Las inconsistencias del ajuste bordetista: Congelar los sueldos, subir los aportes previsionales, contrataciones millonarias y sin controles para los funcionarios

Compartir:

Llamativa defensa de Giano y Solanas asegurando que es un proyecto “progresista y saludable”, silencio absoluto de Huss, Cora, Osuna y Urribarri, todos -otrora- kircheristas más acérrimos, a pesar de las similitudes del proyecto de Bordet con de la Macri en el 2017.

El polémico proyecto de ley presentado este pasado viernes por el gobernador Gustavo Bordet sigue generando análisis y cuestionamientos.

Y es que cada vez que se re-lee el mismo, surgen aún más datos de la propuesta bordetista que provocan mayor alarma en los trabajadores, en los jubilados y en algunos de los gremios.

El temor del gobernador ha sido de tal magnitud por los durísimos cuestionamientos que le realizaron, que para ingresarlo formalmente en la Cámara de Diputados de la provincia esperó y aguantó un proyecto ideado en enero del 2020 a que la población entera estuviera bien preocupada y alarmada por su salud y la de su familia por el reciente brote de coronavirus.

No está de más insistir en que su elección de la cámara para efectuar su presentación no fue antojadiza o producto del azar, sino ideada. Los diputados suelen ser los más acérrimos negociadores para obtener mejoras económicas a través de incrementos de los montos en las contrataciones que les son asignadas.

Durante el viernes y este sábado, desde este Portal comenzamos a exponer las inconsistencias del plan emprendido por Bordet y en donde los diputados, en primer término, tendrán participación, no como simples cómplices, sino de coautoría ya que serán los que en definitiva aprueben el proyecto suscripto por el Ejecutivo Provincial.

Se han expresado los fundamentos, los cuales se pueden resumir como la imposibilidad reconocida por el propio mandatario de no poder afrontar los servicios públicos básicos que debe brindar el Estado provincial, las cuestiones más elementales.

Eso es al menos la excusa, la justificación de Bordet para declarar por ley la emergencia.

Emergencia que está instalada desde octubre del 2019, cuando, producto de una sideral deuda asumida por el anterior gobierno provincial, que resulta ser el mismo que el actual, el Gobierno Nacional dejó de girarle a Entre Ríos los fondos que hasta el momento le enviaba.

Y es que Bordet se endeudó en miles de millones de pesos con Macri, y para colmo, también contrajo una deuda en millones de DÓLARES -sí, en moneda extranjera-, con organismos internacionales.

Hay una máxima económica y/o financiera reconocible y aplicada por hasta el más lego en dichas materias que indica que si uno no tiene los recursos para afrontar una deuda, no debe tomarla.

Bordet, a pesar de ser contador público nacional y de que seguramente se rige en su vida personal y familiar por dicha máxima, a la hora de administrar los destinos de los un millón y medio de entrerrianos, hizo caso omiso a la premisa.

Pidió infinidad de créditos y no los pudo –ni actualmente puede- afrontar, con lo que se le complicaron sobremanera deudas corrientes que mantiene, por ejemplo, con sus propios trabajadores.

La deuda asumida en pesos y en dólares, impagable por donde se la mire, no fue aplicada a los destinos del desarrollo sostenido y sustentable de la Provincia, nada de ello, se destinó al beneficio de unos pocos, a acrecentar la planta de funcionarios, en definitiva, a pagar compromisos políticos.

A fines del año pasado, el gobernador ya tenía la radiografía de la lapidaria situación económica que enfrentaría la provincia pero poco le importó: en noviembre, a pesar de la crisis ya palpable, se aumentaba y aumentaba a todos sus funcionarios políticos los sueldos en un 50%.

También aumentaba sobremanera los gastos extremadamente superfluos ante una crisis, como la publicidad oficial.

Para colmo de males, si hasta allí la nómina de funcionarios apenas superaba los 500, para los meses venideros de su segunda gestión tenía pensado ampliar enormemente esta cifra. Hoy, a seis meses de haber reasumido la cifra supera los 1200, todos ellos compromisos políticos.

Los ministerios más beneficiados fueron el de Gobierno, que conduce la Dra. Rosario Margarita Romero, y el novo ministerio de Producción de Juan José Bahillo.

Un presupuesto para una provincia superavitaria fue el propuesto por Bordet, aunque la situación real distaba por completo, con déficit en todas y cada una de las reparticiones, organismos y empresas del Estado.

Encima llegó la pandemia, y, como consecuencia, la paralización de las actividades, que a esta altura está claro que solo padecen los mortales ciudadanos, los funcionarios todo lo contrario, la misma les ha servido enteramente de excusa para dar rienda suelta a maniobras irregulares y el malgasto tan afincado.

También sirvió de justificación para que el gobernador se animara a presentar públicamente su plan de ajuste.

Ahora Bordet, tras la cuantiosa y durísima crítica que ha recibido de todos los sectores de trabajadores e incluso de algunos gremios, para justificar el ajuste, por más que él lo denomine “solidaridad”, también le echa la culpa al ex presidente Mauricio Macri.

Las declaraciones de Bordet son verdaderamente llamativas, hasta octubre del 2019, nuca el mandatario entrerriano había proferido algún cuestionamiento al ex presidente, todo lo contrario siempre se lo vio muy cercano al mandatario nacional (mc)

 

Es más, todos en el ámbito político entrerriano, saben y son contestes en señalar –aunque no lo hagan público- que Bordet suscribió un acuerdo electoral con el macrismo en la provincia de Entre Ríos para las elecciones nacionales del año pasado.

El acuerdo político básicamente comprendía dos aristas: Macri no hacia campaña contra Bordet en las provinciales, y el gobernador hacía la plancha en las nacionales.

Ambos se verían beneficiados: Entre Ríos recibiría más créditos nacionales, y el ex presidente salía airoso de las elecciones, ganando en Entre Ríos y, restándole, una senadora kirchnerista a la presidenta del Senado nacional y ex presidenta, Cristina Fernández.

Ahora, en palabras de Bordet, aquel socio político durante toda su primera gestión, es la causa de todos los males entrerrianos. Es más, le falta asegurar que fue el ex presidente quien inició el brote de COVID en Paraná.

Pero lo más llamativo sin lugar a dudas es el silencio de la generalidad del kirchnerismo entrerriano e incluso algunas muestras públicas de acompañamiento al proyecto de ajuste bordetista de dicho sector político.

El primero en salir a hablar de las ventajas y a defender el ajuste fue el presidente de la Cámara de Diputados, Ángel Francisco Giano.

Enrolado acérrimo meses anteriores en el espacio que tienen como bandera al ex presidente Néstor Kirchner y como líder a la ex presidenta Cristina, hoy presidenta de la Cámara Alta, Giano, de manera contraria a lo que pregona el sector, justificó el ajuste.

Aquellas épocas sin lugar a dudas han quedado atrás. Hoy defiende la afrenta a los trabajadores y jubilados provinciales.

Aún más llamativo fue el caso del diputado provincial Julio Rodolfo Solanas.

Solanas, durante los cuatro duros años de Macri, fue uno de los principales críticos del ex presidente, se opuso con férreos sustentos a todas y cada una de las leyes de ajuste que intentó imponer el macrismo.

Ahora, de manera sumamente sorpresiva, el plan de Bordet según Solanas no consiste en un ajuste, sino en “un esfuerzo solidario” que harán “los ricos” para solventar “a los más pobres”.

Este parece ser el “speech” –argentinizado “spich”- oficial para intentar “peronizar” una propuesta de ley que en siete de los 10 artículos que ostenta tiene pura y exclusivamente como únicos perjudicados a trabajadores y jubilados, ambas banderas inclaudicables de cualquier funcionario que se asuma “peronista”.

Y si de sorpresas hablamos… qué decir de los silencios sepulturales de los  diputados provinciales Juan Manuel Huss y Stefania Cora.

Ambos “Cámpora pura”, lo más kirchnerista que actualmente existe, un espacio liderado a nivel nacional por el mismísimo Máximo Kirchner, callados por completo mientras se propone embestir al sector más castigado por el Gobierno de Macri.

Todos recordamos el tenor las expresiones tanto de Solanas, como de Huss, cuando eran diputados nacionales, respecto de la reforma previsional impulsada por Macri, aún resuenan las voces de estos haciendo mención a las imposiciones de los fondos buitres y de las exigencias al país del FMI.

En idéntico sentido lo hacía Cora desde su banca en el Concejo Deliberante de Paraná, sesiones enteras criticando, en el turno de homenajes, a Macri y el ajuste a los jubilados como también a los aportes de los trabajadores.

Palabras más, palabras menos, los hoy diputados provinciales, en sus proclamas cuestionadoras al ex presidente siempre sostuvieron que Macri actuaba conforme a los intereses foráneos, con leyes que había redactado el FMI para que rijan en el país.

Para el caso vale mencionar cuáles fueron las exigencias de por aquel entonces del FMI para que nuestro país saliera de la crisis, o al menor, aminorarla.

En el 2017, mediante un informe el organismo internacional recomendó al gobierno argentino diversas medidas que podrían implementarse para reducir este déficit, todas estaban vinculadas con el sistema previsional vigente que había establecido el gobierno de Cristina.

Algunas de las “sugerencias” fueron: 1.- Cambiar la fórmula de actualización de los beneficios de la seguridad social, reemplazándola por un índice según inflación (IPC) 2.- Aumentar la edad de jubilación de las mujeres de 60 años a 65 años. 3.- Reducir el valor de la jubilación promedio y 4.- Incrementar los aportes al sistema, entre otras.

Como se puede apreciar, al menos una de las imposiciones del FMI figura expresamente -otras se desprenden como consecuencia- en el proyecto de ley de Bordet que es defendido a ultranza por Solanas o con los silencios de Cora y Huss, y que se disponen a aprobar en una sesión que ya se estima será exprés y entre gallos y medianoche.

Sin embargo y a pesar de las similitudes,  hoy están –llamativamente- muy callados los que escribían en las paredes entrerrianas “MACRI= BORDET”.

Con respecto a los trabajadores, la cuestión aún más grave, ya que Bordet propone congelar sus sueldos por el plazo de un año, prorrogable por 180 días más, esto último por decreto, así surge del decreto 1 y 10 del proyecto tan defendido actualmente por el kirchnerismo entrerriano.

Es decir, el avasallamiento a los estatales no pasa solamente por la disminución de haberes que se provocara por el incremento del porcentaje de aportes previsionales, sino también veda la posibilidad de paritarias.

Por 545 días, esto es, el plazo de largos y extenuantes 18 meses no verán un solo incremento en sus bolsillos, dinero que necesariamente se verá afectado sobre manera por la inflación que ya impera.

Esta terrible realidad que afectará no al 20% como trata de imponer el oficialismo, sino al 100% de los trabajadores y jubilados de la provincia, llamativamente es defendida por los diputados provinciales kircheristas.

Aunque también resultan curiosos otros silencios de la dirigencia del sector que si uno los piensa inmediatamente rememorar su fuerte embiste a las leyes de ajuste que planteó Macri y que ahora toma Bordet y las hace propias –más allá de que ahora le atribuya la responsabilidad-.

Puntualmente se menciona a la actual diputada nacional Blanca Osuna, y si de kirchnerisimo se  trata como omitir al hoy embajador en Israel, el ex gobernador Sergio Urribarri.

Hoy, a la hora de salir a defender a los trabajadores desaparecieron estos dirigentes, también varios de los conductores de los gremios de estatales que hace meses se mantienen callados mientras el Poder central entrerriano castiga a quienes siempre fueron los débiles.

Un ajuste que se proclama como “peronista”, o mejor dicho, que se intenta proclamar como peronista por su autor y coautores para convencer a los trabajadores de sus bondades como también para autoconvencerse, pero que no hace más que perjudicar a sus propios emblemas, haciendo, insólitamente, retroceder las conquistas otorgadas por el peronismo.

Tampoco los diputados y senadores de la oposición han reaccionado y fíjense los lectores que el 11 de enero del 2020 este Portal anticipó lo que se venía, desde aquel la dirigencia radical y del PRO se encuentra plenamente callada, lo mismo que la mayoría de los gremios. Agmer fue el único que en dicha oportunidad se movilizo bajo el lema “Con la Caja no”.

Elevar la edad jubilatoria de Policías, Docentes y Mujeres,  y un aumento entre un 4 y 8% más de aportes, el ajuste a los trabajadores que planea el Gobierno

Un proyecto de ley, el de Bordet, que ahora acompañan los diputados mencionados, que no plantea ningún ajuste al sistema que desde hace años viene siendo una constante en los hechos de corrupción que se han cometido en esta Provincia, como lo son las contrataciones.

Todo lo contrario, para estas se prevé la rienda suelta, la ausencia total de controles, por vía directa y de excepción, letra chica que se desprende de la propia declaración de emergencia, al cual no es exclusiva en materia economía, social  y financiera, sino también que incluye  la administrativa, la previsional y fiscal.

Dos de las cuales deben necesariamente ponerse en la mira, la administrativa y la fiscal, ya que la ley, le otorgara suma potestades al Ejecutivo para también embestir con los impuestos y contratar de la manera más acorde a una emergencia, vale decir, sorteando los mecanismos de épocas normales, esto es, los controles y, aun mas, la necesidad de respaldo presupuestario.

De esto tampoco hablan los diputados kirchneristas, hoy bordetistas, y mucho menos el gobernador, único causante, del lapidario estado real de las finanzas provinciales.

Compartir:

9 comentarios

Cirilo 29 junio, 2020 at 1:06 pm

Más claro, echarle agua!!

Responder
Carlos Alberto Solari 29 junio, 2020 at 1:50 pm

Sería interesante que el portal pueda publicar todos los nombres de los partidos que están apoyando el gobierno de bordet y Val socialistas barrio de pie partido comunista revolucionario partido comunista radicales forja todos completos porque son funcionarios y están cobrando en municipio y en provincia

Responder
Cachi 29 junio, 2020 at 2:00 pm

Y a urribarri quien de esis zanganos lo defendio lo mataron lo escracharon xq habria de defenderlos hoy

Responder
Melina 29 junio, 2020 at 5:58 pm

Hay que señalarlos a todos. Uno por uno. La van de revolucionarios de la boca para afuera y ante el primer amague traicionan a quienes dicen representar y solo se favorecen ellos. No van a tener donde esconderse. En sus casas o donde sea, los iremos a buscar. Hartos de tanta corrupción y tanta mentira.

Responder
sebastian menendes 29 junio, 2020 at 7:34 pm

publicar todos los nombres de los diputados y senadores que voten en positivo por favor

Responder
Dante 29 junio, 2020 at 10:52 pm

Tenemos que IR todos los trabajadores a la casa de gobierno y luchar contra esta CORRUPCION … donde estan los malditos gremialistas que no hacen nada como se nota que estan BIEN PAGOS

Responder
Mario 30 junio, 2020 at 8:07 am

Sin vergüenzas, Antes ajuste ahora esfuerzo solidario. Por dios

Responder
Juan 30 junio, 2020 at 10:57 am

Por que no le saca asesores a los legisladores ahi puede ahorrar dos a tres contratos tienen en el Estado una persona

Responder
augusto 30 junio, 2020 at 12:17 pm

Entre Ríos será Concordia. La población más pobre de la Argentina y diirigentes progresistas, solidarios y millonarios.

Responder

Dejar Comentario