La Legislatura del despilfarro: Mil millones y medio de pesos para levantar la mano por internet

Compartir:

Los legisladores gozan de todos los gastos cubiertos, como computadoras e internet, mientras docentes, policías y demás trabajadores públicos tienen que suplicar por un alcohol en gel.

La Legislatura entrerriana, entre Cámara de Diputados y Cámara de Senadores, lleva gastados en los nueve meses que van del año, alrededor de mil millones y medio de pesos.

La Cámara de Diputados tuvo, en estos nueve meses, nueve sesiones, mientras que el senado tuvo 10. Un promedio de una sesión por mes, la gran mayoría a través de las plataformas virtuales, ya que la pandemia comenzó apenas después que el período legislativo tuvo inicio.

El presupuesto global de la Legislatura entrerriana es de 2 mil millones de pesos anuales, unos 166 millones al mes.

Además, con la excusa de la pandemia, el presupuesto del Senado fue ampliado “para comprar insumos de prevención”, aunque por la cuarentena nadie va a trabajar.

2 millones de pesos para combatir el COVID en el Senado, aunque nadie va a trabajar

Es muy fuerte el contraste con otros sectores del Estado, o con las inversiones realizadas en el sistema sanitario, que se encuentra en un deplorable estado y debe alojar y brindar tratamiento a aquellas personas afectadas por el coronavirus.

Entre las pocas sesiones que tuvieron este año los legisladores provinciales, repercutió y fue ampliamente repudiada la aprobación de parte de los diputados y senadores entrerrianos de la ley de Emergencia.

Desde la comodidad de sus hogares, los legisladores levantaron la mano para permitirle al gobierno de Gustavo Bordet ejercer un fuerte ajuste sobre los ingresos de trabajadores y jubilados provinciales para recaudar más, con la excusa de la pandemia.

Algunos de ellos, también facultaron a Bordet, hace dos años, a endeudarse en 500 millones de dólares, con intereses impagables, que comprometen las arcas públicas provinciales por varios años.

Pero mientras la Legislatura gasta sus cifras millonarias, los legisladores cobran sus abultadísimos salarios y contratos, gastos y demás, los reclamos desde el sector de Salud, de los docentes, de la policía, entre otros, siguen llegando, abandonados totalmente por el Estado provincial en medio de una crisis sanitaria sin precedentes.

Es más, desde la Cámara de Diputados se celebra, mediante una publicación en la página oficial, el trabajo que se viene desarrollando en tiempos de aislamiento social.

A raíz del decreto de la cuarentena, toda la población tuvo que adaptarse a la virtualidad, como forma de ejercer un trabajo, de comunicarse con familiares y amigos, y de estudiar, algo que hacen desde estudiantes de grado y posgrado hasta niños de guardería, pero sólo la Legislatura lo celebra como un gran logro.

Es más, según la publicación de Diputados, “se logró la necesaria modernización, a través de la adquisición de equipos tecnológicos que se ubicaron tanto en el Recinto como en los distintos espacios de trabajo”.

Cabe suponer que a los legisladores entrerrianos el Estado provincial, con los fondos de todos los contribuyentes (a los que presiona a pagar a toda costa), fueron equipados para poder sesionar o mantener reuniones de comisión desde sus casas.

Así como el gobierno provincial destina 200 mil pesos para los alimentos del gobernador en su domicilio privado, es posible conjeturar que los legisladores entrerrianos tienen computadoras, conexión a internet y demás insumos necesarios para llevar adelante una reunión virtual, cubiertos por el Estado provincial, no sea cosa que tengan que sacar dinero de sus bolsillo, o parte de sus sueldos con varios ceros para pagar internet.

Se devela el misterio detrás del ajuste, confinamiento y las intimaciones de los descomunal impuestos: Costear los suntuosos privilegios de ser “el uno”

La contracara son los docentes entrerrianos, que este miércoles y jueves y otros seis días del mes llevarán a cabo desconexiones virtuales, la nueva forma de protesta que encontraron en el marco de la pandemia, para pedir que el gobierno provincial les mejore los sueldos y les dé una ayuda para poder cubrir los costos de trabajar de forma remota.

El docente entrerriano que históricamente tuvo que sacar plata de su bolsillo para sacar fotocopias, capacitarse, y demás, a eso le suma hoy la necesidad de procurarse una buena conexión a internet y un dispositivo que le permita dar clases de manera virtual, para seguir manteniendo en pie la escuela pública.

Ni hablar de aquellos niños, adolescentes y jóvenes entrerrianos que, a raíz de la pandemia, se quedaron afuera del sistema educativo por no tener acceso a la conectividad, mientras los legisladores gastan millones y millones de pesos para sesionar una vez al mes, con suerte.

En realidad, no está claro en qué exactamente se gastan los 166 millones de pesos mensuales que la Legislatura tiene de presupuesto, porque es algo que no está a disposición de los entrerrianos.

Los vecinos de esta provincia no tienen manera de saber qué se compra o qué servicios se contratan con los impuestos que son intimados judicialmente a pagar por el Estado provincial, sin importar la pandemia o la crisis.

La provincia de Entre Ríos ni siquiera ha dado a conocer, en 10 meses de gestión, quiénes son los funcionarios que componen el gobierno, quiénes son las personas que toman las decisiones en cada área, mucho menos hace saber en qué gasta la plata o por qué está hoy fundida la provincia.

Este gobierno esconde con gran celo la nómina completa, para que no aparezcan nombres conocidos entre los 1200 funcionarios que extraoficialmente se sabe que tiene la provincia, más del doble que en Córdoba o Santa Fe.

Con aún más cautela mantiene escondidos los destinos del dinero de los entrerrianos, tanto de lo recaudado con los impuestos como con la ley de Emergencia.

Pero si el gobernador destina 200 mil pesos para alimentos en su casa, es posible deducir que los legisladores no tienen que tocar ni un peso de su propio bolsillo para procurarse el acceso a internet o una computadora de alta gama.

Así como en su momento este Portal criticó fuertemente a aquellos funcionarios que en la pasada gestión municipal se hacían llevar viandas a la oficina porque se quedaban fuera de hora, pagadas con fondos públicos, hoy este medio repudia fuertemente que el gobernador pague con dinero de los entrerrianos los alimentos en su casa.

Cabe suponer que lo mismo ocurre con la vicegobernadora Laura Stratta, que al igual que Bordet anunció mediante sus redes sociales que tiene coronavirus y está en aislamiento.

Es posible conjeturar que también la presidenta del Senado puede seguir trabajando desde su domicilio con todos los gastos cubiertos por el Estado provincial, como el presidente de la Cámara de Diputados, Ángel Giano, que primero dijo que tenía coronavirus y después afirmó que era un falso positivo.

Por el estado de salud de sus presidentes, ambas cámaras están actualmente paralizadas, pero los fondos del presupuesto siguen destinándose con normalidad a la Legislatura, en su mayoría para legisladores que luego tendrán jubilaciones de privilegio.

Fuertes presiones sobre Scarione para otorgar la jubilación de privilegio anticipada a un legislador provincial

Los legisladores entrerrianos, por sentarse una vez por mes delante de la computadora que les dio el Estado, conectada con internet pagada por el Estado, asentir una vez cada tanto a la cámara aunque no escuchen lo que se está diciendo y, cuando lo piden, levantar la mano, se llenan los bolsillos, mientras docentes, policías y demás trabajadores públicos tienen que andar viendo de dónde pueden pescar wifi y siguen reclamando desesperadamente que se abran las paritarias.

Compartir:

2 comentarios

pablo 9 septiembre, 2020 at 5:31 pm

y todos sus familiares nombrados y cobrando contratos…son unos car duras…

Responder
Angel Carmelo Rossi 10 septiembre, 2020 at 7:41 am

Lo que es más preocupante de los legisladores entrerrianos, no importa del color político que sean porque al momento de tener privilegios, aumentos de sus haberes, incorporación de personal contratado o en planta, no se diferencian para nada, son como una cofradía, que durante años vienen haciendo sus cooperativas del silencio impune, sin ir más lejos hace unos meses aprobaron en sesiones express una ley Nº10.806 que la denominaron de *emergencia solidaria* de la cual nos descuentan mas aportes a los activos y pasivos provinciales, y como es la doble moral de nuestros representantes legislativos que todos estos beneficios son para levantar la mano, los fondos para el aumento presupuestario sale de rentas generales, es decir de lo que cada ciudadano entrerriano aporta por los distintos impuestos provinciales o nacionales o el mal llamado aporte solidarios, porque vemos que solo se benéfica la clase política, el pueblo cada, día esta mas devaluado, empobrecido, con mas deudas que ingresos, es hora de terminar con la fiesta para algunos y como dice la canción *Para el pueblo lo que es del pueblo*………

Responder

Dejar Comentario