¿Una entrerriana a la Corte?

La vacante dejada en la Corte Suprema por la renuncia de la ministra Elena Highton, ha creado serios dilemas en el oficialismo, en cuanto a la cobertura del cargo en el Alto Cuerpo.

Quien reemplace a la Dra. Highton, debe reunir dos requisitos básicos: primero, en razón de la ley de equidad de género, debe ser una mujer; en segundo lugar, debe tratarse de algún penalista, ya que en la actualidad la Corte carece de un especialista en tal rama del Derecho. Pero, lo más importante: su designación debe contar con el voto de por lo menos dos tercios de los integrantes del Senado.

Lo cual, necesariamente, implica que el nombre deberá consensuarse con la oposición.

Más aún si se tiene en cuenta la muy probable derrota en las urnas que se avizora para el partido de gobierno, lo que le haría perder incluso la mayoría simple del Senado.

En ese complicado contexto, es muy poco probable que haya aceptación para los principales nombres femeninos que se han barajado en estos días, ya que a la mayoría se los identifica políticamente como cercanas al Frente de Todos.

Ello ha obligado a las altas dirigencias nacionales a desviar su mirada hacia el interior.

Entre las figuras que se mencionan al más alto nivel, se destaca la de la jueza entrerriana Dra. Susana Medina de Rizzo, actual Vocal de la Sala del Trabajo del Superior Tribunal de nuestra Provincia..

Se computa en su favor su destacada actuación como presidente de la Asociación de Mujeres Jueces de Argentina, la activa defensa de las cuestiones de género y sus vínculos a nivel internacional (en estos momentos representa a Argentina en una reunión de la Mujeres Juezas norteamericanas que se lleva a cabo en Nashville, estado de Tennessee , EE UU).

En nuestro medio se valora su desempeño al frente del instituto de capacitación jurídica «Juan Bautista Alberdi», al que le imprimió una impronta de eficacia que es casi unánimemente reconocida en el ámbito tribunalicio, así como la implementación y dirección del programa «La Justicia va a los Barrios», elemento de enorme utilidad para acercar la justicia al pueblo, lo que redunda en un relativo mejoramiento de la tan vapuleada imagen de este poder del Estado.

Por otra parte, si bien la Dra. Medina fue designada a propuesta del gobernador Jorge P. Busti, muestra sin embargo un perfil no comprometido estrechamente con dicha fracción política: de hecho, y según comentarios, su postulación podría ser vista con simpatía por sectores de la oposición , mencionándose su amistad estrecha con la recordada y prestigiosa jueza (fallecida) Carmen Argibay, así como también su buena relación con figuras tales como Lilita Carrió.

No ha pasado desapercibido tampoco, que, en momentos de fuertes cuestionamientos a figuras del Superior Tribunal de Entre Ríos, su persona apareciese desvinculada de tales hechos, llegándose a puntualizar su negativa a percibir cobros no del todo regulares, en que sí habrían incurrido algunos de sus colegas.

Todo indica que nuestra coprovinciana reúne en su perfil puntos a su favor, y así -según fuentes bien informadas- estarían considerándolo aquellos y aquellas que tendrán el poder de decisión en sus manos.

Aunque, obvio, todavía es prematuro hacer presagio.

Dejar Comentario