Trabajadores del Registro Civil denuncian el abandono de UPCN ante casos positivos de covid

Aseguran que obligan a los empleados a ir a trabajar igual con el aval del gremio, que se mantiene en silencio mientras negocia la situación de Allende en la causa por enriquecimiento ilícito.

Trabajadores del Registro Civil de Paraná denuncian una compleja situación que viven a raíz de la pandemia por el coronavirus y el silencio del gremio UPCN.

De acuerdo con los empleados, días atrás las oficinas estuvieron cerradas porque dos empleados se habrían contagiado de covid, tras lo cual se armó un gran revuelo en el Registro.

Según los trabajadores, las autoridades convocaron a todos los jefes de oficina para amenazarlos con graves sanciones en caso de que las oficinas tengan que volver a cerrarse por casos positivos de coronavirus.

El comentario de los empleados es que las autoridades los acusan de no querer trabajar, y los jefes de oficina habrían estado de acuerdo con las posibles sanciones, lo que generó un gran malestar entre los trabajadores.

Sin embargo, lo que enfurece particularmente a los empleados es que en la reunión en la que se acordó el tema de los apercibimientos habría estado presente uno de los delegados de UPCN, quien también habría avalado lo que se dialogó.

Por ello, los trabajadores denuncian que el gremio los dejó abandonados y que nadie defiende sus derechos, ya que todas las autoridades serían afiliadas de UPCN.

Actualmente, este sindicato según los afiliados, mantiene un silencio cómplice frente a las situaciones que van contra los derechos de los trabajadores porque está a la espera de que se solucione la causa judicial que el titular del sindicato, José Ángel Allende, afronta por enriquecimiento ilícito durante su paso por la Legislatura provincial.

Eso genera que las autoridades sindicales mantengan un estado de pasividad frente a las medidas del gobierno o de las autoridades de las diferentes reparticiones que perjudican a los trabajadores.

En este caso, la denuncia proviene de trabajadores del Registro Civil, que, en pocas palabras, no tendrían derecho ni a enfermarse en medio de una pandemia por las fuertes represalias que llegarían de parte de las autoridades.

Denuncian que los jefes pertenecen al gremio y que, además, gozan de horas extra (algo que fue recortado a casi todos los trabajadores provinciales), por lo que la situación de los demás empleados no les interesa.

En tanto, el gremio se mantiene en silencio a la espera de que el confeso enriquecido ilícitamente, José Ángel Allende, solucione su situación ante la Justicia provincial.

Dejar Comentario