Tras el golpazo electoral en Entre Ríos, Alberto se reunió con los gobernadores, sin Bordet

Según fuentes nacionales, el mandatario entrerriano no habría sido invitado a la asunción de Manzur en Tucumán, lo que agrava el mal momento anímico que está pasando.

El presidente electo Alberto Fernández participó este martes de la asunción del gobernador de Tucumán, Juan Manzur, junto con otros mandatarios provinciales, intendentes y dirigentes sindicalistas.

En Entre Ríos, la ausencia en ese acto del mandatario y presidente del Partido Justicialista entrerriano, Gustavo Bordet, no pasó desapercibida.

Fuentes nacionales sostienen que no habría sido invitado debido al fracaso electoral en la provincia, mientras que los intendentes y algunos cercanos afirman que eso agravó el mal momento anímico que está pasando.

Eso se sustenta en la histórica y vergonzante derrota que sufrió el oficialismo provincial en Entre Ríos, frente a un Cambiemos gravemente debilitado.

Con este resultado el PJ perdió una de las dos bancas en el Senado que Entre Ríos y el justicialismo deben renovar en diciembre, que el oficialismo provincial daba por ganada.

El fracaso electoral está confirmado, más allá de que ni Bordet como presidente del PJ y armador de la lista, ni los candidatos, salieron a admitir la derrota, como suele hacerse. Pasados casi tres días del cierre de los comicios, los resultados finales del escrutinio definitivo no han sido publicados de manera oficial.

Se trata de una irregularidad institucional gravísima y de una total falta de la transparencia que tanto pregona el gobernador Gustavo Bordet, ya que los entrerrianos todavía no conocen los resultados de las elecciones en la provincia.

Es más, los telegramas fueron enviados desde las escuelas y llegaron al centro de cómputos, que en Paraná se ubicaba en el Centro Provincial de Convenciones, pero por una decisión política todavía no se dieron a conocer.

Eso también consta en las planillas de los fiscales, donde se constata que el justicialismo perdió la elección por casi 2000 votos, una cifra irreversible, sino hubieran salido a celebrar la victoria, comentaban algunos referentes peronistas.

Es más, algunos recuerdan cuando Néstor Kirchner se presentó como candidato a diputado nacional en 2009 y perdió contra Francisco de Narváez y a los pocos minutos de cerrada la elección salió a admitir la derrota y felicitar a su rival, a pesar del escaso margen que había entre ambos.

Claramente, se entiende que la dilación de la difusión de los datos y de la confirmación de la derrota es un desesperado intento del oficialismo provincial por ganar tiempo, y esperar a que se calmen los ánimos tanto en la provincia como en la nación, para reducir los efectos políticos del fracaso.

A nivel nacional, producirá un fuerte sacudón el hecho de que el justicialismo pierda una banca de las dos bancas que debe renovar en el Senado, más aun cuando la legisladora que quedará afuera es el escaño que le corresponde a la camporista Stefanía Cora.

En la provincia, la bronca que ya se palpaba desde la campaña por la falta de compromiso y la inacción de los candidatos locales y de los altos funcionarios del gobierno provincial, pero estalló tras los comicios.

Desde la militancia, piden renuncias masivas de los ministros, secretarios, subsecretarios, directores y subdirectores del gobierno provincial, a quienes consideran los principales responsables de la derrota.

También el kirchnerismo estalló tras las elecciones y le reclama al primer candidato a senador, Edgardo Kueider, que renuncie a la banca y le ceda su lugar a Cora y al espacio de la ex presidenta, aunque sobre esto hubo una suave desmentida.

La inacción del gobierno, de los funcionarios y de los candidatos durante la campaña levantó sospechas y conjeturas en diferentes sectores del justicialismo.

La histórica derrota que sufrió el oficialismo provincial, con verdaderas palizas en algunas ciudades y barrios, fue la causa de la ausencia de Bordet en el acto en Tucumán.

Mientras que todos aprovecharon para salir en la foto con Alberto Fernández, trascendió que el equipo del presidente electo no lo invitó para evitar mostrarse con el principal responsable de la derrota en Entre Ríos, lo que habría agravado el mal momento anímico que vive Bordet.

Es más, Alberto Fernández responsabiliza a Bordet por ser el armador de la lista con nombres propios, sin permitir la injerencia nacional, y por hacer la plancha durante la campaña, lo que llevó a perder un senador que el presidente electo necesita, más aun siendo de su propio palo.

Desde que los medios lo captaron votando el domingo por la mañana, el gobernador no ha aparecido públicamente, más allá de su actividad en las redes sociales, en donde se dedicó a felicitar al presidente electo, aunque en Buenos Aires no lo dejaron subir al palco para celebrar la victoria con Fernández.

En la provincia, en cambio, ni Bordet ni los candidatos ni los funcionarios han salido a admitir la apabullante e histórica derrota que sufrió el justicialismo este domingo, que de ese modo pierde una banca.

Si bien en el oficialismo provincial daban por descontada la victoria en las elecciones, poco más de un mes después de que Bordet fuera reelecto gobernador se encendieron las alarmas cuando este Portal advertía que la diferencia se había licuado y que la lista armada por el mandatario caía en Paraná.

Hoy, esa derrota vergonzante ya es un hecho, aunque los números oficiales deliberadamente no han sido difundidos por el gobierno provincial.

La apuesta del oficialismo es que a medida que el tiempo corra, se calmen los ánimos tanto en la provincia como en la nación, para que el sacudón por la derrota no sea tan grande.

Sin embargo, en la nación ya tomaron nota de que Entre Ríos es una de las cinco provincias, más la ciudad de Buenos Aires, en la que Alberto Fernández no logró la victoria.

Por ese motivo, a Bordet no lo dejaron subir al palco del presidente electo el domingo por la noche, y no lo habrían invitado a Tucumán junto al resto de los gobernadores.En la provincia, la militancia justicialista ya pide las cabezas de los responsables de ese papelón.

6 comentarios

cristina 30 octubre, 2019 at 12:22 pm

Menos mal que se ve el lomo del Tunel , van a tener que salir corriendo varios a Santa Fe..!!!

Responder
Mokaso 30 octubre, 2019 at 12:23 pm

Es cierto que Bordet «perdió» su celular en el bunker de Fernandez? No tendrá que ver «eso» con que lo dejen de lado? Y con su depresión???

Responder
Ingeniero energético 30 octubre, 2019 at 12:29 pm

Para los políticos justicialista de ER, ponerse las barbas en remojo, Bordet no es político y ustedes lo saben, actúen!!

Responder
La Negri 30 octubre, 2019 at 8:45 pm

Se lo merece, x inutil y echar compañeros, qxde verdad trabajan!

Responder
TAPIN 30 octubre, 2019 at 9:58 pm

ACOSTUMBREMOSNO QUE ASI SERAN LAS FOTOS VENIDERAS, CON NUESTRO GOBERNADOR OCUPANDO EL LUGAR QUE SE MERECE SEGUN SU MILITANCIA EN LAS ULTIMAS ELECCIONES, SE CREIA EL REY Y QUEDO DEMOSTRADO QUE SOLO ES UN POBRE PEON

Responder
Eli 31 octubre, 2019 at 11:44 am

No se puede estar bien con dios y con el diablo. Por fín quedó claro quien es quien. Alberto no es ningún ingenuo. Y si esto fue premeditado para arrodillarlo a en Entre Ríos y condicionarlo a negociar con desventaja durante 4 años, que vaya viendo como son las cosas.
Claro como el agua, un neoliberal. Derecha enquistada y eternizada en el PJ. Se te cayó la máscara a nivel nacional Bordet. Ya te conocían, ahora te salió todo mal. Bordet operó siempre desde lo que piensa aún hoy en día “Cristina forma parte del pasado”. “La única verdad es la realidad”, bienvenido a la realidad Bordet, Cristina volvió. El pueblo trabajador al que no defendiste de tarifazos, despidos e injusticias te dio la espalda.

Responder

Dejar Comentario