta es obligada: Para los funcionarios comprendidos en esta ventajosa realidad, ¿se les reducirán a la mitad todos sus ingresos o solo el oficial?

Un decreto que, asimismo, “invita” a los legisladores provinciales a sumarse, requiriendo este punto especial atención del lector.

Los diputados y senadores entrerrianos son sin dudas el paradigma del ocio y holgazanería ya que, salvo dos o tres reuniones, desde que asumieron, lisa y llanamente, no trabajan.

Desde diciembre del 2019 a la fecha pasaron 4 meses, en cada uno de estos meses los 34 diputados percibieron cada uno 320 mil pesos (nominal) de sueldos.

El cálculo: $320.000 x 34=$10.880.000 x 4 –meses-=$43.520.000.

Casi 45 millones de pesos por no trabajar.

La suma se abulta enormemente si le sumamos el dinero con el que dispone cada uno de los diputados para contrataciones.

Aquí hay que advertir que, a contrario de los sueldos, este ingreso depende de la cercanía, afinidad y obsecuencia del diputado o diputada con el Gobierno provincial.

Las cifras van desde los 400 mil pesos mensuales, pasando por los 440 mil pesos mensuales, 800 mil pesos mensuales y aún más para un círculo muy íntimo.

Haciendo estimaciones generales, cada diputado provincial le cuesta a los entrerrianos una cifra cercana al millón de pesos por mes entre el sueldo y las contrataciones.

Nuevamente el cálculo: $1.000.000 x34= $34.000.000x 4-meses-=136.000.000.

La percepción de los sueldos de los legisladores que no cumplen ni han cumplido ningúna función en estos meses, resulta repugnante, inmoral y rayana a la ilegalidad, pero no es exclusiva, tampoco deberían estar percibiendo los ingresos de las “contrataciones”.

Si el legislador no ha ido a trabajar, tampoco sus contratados, mas allá de que la gran mayoría de esos contratos es sabido que solo sirven para justificar compromisos de los legisladores y que no tienen ninguna función más que enviar la factura mensual y cobrar.

La medida esperada de la legislatura respecto de sus contratados es que los den de baja, al menos hasta que se reanude la actividad.

En todos los casos se trata de monotributistas que podrán percibir los 10 mil pesos que dispuso el Gobierno para a la generalidad.

Si un ciudadano normal deberá sobrevivir con esta cifra, también deberían hacerlo estos contratados.

¿O será que cobraran su contrato y a su vez se inscribirán para también cobrar los 10 mil de ANSES?, por la nula transparencia que existe en la Provincia seguramente nunca lo sabremos.

A dichas apreciaciones hay que sumarle lo que trascendió en la noche de este viernes luego de la publicación del decreto de Bordet.

Supo este medio que la medida del gobernador provocó el gran a malestar en los legisladores provinciales, su gran mayoría no está dispuesta a ceder ni siquiera la mitad de un sueldo que perciben sin hace nada, aunque lo harán para no quedar expuestos políticamente.

Un decreto el de Bordet también cuestionado por su falta de poder decisorio.

Si es el mandatario quien designa, remueve y despide a los titulares  de los organismos autárquicos y empresas o sociedades del estado, bien pudo disponer la reducción en el propio decreto.

No hay que olvidarse que para la Justicia, los integrantes de la cúpula de las sociedades del estado y organismos también son funcionarios públicos, valga aquí de ejemplo la condena de Juan José Canosa.

Por último, aunque no menos importante, y que abona al descreimiento de la medida dispuesta por el mandatario es su mentado “fondo extraordinario para hacer frente a la emergencia sanitaria establecida en el decreto 361”

Un fondo que llamativamente manejará el ministerio de economía y no el ministerio de salud.

La contradicción es manifiesta, el decreto de emergencia sanitaria pone en cabeza, lógicamente, del Ministerio de Salud todas las directivas, medidas, contrataciones y demás que implique enfrentar la pandemia.

Sin embargo para Bordet, es economía quien dispondrá el destino específico del dinero conformado por los descuentos de haberes de sus funcionarios públicos y los que se adhieran.

Parece que para el Gobierno está más preocupado por el manejo de la caja que el coronavirus, el problema parece ser la caja y no la pandemia.

Desde ya, es estimable que esta disposición, que pone en cabeza de un ministerio que nada tiene que ver con enfrentar una pandemia, traerá aparejada graves consecuencias y cortocircuitos.

Una medida, la de Bordet que, llamativamente, tampoco incluye a aquellos jubilados que cobran más incluso que los activos, aquellos ex legisladores o ex funcionarios o ex magistrados con beneficios previsionales de hasta 700 mil pesos, legisladores, siendo estos, por su edad, quienes tienen mayor riesgo de ocupar los escasos recursos sanitarios si el virus los encuentra.

Tampoco están comprendidos los ex gobernadores y ex vicegobernadores que perciben la afamada “pensión vitalicia”.

Un decreto, el de Bordet, que hace agua por todos lados, que parece estar más abocado a contentar a “la gilada” que realmente a enfrentar esta gravísima y alarmante pandemia.

Es indudable que el Gobierno Provincial sigue subestimando a la sociedad entrerriana con maniobras engañosas que en nada se condicen con las urgencias demandas.

La situación sanitaria en la Provincia es más que grave, sin embargo las autoridades parecen aun no entenderlo, una hipócrita medida decidida por presiones y para quedar bien, no colma en nada las exigencias de los entrerrianos.

La gente reclama que se dé marcha atrás a todas –excepto en salud, seguridad y políticas alimentarias- las designaciones desde la reasunción, no solo porque ninguna es esencial, sino porque es manifiesto que a la emergencia le urge la disposición de dichos fondos.

La realidad en nuestros hospitales públicos, donde ni siquiera hay barbijos, así lo demanda.

Compartir:

6 comentarios

Maria cristina 28 marzo, 2020 at 4:05 pm

Y el hospital san martin sin insumos ni camas…y esa cantidad de $ para funcionarios!!!!!

Responder
Maria Elena Montorfano 28 marzo, 2020 at 8:05 pm

Son unos inescrupulosos sin corazon ademas de corrputos

Responder
Flaca 28 marzo, 2020 at 11:38 pm

Y quien se iba a creer esa pavada?? Es obvio q es mentira!!

Responder
Lucre 29 marzo, 2020 at 9:42 am

Es mentira para ignorantes..se les paga x otro codigo y listo.!! Y queda bien p la gilada..!!!andaaa

Responder
Lo sé! 29 marzo, 2020 at 1:35 pm

Y el Pto. de Parana con la contaminación ,motores bajo agua con tanques de fuel oil y aceite ,lugar de paseo recreativo del Ministro ?…no lo vio nunca ?

Responder
Silvia Goet 29 marzo, 2020 at 9:44 pm

Eso no lo cree nadie!!!!!

Responder

Dejar Comentario