Bordet fue a pedir ayuda a la nación tras la demanda por la deuda de 500 millones de dólares que no se sabe dónde están o en qué se gastaron

El litigio puede durar entre dos y tres años, lo que le permitiría al mandatario provincial culminar su gestión sin pagar los compromisos que asumió.

Luego de que la provincia de Entre Ríos fuera demandada ante la corte de Estados Unidos por el incumplimiento del pago de intereses de la deuda de 500 millones de dólares, el gobernador Gustavo Bordet recurrió a la nación para pedir un salvataje.

El ministro de Economía de la nación, Martín Guzmán, citó al ministro de Economía de Entre Ríos, Hugo Ballay, para que dé cuenta de cómo está la situación en Entre Ríos y cómo se encuentran las tratativas con las bancas privadas, citación que se extendió también a otras provincias.

De ese modo, el gobierno nacional busca conocer la situación provincial luego de la demanda de bonistas de Entre Ríos ante tribunales de Nueva York por el incumplimiento en el pago de un vencimiento de intereses por 21,87 millones de dólares correspondientes a una deuda de 500 millones de dólares.

A pesar de la descomunal deuda contraída en moneda extranjera para una provincia que, como admitieron sus autoridades, recauda en pesos, se desconoce el paradero de los fondos.

Es que la provincia de Entre Ríos arrojó números superavitarios gracias al aumento de la coparticipación y de las ayudas extraordinarias de la nación, pero no realizó inversiones significativas en obra pública, salud, seguridad, empleo.

A raíz de ello y de la escasa inversión en el sistema sanitario en medio de una pandemia, a la falta de infraestructura en los establecimientos educativos, al deplorable y peligroso estado de las rutas entrerrianas, a los bajos salarios y fondos destinados a la seguridad pública, a las prácticamente nulas inversiones e incentivos al sector privado para la generación de empleo genuino y demás, obligan a preguntarse qué ocurrió con los 500 millones de dólares.

¿Dónde están los 500 millones de dólares por los que Entre Ríos fue demandada?

Luego de la demanda presentada por los acreedores en Estados Unidos, Entre Ríos puede plantear un programa de reestructuración de la deuda, o avanzar en el litigio.

La particularidad que tienen estos procesos legales en el exterior es que, a diferencia de las enormes dilaciones que puede haber en el país, no suelen durar menos de dos años pero tampoco más de tres.

Sin embargo, ese es el tiempo suficiente para que la actual gestión provincial culmine el mandato sin responder por la deuda contraída en 2017 por las mismas autoridades en dólares, algo que es impensado para una provincia que, como admitió la actual administración recauda en pesos.

De este modo, si Entre Ríos no logra reestructurar la deuda, deberá ser la siguiente gestión la que tendrá que cumplir con los pagos y multas correspondientes, cuando ya Bordet haya dejado de ser el mandatario.

Así, quienes fueron responsables de asumir un descomunal compromiso en dólares que no se sabe en qué se gastaron, porque las inversiones no se ven, podrán ver desde el retiro cómo los entrerrianos de a pie hacen el esfuerzo para cumplir con los acreedores.

De acuerdo con los números que muestra la provincia, Entre Ríos es superavitaria, lo que hace inexplicable la toma de una deuda, más aún en dólares, si tampoco hubo obra pública ni inversiones en seguridad, educación, salud, y demás.

Luego de la demanda internacional que sufrió la provincia, Bordet buscará ayuda una vez más del gobierno nacional, que desde hace tiempo viene haciendo aportes extraordinarios y enviando en tiempo y forma la coparticipación, por lo que, cabe insistir, no se sabe qué pasó con los 500 millones de dólares.

Bordet acapara para la provincia la ayuda de la nación y deja a la deriva a los municipios

En un intento por congraciarse con el gobierno nacional, en estos días el gobierno entrerriano difundió y publicitó una foto de una reunión entre el mandatario provincial y el ex gobernador Sergio Urribarri.

Lo que busca la gestión es un acercamiento con Cristina Kirchner, y a través de ella al ministro de Economía, para que la provincia tenga el rescate, aunque Bordet, había asegurado que “el kirchnerismo es un proceso terminado”.

Cristina Presidenta: El día que Bordet demostró ser un “gran visionario”

Hoy, el gobernador recurre a la nación por un nuevo salvataje, aunque sigue sin explicar ni rendir cuentas acerca de qué se hizo con cada uno de esos 500 millones de dólares que le terminarán costando mucho más a los trabajadores y contribuyentes entrerrianos.

De todos modos, apelará a la dilación del litigio en la corte estadounidense, mucho más veloz que la argentina, pero que le dará el tiempo suficiente para que los platos rotos los pague otro.

2 comentarios

Cecilia 11 enero, 2021 at 11:32 am

Ladrones

Responder
mario 12 enero, 2021 at 5:55 pm

Pero por supuesto si la nación esta hasta las manos endeudados le va a ayudar a este tipo que ensima le jugo en contra en las elecciones, jaja

Responder

Dejar Comentario