Preocupación por la cadena de contagios luego de que se confirmara un caso de COVID en Paraná en el que no se cumplió el protocolo

Compartir:

El gobernador Bordet sigue sin desmentir o aclarar la situación de su hermana y cuñado, que habrían violado la cuarentena obligatoria, y tampoco explicó cómo hicieron para ingresar al país los familiares de un legislador nacional entrerriano, a pesar del cierre de fronteras.

El avance del coronavirus en la provincia de Entre Ríos trae consigo algunas actitudes, tanto del gobierno provincial como de algunos ciudadanos, sumamente preocupantes, además de generar incertidumbre y de poner en riesgo a la población.

El primer caso indignante y llamativo ocurrió cuando trascendió que la hermana del gobernador, Marcela Bordet, y su marido, habían incumplido con la cuarentena obligatoria tras regresar de viaje de Estados Unidos.

Luego de la fuerte polémica que se generó en Concordia por este caso, ya que no le habrían labrado a la familia el acta correspondiente por sus fuertes vinculaciones con el gobierno provincial, se esperaba que el mandatario entrerriano diera explicaciones o desmintiera las versiones en la conferencia de prensa de este viernes.

Sin embargo, Bordet no confirmó ni desmintió que se tratara de su hermana o que efectivamente hubiera violado el aislamiento obligatorio.

El gobernador directamente evitó hablar del tema, lo que levantó aún más las sospechas de que las versiones que circulan en Concordia son ciertas.

Además, la omisión del mandatario no calmó a los vecinos de su ciudad de origen, sino que también hizo que creciera la preocupación entre quienes tuvieron contacto con esas personas.

Tampoco hizo referencia el gobernador al ingreso de los familiares de un legislador nacional entrerriano al país a pesar del cierre de fronteras y de que habrían realizado escalas en países de riesgo.

Según denuncian desde el departamento tala, el hermano y la cuñada del legislador llegaron esta madrugada al país proveniente de Nueva Zelanda, aunque habrían pasado por países considerados de riesgo en Asia, y también por Brasil y Chile antes de llegar al país.

Lo que todos presuponen es que lograron atravesar las fronteras nacionales sin mayores controles por intermedio del cargo que ostenta el hermano de uno de los viajeros.

En medio del temor que tienen los vecinos ante la posibilidad de exponerse a un contagio, sospechan que en este caso hubo abuso de autoridad y evalúan seriamente realizar una denuncia ante el ministerio de Salud de la Nación.

En la misma conferencia de prensa hubo otro gesto que, lejos de llevar tranquilidad a la población, acrecentó la incertidumbre, en este caso, entre los vecinos de Paraná.

Al director de Epidemiología, Diego Garcilazo, le preguntaron por una paciente de una clínica privada de la capital provincial cuyo test de Coronavirus dio positivo y que generó polémica ya que tanto la mujer como sus familiares habrían estado en contacto con numerosas personas.

El doctor Garcilazo evadió la pregunta, habló de otros temas, se fue por las ramas, y dejó a todos los paranaenses con la incógnita de cómo manejó el sistema de salud realmente el caso.

La polémica acerca de esta mujer y su familia se suscitó y circuló desde el jueves por las redes sociales y mediante Whatsapp.

Por esos medios, circularon audios y testimonios que daban cuenta de que la mujer, de 87 años, había sido ingresada en el Sanatorio La Entrerriana de la capital provincial sin cumplir con el protocolo que debe seguirse ante posibles casos de coronavirus.

Según justificaron posteriormente los familiares, la mujer no había viajado a ningún país de riesgo, por lo que no se creía que se tratara del virus, sino que el cuadro que presentaba la mujer era compatible con una infección urinaria, aunque luego presentó problemas respiratorios de derivaron en el testeo positivo.

Se trata de Ana Folmer, de 87 años, y socia de la reconocida concesionaria con sucursales en varias ciudades de la provincia.

A raíz de este caso, las autoridades del Hospital San Blas de Nogoyá, de donde es oriunda y donde vive la mujer, brindaron una conferencia de prensa en la que informaron que la familia “cometió el error de llevarla directamente a un instituto privado, sin previo aviso”, por lo que la señora habría tenido contacto con numerosas personas, aunque otras fuentes señalan que, en primera instancia, la mujer se habría tratado en Nogoyá, desde donde fue derivada a la capital provincial.

El director del Hospital señaló que “la mujer no viajó al exterior, prácticamente vivió sola, aislada, y solo uno de sus contactos viajó a Brasil e ingresó a Argentina el 2 de marzo; se investigan, además, que otros contactos mantuvo para que el contagio se haya permitido”.

El intendente de Nogoyá, Rafael Cavagna, por su parte remarcó que “la paciente no estaba en el esquema de vecinos que hayan viajado al exterior, no violó la cuarentena decretada por el gobierno, sino que ella por propia voluntad decidió internarse en un instituto privado de la capital provincial, con otro cuadro que después se termina definiendo que es COVID-19”.

Además, el presidente municipal aclaró que “cinco familias tuvieron contacto con la paciente, todos están en aislamiento total y obligatorio.

Al respecto, la firma a la que pertenece la mujer emitió un comunicado en el que recordó que quienes hayan tenido contacto con la familia “deben mantener el aislamiento normal para cualquier persona, y además de dormir solo, en habitación separada, no compartir utensilios, mates, mantener distancia, lavado de manos MUY frecuente, estar atento ante aparición de síntomas. Todo esto contando 14 días desde el último contacto directo”.

Más allá de las aclaraciones del caso y de lo que quedó sin ser aclarado, hubo una cadena de negligencias que posibilitó que la mujer tuviera contacto con varias personas, al igual que los miembros de su familia, por lo que es necesario recordar que el aislamiento social preventivo y obligatorio es la única manera probada hasta el momento para combatir el virus.

Es más, señalan que actualmente hay una enfermera que habría tenido contacto con la paciente ha presentado algunos síntomas compatibles con la enfermedad, algo que podría darse también en otras personas que la asistieron.

El incumplimiento de la cuarentena por parte de personas provenientes de países de riesgo no solo constituye un delito, sino que pone en riesgo a miles de personas, ya que el coronavirus se contagia a gran velocidad.

Es imprescindible que toda la población tome consciencia acerca de la importancia de cumplir con las medidas preventivas decretadas por el gobierno nacional para preservar la salud propia y la de todos, como así también para permitir que el pico de casos positivos no se dé de golpe, sino que ocurran de manera paulatina, de modo que el sistema de salud nacional y provincial pueda responder correctamente.

Por otra parte, según trascendió, en el Hospital San Roque de Paraná también habría un caso sospechoso de coronavirus, en este caso en un paciente de seis meses, que sería de nacionalidad colombiana.

El bebé habría ingresado junto a su familia a la provincia a través de Uruguay, por la ciudad de Colón, donde el intendente José Luis Walser denunció que la Policía provincial no le brindó apoyo para controlar los ingresos y egresos de la ciudad.

Intendentes y vecinos denuncian que la provincia libera las rutas y no controla el virus

De acuerdo con lo señalado por el presidente municipal en aquella oportunidad, el operativo comenzó, pero luego la policía se retiró por orden de la ministra Romero y del gobernador Bordet.

Tras varias idas y vueltas, que incluyeron llamados telefónicos del intendente al mandatario y a la funcionaria, finalmente, la policía volvió a las rutas de Colón y otros municipios, pero ya habían transitado por allí cientos de personas sin controles de ningún tipo.

Entre ellas se encontraría esta familia de origen colombiano que terminó en el hospital San Roque por los problemas de salud que presentó el bebé, que actualmente está siendo tratado como un posible caso de Coronavirus.

Una vez más, un paciente en estudio en la provincia en un caso que se podría haber detectado previamente si los controles correspondientes se hubieran cumplido y si las autoridades y los responsables habrían actuado correctamente.

Más llamativo aun es que los medios nacionales, cuando actualizan los nuevos casos en el país, omiten los registrados en Entre Ríos y desde hace días el número permanece en cuatro, a pesar de que ya se confirmaron 11.

El gobierno provincial cuida celosamente la información que brinda a la prensa y las autoridades remarcan permanentemente que solo deben atenderse los datos emanados por las fuentes oficiales.

 

Compartir:

5 comentarios

Paola 27 marzo, 2020 at 9:51 pm

Impunidad… se llama impunidad

Responder
Maria cristina 28 marzo, 2020 at 4:11 pm

No se kea entiende cuando hablan de la situacion. Lis funcionarios deben hablar claro

Responder
Maria cristina 28 marzo, 2020 at 4:12 pm

Usan terminos tecnicos y con la/los..a/los….confusos totales

Responder
Maria cristina 28 marzo, 2020 at 4:13 pm

Le hablan al pueblo o a sus colegas???

Responder
Maria cristina 28 marzo, 2020 at 4:13 pm

Aprendan de Vizzotti…..que claridad

Responder

Dejar Comentario