Después de seis meses, se les cayó una idea

El colapso del sistema sanitario es algo que se prevé desde el inicio de la pandemia, pero en esta provincia, la incapacidad y la improvisación de las autoridades queda en evidencia una vez más.

La secretaria de Salud de la provincia, Carina Reh, brindó este viernes una conferencia de prensa en la que precisó que “en las próximas semanas vamos a estar incorporando 60 unidades más para pacientes moderados porque hoy es el grupo que requiere internación y durante varios días”.

La incapacidad del gobierno provincial para tomar medidas concretas frente al coronavirus y la improvisación ante los hechos que se van sucediendo quedó expuesta una vez más, evidenciando el desinterés y la desidia de las autoridades frente a la pandemia.

La experiencia que se dio en otros países del mundo hacía prever ya desde marzo que la capacidad del sistema sanitario para afrontar la pandemia sería insuficiente, y que sería necesario aumentar la cantidad de camas tanto en terapia intensiva como en cuidados intermedios.

Esta administración hizo anuncios, promulgó una polémica ley de Emergencia para destinar más fondos al sistema de salud y gastó millones de pesos diarios en conferencias de prensa, pero en lo concreto actuó muy poco y las inversiones fueron muy escasas.

Con el correr del tiempo, el aumento de casos positivos de coronavirus en Paraná y la zona es sostenido desde hace semanas, con lo que estaba en claro que el sistema sanitario de la capital provincial se vería desbordado por la pandemia.

Hoy, en el hospital San Martín y en el de La Baxada, se manda a sus domicilios a pacientes que todavía no se recuperaron del virus, con el objetivo de liberar camas de cuidados intermedios para las personas contagiadas que van llegando.

Se saturaron las camas del hospital San Martín

La caótica y lamentable situación desnuda la inacción absoluta de la provincia frente a este virus, ya que se sabía desde hace tiempo que era necesario que la provincia acondicionara instalaciones e hiciera inversiones no solo en respiradores sino también en camas de terapia intensiva y de cuidados intermedios.

Los profesionales de la salud reclaman desde que se declaró el aislamiento que el gobierno disponga de lugares para el tratamiento de pacientes con cuadros leves y moderados, pero las autoridades provinciales continúan con las designaciones y los gastos políticos, mientras el sistema sanitario afronta a duras penas la pandemia.

Por caso, el Centro Provincial de Convenciones, con sus pasillos y salas amplias, es un lugar ideal para destinar al cuidado de pacientes que requieren atención médica y cuidados, aunque sin presentar grandes complicaciones de salud.

Sin embargo, es un reducto político, que se utiliza para reuniones institucionales y políticas de las autoridades provinciales, ya que la Casa de Gobierno se cae a pedazos, a pesar de la millonaria restauración de la fachada.

Luego de seis meses en los que en la provincia, y en principalmente Paraná, hubo marchas y contramarchas con respecto a las etapas del aislamiento y distanciamiento, las autoridades provinciales recién ahora se preocupan por los pacientes que requieren cuidados intermedios, algo que los expertos vienen advirtiendo desde hace tiempo.

En los más de 190 días que los entrerrianos llevan cumpliendo con las disposiciones nacionales y provinciales, el gobierno provincial anunciaba permanentemente que se estaba poniendo el sistema sanitario en condiciones para cuando llegara el pico de infectados.

Ahora ese pico llegó, los casos aumentan en forma sostenida desde hace semanas, pero la realidad demuestra que nada se hizo para acondicionar el sistema de salud provincial para esta situación epidemiológica que se sabía que llegaría tarde o temprano.

Recién hoy la provincia habla de incorporar camas para pacientes moderados, por lo que cabe preguntarse qué es lo que las autoridades provinciales hicieron durante todo este tiempo y, sobre todo, ¿A dónde fueron a parar los fondos que debían destinarse a salud?

Dejar Comentario