El cruce de apellidos entre el poder político y el poder judicial es materia corriente.

La justicia que queremos. La división de poderes de Montesquieu y la imparcialidad se fueron de paseo.
La Entre Ríos de Bordet, cada día menos transparente.

En el mes de junio de 2021 se ponía en funcionamiento el Juzgado de Ejecución de Penas en Concordia. En esa oportunidad, y a dedo como no podía ser de otra manera, se designó al juez, a dedo.
Quien en esa oportunidad resultó beneficiado fue el Dr. Juan Ignacio Lazzaneo, quien hasta ese momento se desempeñaba en la Defensoría Penal – a cargo de Maximiliano Benítez, quien designó a dedo a Pablo Biaggini – con el cargo de defensor.

El Dr. Lazzaneo es muy joven, pero tiene gran trayectoria en el fuero penal. Ha dictado charlas, cursos y hasta escribió un libro. Pero todos estos méritos no fueron los determinantes para su nombramiento.
Se supo que el flamante Juez de Ejecuciones – mismo cargo que Rossi, el que dio la libertad a quien luego asesinó a Micaela García – es pareja de la Dra. Mariana Carbonell, hija de Martín Carbonell, Presidente del Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos.

La Dra. Carbonell también se desempeña en el Poder Judicial, y casualmente su cargo es en Concordia. Ella había sido trasladada a Gualeguaychú, cuando Lazzaneo asumió en la defensoría de dicha ciudad. Luego, cuando se hablaba que su pareja sería designado juez, volvió a Concordia, designada en la Unidad de Letrados en Salud Mental, dependiente del Defensor General, Dr. Maximiliano Benítez.

No se pone en duda la capacidad del Dr. Lazzaneo, lo que si llama poderosamente la atención es que la creación del Juzgado de Ejecuciones con asiento en Concordia, es algo que se aprobó por ley y de lo que se venía hablando hace tiempo, por eso es que no se entiende el hecho de que el cargo no se haya llamado a Concurso por el Consejo de la Magistratura, y que se nombre a dedo.
Dicen algunos que el cargo siempre tuvo nombre, que desde que la parejita feliz esta en convivencia, el cargo de juez de ejecuciones tenia las iníciales de J.I.L.

Otra que hace poco tiempo ingreso al poder judicial – pero a la defensoría – fue una de las nueras de Smaldone, María Mercedes Iturburu, quien tampoco concursó.
Previamente, quien tuvo un paso efímero por la defensoría penal fue el hijo menor del vocal- pareja de Iturburu – pero luego de ese paso fugaz quien se quedo con el lugar fue María Mercedes, quien fue designada en la Unidad de Letrados en Salud Mental en el año 2020 que depende del Ministerio Público de la Defensa. Tampoco se puede dejar de mencionar a la Dra. Natalia Smaldone, quien se desempeña en la Defensoría Pública de la ciudad de Victoria.

Otra eventualidad es que el titular del Ministerio Público de la Defensa, Dr Maximiliano Benítez, también es de Concordia y su cargo – como el del procurador fiscal – no se concursa, es elegido por el poder político.
Resulta que, además de estas “casualidades”, estos dos vocales que integran la Sala Civil del Superior Tribunal de Justicia – Carbonell y Smaldone – junto a Claudia Mizawak, fueron noticia la semana pasada por dictar un fallo en contra de la libertad de prensa y el derecho a informar, favoreciendo en esa decisión a una de las mujeres con más poder político de la provincia, la vicegobernadora María Laura Stratta.

En el decisorio de los vocales, daban vuelta un fallo de la Jueza de Primera Instancia, Dra. Garbiela Sione, quien de todos los nombrados, es la única que ingresó por Concurso de Antecedentes y Oposición, con posterior entrevista y cumplimentando todos los pasos del concurso.  Sione, quien en la decisión primaria de su tribunal había condenado a Stratta, quien había demandado por daños y perjuicios por una nota en la que se cuestionaba los fondos de la una campaña política.

En los días que Smaldone y Carbonell votaran a favor de Stratta – y en consecuencia del ocultamiento de la información – se lo vio a Martin Carbonell presentarse en la Casa Gris para hablar con el gobernador. Desde la prensa de tribunales desmintieron que el Presidente del STJER se hubiera reunido con Bordet, y dijeron que cruzó por un trámite personal.
A los días, se dicta el fallo que favorece al poder. Casualidades.

La división de poderes de Montesquieu y la imparcialidad se fueron de paseo.
El cruce de apellidos entre el poder político y el poder judicial es materia corriente.
La Entre Ríos de Bordet, cada día menos transparente.

 

4 comentarios

MARIA 6 octubre, 2021 at 11:34 am

SON UNOS MISERABLES, PORQUE MIERDA NO RENUNCIAN Y SE PRESENTAN A ELECCIONES SI LES GUSTA TANTO LA POLITICA, AHI VAN A PODER VER LO QUE EL PUEBLO PIENSA DE ELLOS

Responder
Mario 6 octubre, 2021 at 11:54 am

Assssssssssssssssscooooooo total!

Responder
Jose Perez 6 octubre, 2021 at 12:11 pm

El senador Gay metió como fiscal penal a Jesus Penayo, cuyo único mérito es haberle hecho campaña Su Señora es empleada de COPNAF. Un tome y daca

Responder
TERESA 8 octubre, 2021 at 6:27 pm

APELLIDOS…
APELLIDOS!!!
APELLIDOS????

Responder

Dejar Comentario